Publicidad
Publicidad
  • Publicidad

¡Qué vergüenza de penalti!

Los amarillos salen enojados por la decisión fatídica del minuto 87 y la expulsión de Bigas, que dejó a la UD mermada en el tramo final del encuentro

  • LA MOVIOLA
  • 10/09/2016 - 16:47
Una imagen del momento en que Bigas se acerca a Vitolo. El grancanario del Sevilla no hace por jugar el balón y el defensa de la UD no contacta con él

B.P.

"Esto al Real Madrid o al Barcelona no se lo pitan". Las voces del vestuario de la UD Las Palmas no podían esconder el enojo por lo acontecido en los minutos finales del partido del Sánchez Pizjuán. "Nos vamos con cara de tontos" significaba Roque Mesa, tras valorar la manera en que se había producido la derrota.

El malestar de Quique Setién, que siempre había sido correcto con los colegiados desde su llegada a la Unión Deportiva incluso tapando errores evidentes, no se disfrazaba tampoco. La jugada deja fuera de dudas el penalti que se sacó de la chistera Vitolo Machín. El jugador grancanario del Sevilla no hace por jugar el balón y es él, con su cuerpo, el que contacta con Pedro Bigas.

Ante el asombro de los amarillos, el árbitro valenciano no sólo señala la pena máxima sino que añade un segundo castigo: la expulsión, por doble amonestación, del central balear, dejando totalmente mermada a una cansada UD que tuvo dificultades para aguantar la embestida final del Sevilla.

Ver a la UD Las Palmas en el liderato puede molestar, sin duda. El castigo recibido ha sido brutal en el partido que defendía el liderato ganado a base de buen fútbol y goles.

 

  • Publicidad