Publicidad

El Trota cuelga la ropa de brega

El puntal A grancanario decide su retirada (sin fecha) de la lucha canaria, obligado a pasar por el quirófano para resolver una "lesión que me ha condicionado toda la temporada. Los médicos me han dicho 'hasta aquí"

  • GENTE CON DUENDE
  • 03/06/2015 - 10:11
Un gesto de Juan Espino Dieppa este miércoles, tras anunciar su retirada de la lucha canaria (C. Torres)

Manuel Borrego

"Me he visto obligado a poner punto y final a la lucha canaria. Al menos de momento. Tengo una lesión importante y los médicos me han dicho hasta aquí. No puedo llevar el ritmo semanal y tengo que operarme". Esa noticia la comunicó este miércoles Juan Espino Dieppa El Trota, en un acto convocado en el Estadio de Gran Canaria y al que asistió por iinvitación el consejero de deportes, Lucas Bravo de Laguna. El bregador del Almogarén no valora aún la posibilidad de vuelta que está en función de los resultados finales de su recuperación. Esa decisión es vinculante con el exigente deporte de la lucha canaria, a pesar de que ha tratado de superar toda las adversidad aguantando el dolor en su rodilla derecha.

"Me siento mal por no haber logrado rendir al ciento por ciento. Después de la operación, tendré que valorar qué haré. Agradecido a los doctores Hernández Campos y Galván, que me han tratado y me va a operar respectivamente". Ese agradecimiento lo extendió al fisioterapeuta de Las Palmas Atlético, Arturo García, por todas las atenciones que tuvo con él a lo largo de la campañan. "No sé si es mi punto final en la lucha canaria. Pero estoy feliz porque he aportado mi grano de arena para la Liga que tenemos en Primera", dijo.

Un gesto de Juan Espino durante su intervención informativa (C. Torres)

"La idea es operarme en julio y el tiempo son dos o seis meses. No sé cómo quedará la rodilla. No sé si volveré. Puedo, sin embargo, seguir en otras actividades que no sean tan exigentes como la lucha canaria".

Estas fueron sus palabras en día tan señalado:

La lesión

"Tengo una lesión en el cóndilo femoral de la rodilla derecha, es bastante grande. Cada vez que hago un estiramiento total de la pierna o flexión provoca en mí una hinchazón y dolores muy importantes. He aguantado durante estos meses por amor a mi equipo, a la Liga y a la lucha canaria. Pero ha llegado el momento en que los médicos me dicen que no puedo seguir con este ritmo de competición semanal, que me obliga a tener que operarme"

La intervención

"No he podido rendir al ciento por ciento. Desde la final de la Liga insular ya estaba con los problemas en la rodilla. He bajado más de veinte kilos (en el intento de superar la adversidad de la lesión), pero he terminado luchadas en las que no podía ni caminar. Eso me ha hecho tomar esta determinación. Suspendo mi actividad en la lucha con la ilusión de que si, después de la operación, ya decidiría. Los plazos están entre dos o seis meses dependiendo si se debe realizar una mosaicoplastia, que consiste en insertar una pieza sana en la úlcera, que podría hacerme competir en el mismo nivel o no. Cuando esté en la operación los doctores verán si puedo seguir o no (en la lucha canaria). Tengo que agradecer a Javier Hernández Campos, porque me ha ayudado en todo este tiempo con sus consejos, y a Manolo Galván, que será el doctor que me operará"

Orgulloso de haber contribuido a la Primera actual

"Estoy triste por tener que poner que parar mi carrera en la lucha canaria. Pero me siento feliz porque en el momento en que Gran Canaria necesitó un esfuerzo por sacar la Primera categoría adelante, tanto las personas que apoyaron el proyecto como yo, pudimos lograr que tengamos la mejor Liga de Canarias con diferencia. Hemos tenido esta temporada nueve equipos en Primera y el año que viene serán más; los terreros llenos, .... me siento satisfecho por haber aportado mi granito de arena. Mis planes de futuro no serán tan duros como la lucha canaria. Hay asuntos puntuales que podrá hacer, porque no me exige tanto rendimiento a mi rodilla"

