Publicidad

El recuerdo de Gonzalo Medina, ex presidente de UD Las Palmas

Era también presidente de honor del Villa e Hijo Predilecto de Santa Brígida

  • GENTE CON DUENDE
  • 21/03/2015 - 16:08
Gonzalo Medina, realizando el saque de honor en 2013, tras su nominación como presidente de honor del Villa de Santa Brígida (C. Torres)

Manuel Borrego

Nos llega a primera hora de la tarde de este sábado la triste noticia del fallecimiento del ex presidente de la UD Las Palmas y presidente de honor del Villa de Santa Brígida, Gonzalo Medina Ramos (Santa Brígida, 29 de diciembre de 1930). Hombre emprendedor, amante del fútbol e Hijo Predilecto de la villa desde 1996, Medina ha dejado una huella en el deporte de Gran Canaria, con logros importantes en el club satauteño ahora unificado.

En 1989 accedió a la presidencia de la UD Las Palmas con un grupo de directivos que idearon un proyecto para tratar de devolver al equipo a la Primera División, con una estructura basada en la cantera. Gonzalo Medina se mantuvo en la cabeza del club representativo tras relevar al doctor Fernando Arencibia Hernández y a las puertas de la transformación de la entidad en SAD, en 1992, cuando fue sustituido por Luis Sicilia García, quien cerró la reconversión de la entidad como marcaba la Ley de Sociedades Anóminas en el deporte profesional de la época.

Bajo su mandato se contrató al técnico Paquito García, que dejó al equipo a sólo dos puntos de la promoción de ascenso a Primera, como sexto clasificado. Esa temporada 1989-90 se recordará por el regreso de Gerardo Miranda tras siete años en el FC Barcelona, el debut de Orlando Suárez con apenas 16 años de edad y por la contratación del bosnio Edin Curic, por momentos ídolo de la afición del Estadio Insular.

En la campaña siguiente, Medina contrató primero al entrenador Manolo Cardo y más tarde a Roque Olsen, para lograr la permanencia. El portero uruguayo Eduardo Belza, el argentino José Orlando Blanchart y los búlgaros Iantchev y Kostadinov fueron los principales refuerzos antes de abordar la extraña campaña 1991-92, que acabaría con el descenso a la Segunda B. Inició el ciclo Miguel Brindisi, un entrenador que cautivaba pasiones entre los aficionados (luego de nuevo Roque Olsen, Benito Joanet y José Manuel León). Y fue un año en el que se produjo la venida de Dragan Skocic, internacional sub'21 de Croacia, y los debuts de jóvenes valores como Juan Carlos Socorro y Toni Robaina.

Gonzalo Medina había tenido una trayectoria personal importante en el fútbol grancanario, con la SD Santa Brígida, que presidía junto al Real Casino de la villa. En 1974, junto a otros dirigentes y personalidades satauteños, creó las que más tarde serían célebres Verbenas del Lechón, organizadas con el fin de recaudar fondos para distintas tesorerías, entre ellas las del club de fútbol. A esas fiestas estivales de los fines de semana acudía gente de toda la isla, prolongándose hasta el inicio de los años ochenta.

Medina fue un empresario notable en el Archipiélago, conocido bajo la presidencia de Embotelladora Canaria, empresa con productos que ha logrado exportar fuera de las islas. El mundo del deporte pierde con su desaparición a un personaje gentil, siempre dispuesto a dar un paso al frente para echar el hombro. Una calle con su nombre le recordará en el casco antiguo de la villa, próxima a su residencia familiar.

Su velatorio se desarrollará desde la tarde de este sábado en San Miguel. DEP

Gonzalo Medina, tercero por la derecho, el día de su homenaje en el estadio de Los Olivos en 2013 (C. Torres)

Galería de fotos

Gonzalo Medina, realizando el saque de honor en 2013, tras su nominación como presidente de honor del Villa de Santa Brígida (C. Torres)
(Fotos: C. Torres)
  • Publicidad