Publicidad
Publicidad

Las normas de la Liga (2)

Hasta 42 cámaras de TV en un clásico Madrid-Barça

  • LFP
  • 29/09/2016 - 08:42

B.P.

El enfoque general de la Liga es la venta audiovisual de su producto. Las exigencias actuales para un calidad televisiva supera todo lo visto hasta ahora. La producción de televisión es el eje fundamental de la percepción audiovisual, le subraya la Liga Profesional a sus asociados. Porque tiene el compromiso de elevar la calidad de la producción televisiva al máximo.

El exigible de la Liga a los clubes en su reglamento que ahora analizamos en este capítulo 2 es extenso y minucioso en este apartado. Tratamos de sintetizarlo para su mejor comprensión:

La denominada Señal del Partido es la realizada e ininterrumpida que incluye una información previa, durante y post-partido. Y es la única que se distribuyen a las centenas de operadores con derechos adquiridos. Por eso reclama que el producto de la Liga tenga un propia sello, que sea identificable en cualquier televisión del planeta, a través de la uniformidad en los estadios. Esa es responsabilidad de los clubes.

"Para garantizar el nivel de producción establecido los clubes deberán colaborar poniendo a disposición de la Liga Liga las instalaciones necesarias y acceso al contenido requerido en el reglamento", les recuerda.

El control es exigente para los propios clubes del campeonato. Porque aunque autoriza a las cámaras de los clubes a acceder al terreno de juego en zonas acotadas, no podrán grabar imágenes relacionadas con el partido. Gradas y banquillos, sí.

La producción de los encuentros, por la importancia de cada uno de ellos, los distingue en cuatro tipos, que van desde los de una cobertura sencilla hasta el clásico o partido extraordinario del campeonato, que dispone en este último caso de hasta 42 cámaras (de los clásicos o encuentros extraordinarios) recogiendo todo lo que ocurre en el terreno de juego.

El argumento televisivo de cada encuentro requiere el apoyo de los clubes para las grabaciones de las llegadas de los equipos al estadio, su presencia en los vestuarios, túneles, banquillos, entrevistas pre y post encuentro, ruedas de prensa, ... Los clubes serán informados por la Liga del tipo de cobertura que reclama cada uno de los encuentros, una vez sean publicados sus horarios y fechas definitivas.

Los socios de la Liga han de poner a disposición todas las instalaciones necesarias para la realización televisiva de los encuentros. Y corren a cargo de los clubes todas las modificaciones necesarias en los estadios garantizar la mejor calidad de las retransmisiones.

La producción estándar del campeonato requiere las denominadas cámaras másters (ubicadas en la tribuna principal, en el centro del campo), las de fuera de juego, detrás de las porterías, fondo alto, cortos de banda, ángulo inverso a pie de campo y ángulo inverso alto.

De igual forma, el campo de juego está rodeado cámaras autónomas y otros dispositivos fijos, además de los micrófonos de ambiente hasta un total de 15 receptores para captar todos los sonidos del espectáculo.

Todo este vasto organizativo es infraestructura para que el operador autorizado pueda desarrollar no sólo la labor propia de la distribución de las imágenes y comentarios del partido, sino todo el entramado de entrevistas de campo, de palco, invitados, ... Como botón de muestra la exigencia a los clubes para los comentaristas televisivos: cada pupitre consta de tres asientos y una mesa con espacio suficiente para instalar el equipo de transmisión. El club pondrá a disposición de la Liga y los operadores de hasta 6 pupitres y, en partidos clásicos o extraordinarios, 25. Estarán ubicados siempre en el mismo lado de las denominadas cámaras máster.

Y además, facilitar cabinas de presentación y estudio con vistas al campo de juego para programas especiales de los operadores (5 metros de ancho y largo, por 2,3 metros de alto).

Afortunadamente, en el caso de la UD Las Palmas, la mayoría de todas estas exigencias son factibles con cierta facilidad en el Estadio de Gran Canaria donde la bondad de sus espacios genera estos recursos exigidos.