Publicidad

Sarmiento, el héroe mendocino

Así es el hombre del gol de oro que coloca por primera vez a San Mateo en el mapa del grupo canario de Tercera

  • GENTE CON DUENDE
  • 26/06/2016 - 12:48
Chus Sarmiento, el hombre que anotó el gol decisivo para el San Mateo, en la promoción de ascenso a Tercera (C. Torres)

Manuel Borrego

Jesús Marcelo Sarmiento (12 de marzo de 1993) tiene andares de futbolista y él aún no lo sabe bien. "Juego para divertirme. Está difícil llegar a ser profesional. Ya estoy mayor ....  Y  en Canarias levantas una piedra y salen jugadorazos por todas partes". Hoy Chus, nacido en Mendoza (Argentina), es el hombre más popular de San Mateo. Suyo fue el gol definitivo que coloca por primera vez al equipo de la vega en el mapa del grupo canario de Tercera División, con la goleada épica sobre el Tacoronte (5-1).

Chus Sarmiento terminó por completar su notable actuación ante el Atlético Tacoronte con una jugada de bandera. "Soy un jugador que tiro poco a puerta. Por temporada, dos o tres goles", descubre para los lectores de Tinta Amarilla el día después de coronar a su equipo en una tarde pletórica de fútbol. "Juego al fútbol por divertirme. Soy más de regate, de bicicletas, de jugadas de habilidad y dar pases a mis compañeros para que me marquen. Lo mío no es el gol pero esta vez me salió todo redondo. Me alegro mucho de haber ayudado al ascenso del equipo".

Sus inicios balompédicos fueron en Argentina, en el CD Areonáutico de Las Heras, en la provincia de Mendoza. "A los diez años vine a Canarias. Estuve en el Unión Viera, hasta juveniles. Luego en el Nacional jugué mi último año en Barrio Atlántico. Por amistad con unos compañeros fiché en el Tejeda, donde estaba un técnico del Viera al que seguimos. Y esta temporada ingresé en San Mateo, para el segundo equipo. Todos los días, a entrenar hasta la vega".

Socorro se percató de sus cualidades y para arriba

Pero Juan Carlos Socorro se percató de que había fútbol en esas piernas delgadas pero ágiles. "No me dejó el míster. No conocía a Socorro pero de inmediato me subió para el equipo de Preferente. Le tengo que agradecer toda la confianza que depositó en mí. Siempre me pidió que confiara en mi juego y, por suerte, ha salido todo perfecto este año".

Quizá Socorro recordó en el pibe Sarmiento las características de uno que fue jugador compañero suyo en UD Las Palmas, Miguel Ángel Valerón. Porque el mendocino tiene ese aroma de juego improvisado, de regate casi imposible y, como pudo comprobar el Tacoronte, una verticalidad por explotar porque la definición de Chus en el partido final fue extraordinaria. La jugada del quinto gol, el del ascenso a Tercera, explica todo lo demás:

"Los compañeros me decían en las celebraciones de ayer que si yo era consciente de lo que había hecho. Supongo que con el tiempo lo valoraremos porque ahora estamos flotando, disfrutando de este momento", nos indica. "El gol se lo debo a mi compañero Jacobo, que hizo una prolongación de cabeza. Cuando él saltó para desviar el balón, yo estaba tirando el desmarque. Tenía la jugada en la cabeza (control hacia el área, sombrero al defensa y chut raso). Pensé en hacerla así y salió perfecta".

Un año marcado por el fallecimiento de su padre

Chus Sarmiento tiene motivos para celebrar lo conseguido en su primera temporada como jugador de San Mateo. "No pudo hacer todo lo que deseaba durante la Liga. Porque me perdí una parte por el fallecimiento de mi padre, a los 49 años de edad".

"Estamos viviendo un momento emocionante. Ya lo fue durante todo el partido; antes y durante", recuerda. "Nuestros seguidores nos animaron mucho. Vestidos de naranja se hacían notar en las gradas. Salimos muy motivados. Marcados uno, luego el segundo ... Nos dimos cuenta que los jugadores del Tacoronte comenzaban a mirarse entre ellos. Tenían caras de asustados. Y eso todavía nos dio más alas", narra.

Llegó el tercero, el cuarto y el quinto. Sin embargo, "al descanso ganábamos 4-0, con la eliminatoria ya en nuestras manos. Pero estábamos fundidos. Había un calor asfixiante y el equipo lo dio todo en esos 45 minutos. Tenía la impresión de que los once estábamos pidiendo el cambio. Por eso, al final, pasamos esos apuros. Porque no podíamos más".

La Tercera División le espera. "Será más exigente. Pero todos tenemos ganas de estrenarnos en ella". Sarmiento cree difícil conseguir un día alcanzar la máxima cota deportiva, pero lo intentará. Tiene sus propias referencias. "Me encanta Tévez. No es mi estilo pero es un jugador que lo entrega todo en el campo. En Las Palmas ... Jonathan Viera. Es un futbolista de una clase inmensa. Para mí son palabras mayores".

Intriga saber hasta dónde llegará este mendocino de ágiles piernas y cara de no haber roto un plato.

  • Publicidad