Una marcha sin lograr los títulos por los que luchó

"Me habría gustado brindar algún título a la afición, a mis compañeros, al equipo (Almogarén). Lo intenté. Pero cuando conocí el verdadero alcance de la lesión se me partió el alma decidir dejar a un equipo tan bonito como el que tenemos ahora, con compañeros tan entregados. Hice ese esfuerzo de seguir. Hace dos años tuve una oferta de Estados Unidos, pero no acepté. Han pasado dos años, igual las condiciones no son las mismas, pero tengo la tranquilidad de haberme quedado para que un grupo de personas que apoyamos la lucha podemos decir ahora: ahí está. Ya no soy necesario, porque la Primera camina sola. Hay que seguir apoyándola, con la Federación, con clubes que en su momento dieron un paso hacia adelante (puso ejemplos), entre todos conseguimos esto"

Dolor físico y moral

"No sólo es el dolor físico, porque cada semana tenía que sacarme líquido de la rodilla. Pero tengo también un dolor moral: perdí 20 kilos, bajé peso y para la lucha canaria no tengo la misma fuerza. Podría estar más rápido, más ágil, pero ahora mismo no tengo la potencia que se requiere para un puntal A. He tenido problemas incluso para superar a algún juvenil. En cualquier movimiento la rodilla se me iba. Me sentí frustrado al no poder rendir como yo quería. Estaba limitado en movimientos. Llegaba a casa tras una luchada y daba vueltas en la cama pensando cómo era posible lo que me ocurría (...) Cuando eres un puntal A y te ves en esa situación. Cuando tu club te pide algo y no se lo puedes dar aunque lo intentes ... entonces explica mi frustración"

Plazos de la intervención

"El proyecto es la operación a principio del mes de julio, en la primera semana. Depende de la mosaicoplastia vendrá la recuperación. Pero, ¿cómo quedará la rodilla?. Llevo muchos años aguantando. Debo tener cuidado porque puedo seguir compitiendo en otro deporte que no sea tan exigente como la lucha canaria: Campeonatos y Mundiales de grappling, retomar la lucha lamb en Senegal que es un combate al año, ... es diferente a estar toda la semana entrenando para llegar el viernes y bregar. La lucha canaria es muy exigente porque no da tiempo a recuperarte. Es un deporte único en el mundo en el que compites durante casi diez meses, con encuentros todas las semanas. Tenemos cuarenta luchadas; es un número demasiado alto. A ello hay que unir entrenamientos, lesiones, etapas de descanso, ... hace que sea muy difícil mantener este ritmo y más cuando existe alguna lesión que te dificulta todo"

No me gustaría decir adiós, aunque ...

"No quiero decir que es definitivo o imposible, pero va a estar complicado que vuelva a la lucha canaria. Y no quiero decir adiós porque podría salir bien la operación y me recupero bien. Pero es la primera vez que tomo una decisión tan seria. Y quiero estar tranquilo. Quiero que la gente sepa qué ha sucedido y por qué la decisión"

