Publicidad
Publicidad

Las normas de la Liga (4)

Un popurrí de petos para distintos profesionales

  • LFP
  • 01/10/2016 - 11:16
Un grupo de fotógrafos, miembros de seguridad y otros, con sus respectivos petos en el Estadio de Gran Canaria (Fernando Sánchez)

B.P.

La normativa de la Liga regula incluso el color de los uniformes que el personal de los clubes debe utilizar en los partidos del campeonato, al menos aquellos que trabajan en el terreno de juego y sus alrededores. Porque "uniformar el aspecto del perímetro del campo" es el objetivo visual en las retransmisiones. En el cuarto capítulo expondremos cuáles son las piezas diferenciadoras de los distintos actores que circulan en un campo de fútbol, mientras el partido está en marcha.

La Liga distribuye los distintos modelos de petos para utilizar por los respectivos grupos de personas. Los acomodadores del estadio deberán llevar petos de color naranja mientras el personal de seguridad lo hará con piezas amarillas.

La identificación también es para los agentes más cercanos a los futbolistas. El peto verde oscuro es para los miembros del mantenimiento del césped, el gris para los recogepelotas, el azul con franja verde para el personal de televisión y el azul con franja roja para fotógrafos acreditados. Y, como el objetivo de que no puedan ser reutilizados, el club ha de añadir a las prendas auxiliares el logo de la entidad.

Por cierto que la Liga señala sobre la posición de los fotógrafos que "de acuerdo con cada club, las zonas que los fotógrafos acreditados deberán ocupar en los alrededores del terreno de juego atendiendo a las características de cada estadio, y con el fin de asegurar que no se producen interferencias en la producción televisiva". De ahí que sea extraño lo ocurrido a la UD Las Palmas con motivo de la visita del Málaga, cuando el colegiado murciano Sánchez Martínez se quejó de la posición de los fotógrafos del Gran Canaria.

Patrocinio y modelo

Y si fuese preciso el patrocinio de esos petos, el anuncio deberá ser monocromático y no podrá superar los 25 centímetros de ancho y los 15 de alto.

El trabajo periodístico está regulado, con preferencia para el operador con derechos televisivos, que predomina incluso ante los propios medios oficiales de los clubes.

La zona mixta se fragmenta en cuatro y en el siguiente orden: operadoras con derecho, sin derecho, radio y prensa. Ese espacio estará en la zona natural de paso de los jugadores hacia la salida del estadio. Es obligatorio el paso de todos los futbolistas por ese sector, pero al menos dos de cada equipo atenderá a los medios entre 20 y 45 minutos después de acabar el encuentro.

La sala de prensa sigue los pautas ya tradicionales aunque existen algunos matices a tener en cuenta. La posición central se reserva para la cámara de la Liga y sobre la mesa donde se sitúan los protagonistas no podrá haber otro micrófono que los que proporcione el club. Se permite una botella de agua y una botella de refresco de medio litro.

Los medios oficiales de los clubes podrían efectuar la emisión en diferido (TV) de los encuentros a partir de la finalización de la jornada deportiva, siempre que lo haga directamente a través de un canal de distribución propio. Podrán disponer de esas imágenes que suministra la propia Liga, incluyen en todo momento el logo oficial de la Competición.

Podrán emitir 90 segundos de imágenes de juego del partido una vez terminado este, con un número máximo de tres pases hasta la finalización de ese día de partido.

Todo este entremado invisible para el espectador es controlado, como el resto, por el Director de Partido asignado por la Liga. Y como el resto de los puntos del catálogo, el no cumplimiento supondrá puntos negativos y sanción económica para los clubes anfitriones.