Publicidad
Publicidad

El Trota, en una tormenta de ideas

"Tengo muchas ganas de volver y si lo hago será porque consigo otra vez el máximo nivel" comenta el luchador en el inicio de la recuperación de su operación de rodilla. Porque "la competición es lo que echo de menos"

  • GENTE CON DUENDE
  • 22/03/2016 - 14:56
La sonrisa de Juan Espino, mientras atraviesa los momentos de inactividad en su recuperación (C. Torres)

M.B.

Parece extraño ver a Juan Espino Dieppa, El Trota, obligado a estar en horizontal. Lo tiene que hacer porque apenas hace una veintena de días ha empezado el periodo de rehabilitación de su rodilla operada (derecha). Y porque por prescripción médica no puede apoyarse en el suelo en las seis primeras semanas. Muy duro para un hombre con tanta vitalidad como él, pero ese tramo lo tiene que superar.

Un block y un bolígrafo son sus compañeros de viaje ahora. Con ellos pinta una tormenta de ideas, las que tiene para cuando acabe el proceso de seis meses para volver a recuperar su estado de forma de cara a la competición. "Tengo más ganas que nunca. Se me hace duro estar en esta situación. Ha sido la más larga lesión que he debido afrontar hasta mi operación", que debió costeársela por lo que él considera como "un abandono absoluto por parte de las federaciones de lucha canaria. Pero esa página ya la pasé aunque no olvidaré".

Juan está mentalmente preparado para volver a competir, si es posible en 2016, en todas las modalidades en las que ha lucido con brillo de campeón. ". Lo tengo todo apuntado. Quiero volver a luchar por los títulos de grappling, MMA, jiu jitsu, (defendería en ellos sus títulos internacionales) ... quiero volver a Senegal también porque llevo tres años sin competir allí. Quiero ir con mi equipo de Estados Unidos, volver a entrenarme con ellos y más. En mi mente está también la lucha en playa, como ya participé en Italia, por supuesto el kabaddi en Asia. La diferencia: el presidente de este modalidad, desde la India, me ha llamado varias veces para saber por mi salud", reconoce. "Saben que estoy lesionado y están interesados en volverme a ver competir".

No sólo ellos. "Antonio García, seleccionador nacional de luchas, el presidente de la Federación de luchas olímpicas, Javi Iglesias, levantan el teléfono y me preguntan. Se los agradezco a todos; también a los doctores Manuel Galván y Hernández Rodríguez, que han llevado a cabo la operación quirúrgica y se están preocupando en que todo salga como hemos planificado".

¿Y la lucha canaria?. Juan Espino nunca se ha ido. Porque "ofertas no me han faltado esta misma temporada. Incluso en vísperas de la operación. Ahora mismo no sé qué voy a hacer pero mis valoraciones son otras. Recibo mensajes de ánimo de los compañeros de la lucha; por mi casa han pasado una colección, desde Álvaro Déniz a Gomerito, los puntales de la final, hasta mis compañeros del Almogarén, la familia Mayor, ... todos tienen un hueco aquí".

La ropa de brega sí se la va a poner y será una de las primeras actuaciones tras la rehabilitación porque "tengo un desafío con Gomerito, tras el verano. Es una luchada por una causa benéfica en la que vamos a ayudar. Cuando la lucha canaria me ha necesitado, yo he estado allí".

De hecho, esta Primera categoría que disfruta Gran Canaria es debido a gente como Juan Espino, que bregó en la arena por ella y también en los despachos. "Es verdad. Me siento orgulloso de haber ayudado a que esto volviera a estar como ahora, aunque yo no me veo en ella".

Esta lesión que arrastró durante todo 2015 y que le impidió rendir a su mejor nivel en la pasada temporada es "la que más me ha condicionado en mi trayectoria deportiva. Los doctores me preguntaban cómo era posible que yo aguantara el dolor yendo a competir en aquellas condiciones. Ni yo mismo lo sé. Pero ahora todo está cambiando. Al día siguiente de la operación ya me dolía menos o nada. Y por eso estoy animado a que todo esto pase cuanto antes para volver a ser el que era. La competición es lo que realmente echo de menos".

  • Publicidad