Publicidad
Publicidad
  • Publicidad

Nueve amarillos quedaron helados en el área en la jugada del 1-1

  • LA MOVIOLA
  • 17/06/2015 - 22:26
(C+)

M.B.

La vieja frase de Sergio Kresic otra vez escrita en un partido: un instante de duda es el fino hilo que separa un gol de éxito o en contra. Eso le ocurrió a la UD Las Palmas en el 1-1, obra del zaragozano Rico. A raíz de esa jugada, que nace sin aparente peligro, elencuentro dio un cambio de rumbo, especialmente en lo referido a la confianza defensiva que el equipo tenía.

Transcurría el minuto 39 cuando Pedro saca un corner desde la derecha, pero engancha mal el disparo Eldin. Su balón es una volea muy alta que parece perderse por la línea de fondo. Los jugadores visitantes están en el área y parecen dar por perdido el esférico que, sin embargo, coge una trayectoria sorpresiva. Porque no cruza la línea final mientras Pedro, desde posición correcta, corre a recuperarlo. Es el único futbolista que tiene esa iniciativa. Todavía nueve jugadores de la UD Las Palmas están en el área y parecen realizar una defensa zonal de la jugada. Ninguno acude a cortar el paso a Pedro que, con comodidad, pisa el área, levanta la mirada, centra templado y busca una cabeza aliada.

Nueve jugadores visitantes y solo cuatro posibles rematadores están en ese momento en la zona de peligro. El futbolista sin proximidad defensiva es Rico, que tiene tiempo de dirigir su testarazo picado, fuera del alcance de Raúl. Una indecisión, un exceso de confianza, sirvió para que el Zaragoza recuperara vida cuando Las Palmas le tuvo contra las cuerdas.

  • Publicidad