Publicidad
Publicidad

El primer ídolo de Las Margaritas

Pepe Juan hizo vibrar a la afición del Getafe (próximo rival de la UD Las Palmas) a finales de los setenta. Jugó cedido aunque el Atlético quiso comprarle con una operación puente que abortó el secretario general García Panasco

  • GENTE CON DUENDE
  • 05/10/2015 - 16:48
Pepe Juan Suárez, ante una foto del Getafe de 1978-79. El segundo agachado, por la izquierda, es Carmelín Álvarez. Pepe Juan es el último agachado a la derecha (C. Torres/ TA)

Manuel Borrego

La última vez que la UD Las Palmas estuvo en el campo de Las Margaritas para un partido de Copa frente al Getafe, a quien les narra le recibieron con honores en la puerta de acceso de la instalación, en noche helada de diciembre de 1990. "¿Conoce usted a Pepe Juan Suárez?", recordaban los colaboradores y asistentes del club madrileño. "¡Cuántos nos hizo disfrutar ese jugador!. El fútbol que aquí hizo el canario no se lo pueden imaginar".

A Las Margaritas se entraba con las manos vacías y, de inmediato, te colocaban en ellas el famoso caldo de pollo getafeño, que quitaba el frío durante décadas. Aquel brebaje era en invierno la consumición habitual que se elaboraba en una cacerola de enormes dimensiones. Sus ingredientes ... era mejor no preguntarlo. Pero el frío desaparecía.

Ese Pepe Juan al que se referían fue el jugador grancanario que la UD Las Palmas cedió al club del Sur de Madrid durante la temporada 1978-79. Técnico, organizador y goleador; un futbolista de mayor calibre que llegaba a la Segunda División por una decisión de club grancanario al cederle durante una temporada. Su empatía personal con los técnicos explicaba el motivo.

"Cuando debuté en el Getafe", recuerda Pepe Juan, "perdimos el primer partido 0-3 con el Málaga. Y pensé: Dios mío, ¿dónde me he metido?. La impresión que me llevé del primer día no tenía nada que ver con lo que después iba a suceder. En Getafe viví una gran temporada, me salió todo redondo, y poco a poco conquisté el cariño de la gente en un año que fue inolvidable para mí. No quiero pecar de inmodestia, pero diez años volví con la UD Telde y la gente me demostró un cariño extraordinario. Me hicieron ver que no habían olvidado mi etapa allí".

En el antiguo estadio del club, entidad que desapareció en 1983 para dar paso al equipo que hoy milita en Primera y que será el siguiente rival de la UD Las Palmas, Pepe Juan se convirtió en el motor del equipo. "Fue un año tremendo en lo deportivo aunque lo pasé mal en lo personal, porque mi mujer debió quedarse en Gran Canaria al estar delicada de salud durante un embarazo. Estaba solo en Madrid salvo con Carmelín (qepd, fallecido en 2011) y, además, preocupado por ella". El ex amarillo Carmelín Álvarez había causado baja en la Unión Deportiva "y yo le recomendé allí, donde también logró que la gente se identificara con él. Jugó muy bien y se quedó en Getafe algún tiempo más. Mi temporada fue muy buena, con muchos partidos vibrantes. Las Margaritas era una ratonera, con un público muy participativo. Y yo me sentía cada domingo el ídolo de la afición. Hace unas fechas hicieron una encuesta entre los aficionados y me eligieron, incluso con jugadores más recientes de la entidad como Craioveanu".

En aquella época Getafe era diferente. "Era una zona industrial, con mucha gente obrera y la mayoría eran socios del club. Yo vivía en Alcorcón, muy cerca. Pasé un frío enorme en invierno. Me habían contado lo que era un coche congelado y allí lo comprendía cada día al arrancarlo. El fútbol centró toda mi vida en aquella época, que no era fácil".

El Getafe quería comprarle ... pero detrás había otro club

Pero hay un episodio todavía importante durante aquella temporada 1978-79. Pepe Juan supo que "varios directivos del Getafe viajaron hasta Gran Canaria para hablar en secreto con don Jesús García Panasco. A mí me pagaba Las Palmas, pero el Getafe tenía planes", asegura. Uno de esos dirigentes era "el padre de Alfonso Pérez, el del Estadio, e Iván. A ellos les conocí cuando eran niños. Los dirigentes vinieron y se reunieron con la Unión Deportiva. Ofrecieron 25 millones por mi traspaso. Pero García Panasco, que era muy listo, se dio cuenta de que detrás de la operación estaba el Atlético de Madrid, para hacer luego una compra al Getafe. Y no aceptó la operación -Pepe Juan jugaría seis temporadas más en la UD Las Palmas-. El Atlético tenía algún convenio con mi equipo, cediéndole jugadores y controlando a futbolistas que le pudieran interesar en aquella época".

Ese año en Las Margaritas, que en 1998 dejó de realizar sus servicios por la construcción del Coliseum Alfonso Pérez, fue importante en la vida deportiva de Pepe Juan. "Nunca me imaginé que años después el Getafe iba a ser equipo de Primera División y ya tantos años en la élite. Todo ha cambiado muchísimo e, incluso, la ciudad ya no es lo que era. Lo único que se puede echar en falta es la ausencia de público en las gradas del estadio. En eso no ha mejorado".

Pepe busca equipo

La UD Las Palmas volverá por allí en dos fines de semana, tras la paralización del campeonato. "Estoy animando a mi hermano Julio para viajar al partido. No sé si me acompañará, porque tengo ganas de volver a Getafe. Desde hace tres meses estoy jubilado y ahora tengo tiempo para mí. De hecho estoy con ganas de entrenar a un equipo, de enseñar. Tengo ganas de ponerme las botas otra vez".

Pepe Juan analiza lo que está viendo de la Unión Deportiva Las Palmas. "Hasta ahora el equipo está respondiendo con dificultades. Desde mi punto de vista creo que le falta un organizador en el centro del campo. Es un problema que detecto desde hace tiempo; necesita a un jugador de mando, un jugador que haga tirar hacia delante al equipo. Porque veo a Araujo un poco aislado, sin balones. El equipo siempre tuvo a un jugador del corte que yo echo en falta, que tenga experiencia. ¿Un Trashorras por ejemplo?. Ese es el tipo de jugador que completaría todo lo que está haciendo la Unión Deportiva".

Comprende que "aún es pronto para tener datos sobre el equipo, pero Las Palmas tiene que evitar caer en el fondo de la clasificación porque de ahí es difícil salir y es un peso para los jugadores. Tengo claro que vamos a sufrir, pero existe un margen de mejora que el equipo puede aplicar. Y cuanto antes, mejor".

  • Publicidad