Publicidad
Publicidad
  • Publicidad

La UD consolida en el Nou Camp un sistema y una idea de juego

Una acción brillante de Luis Suárez revienta el buen trabajo colectivo de los amarillos que ejercían con osadía y orden

  • LA MOVIOLA
  • 26/09/2015 - 16:50

M.B.

"Hemos competido bien. Hemos sabido defender y hemos sabido atacar. Las dos facetas nos valen", dijo Paco Herrera. Al margen de ello, el partido del Nou Camp consolida un sistema y una idea de juego empleados por la UD Las Palmas durante mes y medio de competición, salvo la primera parte contra el RC Celta, curiosamente el momento más delicado que ha atravesado.

El sistema de cinco zagueros o de tres centrales (como prefieran) también supuso un quebradero de cabeza para todo un FC Barcelona, al menos durante la primera parte. La línea de presión la avanzó la UD Las Palmas de forma atrevida mientras en todas las posiciones del campo donde el equipo de Luis Enrique podría combinar, siempre su oponente aspiraba a lograr una captura de balón para salir a la contra.

En esos parámetros de juego, el Barcelona se obligaba a una genialidad para marcar. Y eso es lo que precisamente ocurrió en el 1-0. El gol del uruguayo Luis Suárez es inapelable. Lo marca con un poderoso salto entre dos especialistas en el juego aéreo, que le estaban vigilando. Su testarazo, además, es preciso, lejos del alcance de Javi Varas.

Un tanto así, en las circunstancias de partido tan difíciles para el FC Barcelona, explican por qué algunos jugadores alcanzan tan alta cotización. Suárez metió al Barçelona en la victoria. Le hizo viajar en una vía más cómoda con un segundo tanto de ariete puro, esperando el balón en el área para disparar sin preguntar.

No todos los rivales tendrán jugadores de ataque con ese nivel. Mientras Las Palmas tuvo fuerzas y orden, las operaciones de ataque locales se complicaron. Por ahí empieza la labor de un modesto equipo que, en el despliegue, también acumuló méritos.

La derrota es esquelética, aunque derrota al fin y al cabo. En un resultado así se ocultan más problemas futuros para Luis Enrique que para su colega Paco Herrera.

  • Publicidad