Publicidad
Publicidad
  • Publicidad

180 minutos acorazados

La UD no sufre pero tampoco hace sufrir a sus rivales. Paco Herrera no ha visto la oportunidad aún para desnudar el sistema de tres centrales con el que ha iniciado el torneo

  • LA MOVIOLA
  • 31/08/2015 - 15:09

M.B.

Los primeros 180 minutos del campeonato han conocido a una UD Las Palmas atípica en su estructura en función de lo que se conocía en la etapa de Paco Herrera. El sistema de tres centrales le valió para contener al Atlético de Madrid salvo en el libre directo anotado por Griezmann. Y el mismo esquema de juego le ha valido para sumar el primero de los puntos y no sentir padecimiento alguno frente al Levante, que utilizó parecidos argumentos.

Del primer encuentro se comprenden las formas. Sorprendió y gustó el equipo ante uno de los mejores conjuntos de Europa. Del segundo quedan interrogantes pendientes de resolver.

Paco Herrera no vio oportunidad para que el equipo se desprendiera de su vestimenta en retaguardia. No se desnudó ante el Levante, tomó precauciones para no ser sorprendido sacrificando la posibilidad de su fútbol trenzado con efectivos en el centro del campo y ataque. Las Palmas no sufrió en el partido pero tampoco hizo sufrir a su oponente, que queda con idéntica cosecha que los amarillos tras dos partidos.

El entrenador del equipo grancanario no ha visto aún el momento de soltar la melena. Quizá ante el Levante esperaba que sus laterales tuvieran más presencia en campo adversario, como hizo en los primeros minutos David Simón. Quizá esperó que el partido llevara a las apariciones de ayuda en ataque desde la línea más ancha del terreno. O una inspiración individual decisiva. De cualquier forma, la UD no soltó el timón del encuentro para mantenerlo sin abandonar posiciones en retaguardia salvo en contados momentos.

El momento de la defensa de cinco efectivos lo ha visto Paco Herrera para estos dos partidos. Contra el Levante, además, los cambios llegaron casi en momentos testimoniales, con poco tiempo para hacer alguna jugada en el caso de los elegidos El Zhar y Willian José, por este orden. No vio el instante tampoco para un tercer cambio.

La prioridad de puntuar y no ser sorprendidos por algún error pudo dominar la toma de decisiones. Las dos primeras semanas de competición nos ha mostrado  a una UD Las Palmas que reconoce el terreno sin dar pasos descontrolados. Pero, por la propia inercia de los jugadores, tiene pinta de que el panorama táctico va a cambiar en las próximas jornadas. El aislamiento de Araujo es el primer ruido en el motor que se ha de resolver. El gol no ha llegado y, sin él, no hay horizonte.

La desesperación de Araujo tras una jugada con abundantes zagueros del Levante (C. Torres)

  • Publicidad