Publicidad
Publicidad

La UD rinde honores a su internacional Felipe

El jugador orotavense recibirá la insignia de oro y brillantes del club tinerfeño en el estadio de Los Cuartos, con motivo de su homenaje el 1 de septiembre

  • AMARILLOS DE SIEMPRE
  • 24/08/2016 - 20:17

Manuel Borrego

Felipe Martín, penúltimo jugador que alcanzó la internacionalidad absoluta con España siendo jugador de la UD Las Palmas, recibirá la insignia de oro y brillantes de la UD Orotava el jueves 1 de septiembre. Ese día, en el Estadio de Los Cuartos, el club tinerfeño ha organizado un encuentro amistoso frente al equipo de la Primera División de Canarias y en él se realizará el homenaje público al jugador que en 1973 emprendió carrera en la UD Las Palmas y en la máxima categoría. No hay Liga esa semana y el parón permite al club amarillo afrontar este compromiso con tanta carga sentimental para la entidad. El club grancanario no podía faltar a esa cita.

A su llegada a Gran Canaria, era entonces el orotavense Felipe (4 de febrero de 1952) un extremo diestro que había pasado del Orotava al CD Tenerife, donde militaría en Segunda División A durante dos temporadas.

Pero su buen quehacer y el puente aéreo entre ambas islas a nivel futbolístico, permitió a Felipe como a otros jugadores, el poder crecer con el escudo de la UD Las Palmas. Su debut en Primera se produjo el 9 de septiembre de 1973, en el Carlos Tartiere y frente al Real Oviedo (1-0). Era entrenador en aquel entonces Pierre Sinibaldi.

Las Palmas tenía entonces un equipo ya formado y el joven Felipe disputó varias temporadas con cierta inestabilidad en las alineaciones. Incluso en la campaña 1976-77 acudió al Sant Andreu en calidad de cedido, para seguir formándose en Segunda División.

Pero su regreso coincidió con la llegada de Miguel Muñoz al banquillo amarillo y la venta de Quique Wolff al Real Madrid. Se había generado un hueco en el once titular para el entonces hombre libre de la defensa, un jugador que tenía la misión de ‘barrer' el juego ofensivo rival, salir al corte y cubrir a los futbolistas especialistas en los marcajes.

Muñoz lo convirtió en exitoso central

Muñoz hizo un gran descubrimiento con el jugador tinerfeño porque fue como defensa central donde Felipe Martín encontró su verdadero papel en la UD Las Palmas y en el fútbol profesional. Sus actuaciones crecieron, siendo un referente para el club grancanario desde entonces su marcha en la campaña 1986-87.

Felipe era un nombre básico en el equipo y en su curriculum está la participación en el subcampeonato de Copa de 1978, en final frente al FC Barcelona. Fue tal su dominio en la posición de zaguero, que lograría jugar tres encuentros internacionales absolutos con la selección española, siendo seleccionador Ladislao Kubala.

Debutó con la Roja el 29 de marzo de 1978, en el estadio de El Molinón de Gijón, frente a la ya desparecida Checoslovaquia (3-0). Fue compañero en aquel partido del hoy presidente de la RFEF, Angel María Villar.

Jugaron por España futbolistas de la talla de Pirri, Quini, Cardeñosa, Dani, Santillana, Gordillo o Urruticoechea.

Sus otros dos partidos internacionales también fueron frente a los checos en Bratislava (1-0), el 14 de marzo de 1978, y contra Rumania, en Cracovia (2-2) el 4 de abril de 1979, este último correspondiente a fase de clasificación de la Eurocopa.

385 partidos oficiales

Con la UD Las Palmas completó 385 encuentros oficiales, 243 de ellos en la Primera División. El resto corresponden a Segunda (53, un ascenso en 1985), Copa (67), Copa de la Liga (18) y Copa de la UEFA (4). Porque Felipe jugó los partidos de la última actuación amarilla en competición continental. Primero frente a los yugoslavos del FK Sloboda Tuzla (5-0 y 3-4) y luego con los ingleses del Ipswich Town (1-0 y 33).

Marcó un gol de amarillo. Fue en Copa, frente al Espanyol, en el Estadio de Sarriá (1-2), con triunfo para pasar a cuartos de final. Jugada de extremo entonces.

Fue partícipe de la plantilla del ascenso con Roque Olsen a Primera División, en la temporada 1984-85. Una hoja de servicios completa que ahora, en propia casa, será recompensada por el club que le vio triunfar.