Publicidad
Publicidad

Folías y sevillanas para Tonono

La presentación del libro de José Hernández, biografía del legendario jugador grancanario, se convirtió en una noche de emociones en el Teatro Viejo de Arucas. Germán Dévora entregó a la nieta del homenajeado la insignia de oro y brillantes de la UD Las Palmas.

  • TONONO: 40 AñOS DESPUéS
  • 09/06/2015 - 22:45
Germán, a la izquierda, impone la insignia de oro y brillantes a título póstumo a Tonono; arriba, José Hernández, autor del libro, y Antonio Betancort, presentador del acto. Debajo, el canto de Pérez Melo y Enrique Lora al amigo desaparecido (C. Torres)

Manuel Borrego

"Tu nombre es un lamento viejo que suena en todos los rincones pero nunca morirá, ¡Tonono!". Un pedazo del poema de Sindo Saavedra, publicado en junio de 1975, abría la noche de emociones en el reformado Teatro Viejo de Arucas, donde este martes 9 de junio de 2015, cuarenta años después de su óbito, veía la luz el libro 'Tonono, un líbero de leyenda' que servirá a modo biográfico y documental para explicar a las generaciones futuras y actuales la dimensión auténtica del defensa que marcó una época en Canarias.

No era más que el comienzo, las primeras escenas de la velada que fue presentada por el periodista Antonio Betancort. El guión le llevó a exponer un vídeo asociado al libro, que tiene edición de coleccionistas y se vende en dos modalidades: tapa dura y blanda. Todo transcurrió en la sala yendo pasaje a pasaje, etapa a etapa, por la vida del futbolista ejemplar y del hombre querido. La recaudación de su venta se destinará a San Juan de Dios, por deseo expreso de la familia ya que era costumbre de Tonono tener detalles de solidaridad con esta institución benéfica.

La interpretación en la película de una folía con letra dedicada a aquella época de gloria de la UD Las Palmas puso los pelos de punta a la audiencia. Sin embargo, la jornada se cerró con otra gran ovación cuando dos de sus amigos, los andaluces Pérez Melo y Enrique Lora, cantaron a pelo la sevillana "cuando un amigo se ve". Especialmente Lora dejó constancia de que aquella letra, en aquel momento, tenía absoluto sentido a pesar del tiempo transcurrido.

Familiares, organizadores y autor del libro, todos juntos en el escenario del Teatro Viejo de Arucas (C. Torres)

Ni qué decir que el público asistente de noche tan especial, que ha esperado cuatro décadas en producirse, cayó en las redes emocionales del acontecimiento. Antes, se había producido el turno de las distintas intervenciones y en el transcurso de ellas el presidente de honor de la UD Las Palmas, Germán Dévora, entregó a la familia de Antonio Afonso la insignia de oro y brillantes de la entidad, que recogió la nieta de Tonono a título póstumo. Su esposa Mari y los hijos del jugador, Toni y Carolina, quedaron agradecidos por todas las muestras de cariño recibidas en los días en que se recordaba al malogrado futbolista.

José Hernández, autor del libro, explicó cómo le involucró en el proyecto el presidente de Destilerías Arehucas y consejero de UD Las Palmas, Rafael Méndez Martín. Aquella iniciativa nació en el transcurso del cuadragésimo aniversario de la muerte de Juan Guedes. "Ya era hora", le dijo Germán Dévora, porque los méritos y la personalidad de Tonono merecían ser contadas con tan extraordinaria dimensión como hace Hernández en su libro. Pero todo fue más fácil para él porque el primer mensaje del Maestro al conocer esta idea fue: "Por Tonono, lo que haga falta".

La obra

'Tonono: un líbero de leyenda' detalla todos los hechos deportivos del futbolista grancanario que llegó a lucir en 22 ocasiones la camiseta internacional absoluta de España, con exhaustiva documentación de todas sus actuaciones en la UD Las Palmas y una rica aportación fotográfica desde sus inicios hasta el día de su sepelio y posterior homenaje, con el Peñarol de Montevideo como invitado.

Hernández agredeció todas las colaboraciones recibidas y puso hincapié "a los verdaderos protagonistas, anóminos de la obra" que son los fotógrafos de prensa que inmortalizaron aquellas imágenes de Tonono. A ellos también dedica un capítulo del libro, que se nutre además de opiniones de grandes periodistas de la época y de artículos que comienzan con el del presidente de la UD Las Palmas, Miguel Ángel Ramírez. "No puedo olvidarme en estos momentos de mi maestro, Antonio Lemus; ahora tengo el honor de estar aquí con la insignia de oro y brillantes que la UD Las Palmas le concedió en su momento".

"Gracias Tonono por lo grande que fuiste", expresó el periodista que tampoco podía contener sus muestras de sensibilidad ante una sala abarrotada por medio millar de invitados. "Por lo que hiciste por Arucas, por la Unión Deportiva, por la ciudad, ... siempre estaremos en deuda con Tonono".

Manuel Pablo, jugador del Deportivo, habla con Germán Dévora y Rafael Méndez (C. Torres)

Intervinieron en público Antonio Suárez, presidente de la Federación Interinsular de Fútbol, en nombre de Ángel María Villar; también el presidente del Arucas CF, José Arencibia, mientras fue especialmente gráfico Rafael Méndez al explicar el anhelo suyo y el de los ciudadanos de Arucas de poseer una documentación escrita sobre tan ilustre figura del municipio. "Era mi ídolo cuando yo apenas tenía ocho años de edad".

Pedro Marcos, por su parte, descubrió un pasaje de la vida de Tonono en la que el jugador grancanario se unía al dolor del Sevilla FC por un descenso del club hispalense a Segunda División, en los años setenta. El aruquense se presentó en rueda de prensa en Sevilla con el escudo en su solapa del equipo descendido, el de sus amigos, y dijo a los periodistas presentes que no se lo iba a quitar durante la siguiente temporada porque "aunque el Sevilla esté en Segunda, para mí estará en Primera, con nosotros. Cuando logre de nuevo el ascenso, volverá a estar en este sitio de mi uniforme el de la Unión Deportiva Las Palmas". Así que añadió que "Tonono amaba a todo lo andaluz y al sevillismo. Entonces: ¿Cómo no le vamos a querer?", preguntó.

"El Omega y el Mariscal están presentes"

A Germán Dévora se le hizo muy complicado hablar de su amigo. Todo lo llevaba escrito porque "no quiero olvidarme de tantas cosas que quiero exponer". Su voz estaba quebrada porque había llegado el momento que tanto había esperado para este reconocimiento que no tuvo en vida. Sus palabras terminaron con una sonada ovación. Definió por completo a un jugador que que había descrito en la amplia entrevista dedicada en Tinta Amarilla. "Y además, como gran profesional que era, llamaba al orden a los compañeros con la misma elegancia que presidió toda su vida".

Su final fue también muy expresivo. Miró a la audiencia e hizo un esfuerzo para decir en alto que, pasados los cuarenta años, él sentía que "el Omega y el Mariscal están aquí presentes".

Para el alcalde aruquense, Angel Víctor Torres, este acto representaba su adiós después de 16 años al frente del Ayuntamiento, mientras Carolina Afonso -hija- habló en nombre de la familia. "Lo de esta noche ha sido indescriptible".

"¡Qué negro el nueve de junio!", decía aquel poema de Saavedra. Sin embargo, el del 2015 descubre una luz de un recuerdo que nadie ha borrado.

Fotos de la noticia: C. Torres