Publicidad

Roque Nublo: De la desaparición al éxtasis

La joven directiva, encabezada por Alberto Santana, coronó su labor con el último título en Gran Canaria. Pero "más importante ha sido que la afición ha vuelto al Cruce de Arinaga"

  • GENTE CON DUENDE
  • 09/08/2016 - 12:02
Alberto Santana (27), el joven presidente del CL Roque Nublo, con el trofeo de lucha corrida 2016 (C. Torres)

B.P.

Apenas hace dos veranos, el CL Roque Nublo estaba en vías de desaparición. Se acababa el ciclo presidencial de Carmelo López y el histórico equipo del Sureste, con una cantera pujante, debatió los pasos a seguir. Entonces, acudió por invitación a su rescate un grupo de jóvenes directivos encabezados en aquel momento por Alberto Santana (25 años), Garoé Martín (20), Macarena López (21) y Carmelo López (21) como principales exponentes. Dos años después, la familia del Cruce de Arinaga disfruta de un equipo campeón de lucha corrida en Primera, de una cantera que avanza hacia la madurez y del puntal A más influyente de cuantos participan en los terreros de Gran Canaria.

El horno interior de la lucha canaria no les hizo huir. Alberto Santana (18 de mayo de 1989) se ha convertido hace unos días en el presidente más joven que conquista un título en la etapa más reciente de nuestro vernáculo deporte. Representa los valores de un club que sigue pujando por la Primera en la isla y que apuesta por mantener una continuidad y protagonismo.

En realidad, se conforma con poco. "Ha sido más importante para todos nosotros el haber logrado que el club se divirtiera en la competición, que la afición del Cruce de Arinaga volviera a los terreros y resucitara; más valioso incluso que el título", relata a los lectores de Tinta Amarilla mientras prepara en el verano el siguiente amanecer competitivo.

Santana nunca agarró pantalón pero se metió en el mundo del deporte de los canarios por empatía con sus hermanos Carlos y Raúl, hoy bregadores del equipo. "Ellos hacían lucha canaria y ahí estábamos animando", recuerda. "Carmelo López no podía seguir en la presidencia por motivos laborales y personales. Estaba el club en un momento muy delicado. Y antes de la desaparición aceptamos el reto que nos propuso la directiva saliente. Empezamos en Tercera, paso a paso. La vuelta a Primera un año después ha sido un éxito. Y la venida de Medianito, una bendición. Porque ha logrado que la gente del Cruce vuelva a engancharse a la lucha. Lo que vivimos en Gáldar, con el título de lucha corrida, fue un momento de éxtasis después de muchos meses de trabajo".

Directivos en la sombra

Mantener al equipo, administrarlo día a día no es fácil. "Tengo que resaltar el trabajo en la sombra de Garoé Martín, Carmelo López y mi novia, Macarena López, que están involucrados en la directiva. Trabajan duro para que no falte nada. Eso no se ve". El apoyo municipal del Ayuntamiento de Agüimes, que esta temporada mantuvo a tres equipos en Primera, "es de diez. No tenemos nada que decir. Nos sentimos muy arropados".

El sacrificio y la incertidumbre fueron hermanos del Roque Nublo hasta dos días antes de la final con el Maninidra. "Esa semana logramos cerrar los acuerdos para mantener el equipo en Primera. Para nosotros es una gran señal observar que toda la plantilla del equipo campeón de lucha corrida ha renovado. Seremos los mismos en competir la próxima campaña. Sólo se marcha Guanhabén Vega, por asuntos internos con el club. Pero el resto está ahí, ilusionado con volver a realizar una gran campaña el año próximo".

Poder renovar a Ricardo Rodríguez era uno de los retos de los dirigentes. El puntal A palmero era codiciado por un amplio abanico de equipos de toda Canarias. Sin embargo, Medianito se queda y lo hace convencido de que el trabajo en el Cruce tiene un porvenir. "No tenemos más que palabras de elogio para él. Es un gran profesional del deporte. Es un ejemplo para todos nuestros jóvenes luchadores. Nos ha llevado a mantener una gran ilusión toda la temporada. Fue una lástima su enfermedad en la Liga, porque sin él en las mejores condiciones (segunda vuelta) se nos escapó la posibilidad de pelear por el título. En la Copa tuvimos un mal día en semifinales ... pero la lucha corrida tenía que ser nuestra. Estuvo magnífico".

Estábamos en una nube

Fue tal la alegría vivida en el momento en que Medianito firmó el 17-18 frente a Añaterve que el directivo Garoé Martín saltó a la arena a abrazar al luchador sin percatarse que la decisión arbitral no había sido tomada. "Hay que comprenderle. Ha trabajado mucho y él vio claro el triunfo (en la brega de puntales). Cuando le preguntamos qué ocurrió, Garoé no se acuerda de nada; sólo que le agarró del brazo nuestro mandador Fernandín. Eso explica el momento que todos nosotros vivimos en la final. Estábamos en una nube".

La temporada, pese a las dificultades, acaba bien para el Roque Nublo también en el apartado económico. "Salimos en Primera pero hicimos números para afrontarla. No nos descarrilamos; renunciamos a fichar luchadores porque fuimos rigurosos con el presupuesto. Lo hemos cumplido y, encima, con el éxito de la última final. El año próximo haremos lo mismo".

El fichaje interno

Uno de los principales fichajes del próximo curso es precisamente su hermano Carlos. En 2016-17 ya competirá por primera vez con licencia senior. Y ahora su rol cambia. Alberto lo ve de la siguiente manera: "Por supuesto que veo a Carlos algún día como puntal en la lucha canaria. Hay que conocerle; cómo trabaja, cómo se ciuda y cómo controla sus dietas como deportista. Todo es parte de un proceso. Ahora afrontará la temporada de otra manera. Aunque pueda parecer lo contrario, salir en el equipo como senior le va a liberar de una carga de responsabilidad que hasta ahora tenía".

Lo explica: "Porque Carlos siempre tuvo la obligación de definir las luchadas. Iba a juveniles y en muchos casos debía resolver la luchada con ocho o nueve rivales. Y, luego, participaba en la senior con otra carga de responsabilidad. Esta próxima temporada luchará con los adultos nada más. Tendrá tiempo para mejorar, porque su margen es muy grande. Para eso tenemos en el club una gran ayuda con nuestro puntal".

En apenas un mes comienza la preparación de la campaña venidera. "Somos ambiciosos dentro de nuestras posibilidades. Tenemos un gran ambiente en el equipo y muy buenos luchadores. Esperamos repetir como mínimo lo que hemos logrado. Y ser protagonistas en todas las competiciones".

En la parrilla de salida hay que contar con el Cruce de Arinaga. Allí arde la esperanza, con expertos luchadores y una cantera que viene pisando fuerte.

Carmelo López, directivo y luchador, por los aires. Un año especial para él también (C. Torres)

  • Publicidad