El incidente previo a la final de la Liga insular

"No habíamos perdido en la Liga hasta que me lesioné, con un esguince de rodilla que me ocurrió en la India. Estábamos en un momento pletórico y no me habían dado una lucha (caída en el terrero) durante esta etapa. Estábamos muy motivados. Una vez que comprobé que mi rendimiento ya no era igual, que tenía dolor, que mis reflejos eran atentos a que no se me fuera la rodilla en los desplazamientos, ... no le dimos importancia. Paré un par de luchadas, porque estábamos clasificados. Hice una rehabilitación con Arturo García, al que estoy muy agradecido por todas sus ayudas, para preparar la final. Había la inflamación, también los dolores; me sentía preparado. Pero ocurrió que, en la final de Agüimes, en una pequeña carrera antes de salir a bregar noté que la rodilla hizo pafff  y se me llevó de líquido otra vez. No quiero desmerecer el triunfo de Ricardo Rodríguez (Medianito IV), porque ganó la final. Pero sentí un escalofrío en el terreno porque veía otra vez el problema de la rodilla y en la final. Eso me condicionó y, tras la resonancia posterior, ya vimos que no tenía otra solución que la operación. He luchado muy condicionado, no solo el día de Guanarteme o en las semifinales, sino en todas las luchadas. No tengo otra alternativa que la operación"

Bolivia y sus desafíos

"Mi retirada es una obligación. Los médicos me dicen: Juan, hasta aquí has llegado. Si sigo sería bajo mi responsabilidad. Pero si la úlcera tiene un centímetro y sigo, provocaría que tuviera cinco. Si no paro las posibilidades de volver se reducirían más o que no existan posibilidades. Ahora tengo un desafío con Javier Cruz (proyecto de Canarias 7 en Bolivia) lo voy a hacer antes de la operación. Sé el dolor que tengo y lo que puedo aguantar subiendo. Pero no sé si después de una operación podría hacer algo por el estilo. Prefiero hacerlo ahora y saciar mi ilusión.  Y sigo apuntando que quiero hacer esto, ir a Mongolia, ir a Senegal, que son mis desafíos personales. Es duro para mí esto" (...) "Voy a subir la montaña en Bolivia; no sé si miedo, es respeto. Javier Cruz es un profesional como la copa de un pino. La rodilla me preocuparía si fuera un esfuerzo competitivo, pero no es así. Eso no me preocupa porque es todo caminando. Puede influir como castigo la rodilla, pero llevo meses aguantando dolores y no creo que este esfuerzo no competitivo es más llevadero. Y, sobre todo, porque después de la operación no sabré si haré cosas de este estilo"

De la agresividad al cariño

"El problema de la rodilla (artrosis) lo tengo ahí desde hace tiempo. Pero es llevadero. En el mundial de Punjab, en la modalidad de kabaddi, ocurrió que jugando contra la selección de Irán, el equipo más fuerte de nuestro grupo, quería hacer un buen papel contra los mejores. La cosa empezó bien pero en la cuarta o quinta salida, la rodilla se me fue. Pero no me di cuenta. Pero al apoyar la rodilla nos dimos cuenta que era más serio. Los iraníes estaban contentos en ese momento porque estábamos en un pique de saber si eran capaces de pararme. Pero cuando vieron mi cara, vinieron en seguida para animarme y ayudarme. Noté cómo cambiaron de una agresividad fuerte, que es lo que caracteriza a Irán, a un cariño. Me sorprendieron en el cambio de trato. En India no le dimos más importancia a la lesión, pensando solo en el esguince de rodilla. Pero luego comprobamos que era una úlcera"

Si vuelvo, en el Almogarén

"Si vuelvo a luchar, lo haré con el Almogarén. He de agradecer todas las invitaciones que me han realizado, incluso esta misma temporada lo intentó el San Isidro, como otros clubes de Gran Canaria. Pero el club al quiero, pueda o no luchar, es el Almogarén. Le doy las gracias por tratarme como un hijo. Han aguantado mis locuras de querer ir a todas las partes del mundo. Nunca me dijeron no, a pesar de tener pérdidas económicas"

Galería de fotos

Un gesto de Juan Espino Dieppa este miércoles, tras anunciar su retirada de la lucha canaria (C. Torres)
Juan Espino Dieppa, junto al consejero Lucas Bravo de Laguna, en el momento de confirmar su despedida (C. Torres)

Noticias relacionadas

  • Publicidad
  • Publicidad
  • Publicidad
  • Publicidad
  • Publicidad