Publicidad
Publicidad

El gran gol de la UD que fue secuestrado en Los Cármenes

"Disparé a la escuadra y el balón traspasó la red y se fue a la grada. Sin embargo el Granada sacó rápido y no tuvimos tiempo de protestar", recuerda Germán Dévora

  • SABíAS QUE ...
  • 27/04/2016 - 13:10
Javier Izkoa, portero del Granada, y Germán Dévora; protagonistas del célebre gol no concedido a la UD Las Palmas en Los Cármenes (Google y Norberto Rodríguez)

M.B.

El paso de la UD Las Palmas por el estadio de Los Cármenes, al que vuelve este fin de semana, goza de varios encuentros con subrayado en su historial. Uno de ellos, además, con un gran gol grancanario que resultó secuestrado y que impidió en Primera División que los amarillos de Pierre Sinibaldi lograran puntuar contra el Granada.

Recogen las crónicas de la época que la actuación de los grancanarios mereció más que el 2-1 final. Se habían adelantado los andaluces con mediación de Jaén y Lorenzo. Germán Dévora, faltando quince minutos para el final, recortó distancias y la incertidumbre. Y más tarde, saltó la polémica. Germán nos recuerda en Tinta Amarilla cómo su gol del 2-2 no llegó sorprendentemente al marcador:

"Ya faltaban pocos minutos para el final. Entonces me salió un tiro extraordinario, que se fue a la escuadra y ante el que no pudo hacer nada el portero Izkoa. Nosotros cantamos el gol, que lo vio todo el mundo. Pero el balón al llegar a la red la rompió o creó un hueco y desde allí saltó a la grada", rememora el Maestro, que aún tiene muy frescas la polémica y las imágenes de aquel momento.

"Pero los del Granada estuvieron listos. Los fondos de aquel estadio de Los Cármenes eran como la de la antigua Naciente, muy pegados a la zona de portería. Y aquellos aficionados andaluces que cogieron el balón lo entregaron muy rápido a Izkoa para que el Granada sacó de puerta de inmediato. El juego siguió sin que el colegiado, que era el asturiano José Antonio Balsa Ron, diera validez al empate. A nosotros, como el balón cambió de dirección, no nos dio tiempo a nada, ni a protestar porque el partido siguió su marcha. Ese gol habría servido para el empate en ese partido, pero ni así ...".

Germán recuerda que "en aquella época no era como ahora. No hubo imágenes, nada. Sólo lo que contamos. Nos quedamos insatisfechos por este hecho, por supuesto".

Pasado el tiempo, Germán coincidiría con Balsa Ron en otra ocasión. "Me confesó que se había equivocado tras hacer las consultas posteriores al partido. Pero me explicó que su linier no corrió hacia el centro porque tampoco pudo ver ese gol con claridad". En el partido, los jugadores del Granada comentaban con los amarillos el despiste arbitral, incluso Jaén "que fue mi marcador me decía al final: ¡Cómo es posible que el árbitro no se diera cuenta ese golazo que has marcado". Son las cosas del fútbol. Ese gol y la mala suerte de ese día no la olvido".

A título recordatorio, las alineaciones de ese partido jugado el 9 de diciembre de 1972, fueron las siguientes:

Granada: Ikoa, Montero Castillo, Falito, Fernández, Aguirre, Lorenzo, Jaén, Castellanos, Chirri, Quiles y Porta. Técnico: Joseíto

Las Palmas: Carnevali, Martín Marrero, Paéz, Castellano, Tonono, Noly, Trona, Fernández, Germán, Gilberto II y Verde. Entrenador: Sinibaldi

"El Granada tenía entonces un gran equipo, difícil de batir", matiza Germán. "Además, con Porta mantuve dos años antes una rivalidad en la lucha por el trofeo Pichichi. Él acabó con 20 y yo con 15".