Publicidad

JORGE RIVERO

"Estaba en una nube"

El capitán del Castro Morales prepara su nueva ubicación en la lucha canaria: futuro mandador

  • GENTE CON DUENDE
  • 27/07/2015 - 14:17
Jorge Rivero, junto a Jonay Alemán, el destacado A del Castro Morales, tras finalizar la luchada del pasado viernes (C. Torres)

M.B.

Jorge Rivero (Telde, 27 de noviembre de 1988) vive en una nube en estos días. "Había sido una semana muy fastidiada para mí. Estaba triste; pero el triunfo en la final de lucha corrida, frente al Maninidra, ha sido algo que no lo voy a olvidar en la vida. Me siento un privilegiado porque terminar de esta manera mi carrera deportiva ha sido único".

A Jorge le tocó recibir el trofeo de campeón, como capitán del Castro Morales. Esa es la última escena suya en el mundo del deporte y como luchador de la élite grancanaria. Nos explica los detalles argumentales de la más duro decisión de su trayectoria. "Siendo luchador del Santa Rita y en un entrenamiento que realizaba con el Castro Morales, tuve una caída en posición difícil, con la cabeza enterrada en la arena. A partir de entonces, se me diagnosticó una lesión, que se concretan en dos hernias cervicales. Una de ellas en proximidad de la médula. Durante un tiempo", comenta, "tuve algunos problemas, perdía la sensibilidad en el brazo por ejemplo. He estado en rehabilitación y he prolongado todo en espera de una solución".

Sin embargo, tres consultas médicas con el remate del doctor Hernández Campos fueron determinantes para colgar en el ropero la ropa de brega negra y blanca de su club. "Los tres médicos me han dicho lo mismo e, incluso, el consejo que me transmiten es que no acuda a un quirófano, que trate de evitarlo. Dejar la lucha canaria ha sido una medida de precaución, porque es una lesión peligrosa y los riesgos que estoy asumiendo son muy altos".

A la derecha, con su hermano, luchador y dirigente del Castro Morales, Jaime Rivero (C. Torres)

Nunca sospechó la despedida que le aguardaba en el terrero de la Playa de Arinaga, tras el emocionante 15-18 de la última final de la temporada. "Estaba en una nube, de verdad. No me lo esperaba. La gente del Castro me ha llenado; quizá porque siempre me he sentido muy querido y nunca me he creado un enemigo. Todo salió redondo, la despedida que habría querido cualquier deportista".

"Soy vicepresidente del club", recuerda Jorge Rivero. "No me voy a desvincular de la lucha canaria, solamente de la arena. Y mi idea es seguir como mandador. Tengo el primer título y puedo hacerlo en categoría juvenil. Y, de momento, me pondré a espaldas de Juan Martel, para seguir aprendiendo.

El afortunado Jorge se retira con una colección de títulos: el de lucha corrida, el regional de Segunda, los tres restantes de Tercera B con el Castro Morales y los cuatro de su año en el Santa Rita, el otro equipo que le conoció.

Noticias relacionadas

  • La noche gloriosa de Jorge Rivero

    • TOQUE POR DENTRO
    • 24/07/2015 - 22:48

    El capitán del Castro Morales recoge el trofeo de campeón, recibe un homenaje y se retira a los 26 años de edad por consejo médico

  • Publicidad
  • Publicidad
  • Publicidad
  • Publicidad
  • Publicidad