Publicidad
Publicidad
  • Publicidad

El 0-1, a raíz de un robo y un desmarque

Viera aprovecha el carril que le abre Araujo. Su disparo desde el borde del área fue inapelable

  • LA MOVIOLA
  • 19/05/2015 - 23:33
Viera y su gol (LFP, C+)

B.P.

El 0-1 en Pamplona es un gol que tiene identidad. Es un producto de lo que ya ofrecía la UD Las Palmas en la etapa en la que era el equipo dominante en la competición. Presión, robo, aparición y remate ganador. Todo ello lo ofrecieron Araujo y Viera, con una pizca de fortuna en el error inicial de Nekounam. El iraní trata de jugar un balón horizontal en una zona donde los dos amarillos estaban incordiando. Y, a raíz de ahí, todo sucede en un abrir y cerrar de ojos.

Viera capta el cuero. Lo controla y, de inmediato, pone rumbo hacia el área. Pero su éxito dependerá de un gesto de delantero puro como el que realiza Araujo. En realidad, la jugada es un 2 contra 4; dos amarillos y cuatro zagueros. El argentino corre en diagonal, de derecha a izquierda, para crearse un espacio y también para abrir un camino de llegada a su compañero. Ese es el momento clave del gol. Porque Araujo arrastra a uno de los centrales, que debe elegir entre los dos amarillos. Y en ese instante se crea un hueco que Viera aprovecha para disparar.

Jonathan es un especialista a esa distancia. No es la primera vez que logra un gol con un disparo desde fuera del área. Lo practicaba en su anterior etapa de amarillo y lo sigue trabajando ahora. Su chut supera a Riesgo, sorprendido en la media salida. También los tres rojillos que trataban de impedir su llegada. Ese gol le dio alas a Las Palmas, que por fin -desde Lugo- lograba ponerse por delante en un marcador de campo adversario. Fue el principio del fin para Osasuna.

  • Publicidad