Publicidad
Publicidad

Andrés González, una rareza entre Las Palmas y Espanyol

El delantero tinerfeño firma el único vuelo entre el Insular y Sarriá (antiguo campo periquito) y recuerda que su racha de goles en la UD comenzó en la portería de N'Kono

  • AMARILLOS DE SIEMPRE
  • 11/10/2016 - 15:42

M.B.

Desde los orígenes de la Liga española de Primera División, en la temporada 1928-29, nombres de jugadores canarios vienen formando parte de las plantillas del RC Espanyol de Barcelona. De hecho, en el primer día histórico de aquella Liga inaugural, el grancanario Rafael Oramas fue el hombre que proporcionó el triunfo periquito sobre el Real Unión de Irún (3-2), en la Ciudad Condal. Ocurrió el 10 de febrero de 1929 y Oramas marcó dos de los tantos catalanes.

Más jugadores grancanarios defendieron al Espanyol esa misma temporada inaugural, como fueron el mítico José Padrón El Sueco o Rafael González. Siguieron su estela a lo largo de siguientes años José Alamo, Manuel Espino, Alfonso Perdomo, Joaquín Valle ... hasta el mismo Rosendo Hernández, más tarde jugador amarillo y entrenador importante de la UD Las Palmas.

La relación del fútbol de Canarias con el Espanyol siempre existió, pero el hecho predominante es que desde la fundación de la UD Las Palmas el tráfico ha sido mayor hacia la isla que hacia Barcelona. Vinieron, en distintos momentos, jugadores con pasado españolista como otro miembro de la saga Oramas -grancanario y primero de los fichajes tras el ascenso de 1951-, Emilio Gámiz, el portero Javier Echeverría, Enrique Cuxart, Jaume García, Sebastián Herrera, Jaime Molina, Beranger, ... hasta los más recientes Thievy, Ernesto Galán y con pasado periquito Wakaso Mubarak.

Sin embargo el caso del tinerfeño Andrés González Brito (jugador de la UD Las Palmas entre 1986 a 1989) es excepcional, quien confirma una regla. Porque, salvo error u omisión, es el único futbolista que con paso anterior a la UD Las Palmas fue fichado por el RCD Espanyol de Barcelona. Es como si no existiera una empatía entre los dos clubes, al menos del lado peninsular.

Andrés González fue un delantero que ofreció notables servicios a la UD Las Palmas. 28 goles (16 en Primera) en 89 partidos, en tres campañas de las que dos fueron en la élite. Venía del CD Tenerife y, tras su etapa de amarillo, decidió fichar por el Espanyol.

El primer gol a N'Kono

Así lo rememora para los lectores de Tinta Amarilla. "Me llegó una oferta por parte del entrenador del Espanyol, que entonces era Benito Joanet. Acepté porque me convenció después de haber cubierto tres temporadas en Las Palmas, donde viví una etapa maravillosa de mi carrera profesional. Sin embargo, tuve una lesión de rodilla y estuve nueve meses parado. Fue lo peor ... pero en aquel momento entendí que necesitaba un cambio".

El recuerdo que tiene Andrés de los amarillos con los que jugó es de afecto absoluto. "Teníamos un buen equipo, formado en su mayoría por jugadores canarios. En ataque participaba con Koke Contreras, Narciso, Saavedra, ... tenía mucha calidad y jugaba un fútbol alegre en ataque". Y además, para más coincidencias, su primer gol con la UD Las Palmas en Primera División lo firmaría en la portería del Espanyol. "Ganamos 3-2 en el Insular. Era mi tercer encuentro de amarillo. El portero al que marqué era Tommi N'Kono que, más tarde, fue mi compañero".

"Desconocía que fuese el único ex jugador de Las Palmas que jugó en el Espanyol. El único que problema que tuve allí", recuerda, "fue una mala confusión con el tiempo de mi contrato. Al terminar la primera temporada luego seguí en el Xerez. En el Espanyol no disfruté como en Las Palmas".

El equipo de Setién ha mejorado en ataque

Ahora disfruta desde la distancia de su ex equipo, el amarillo. "Me encanta cómo está jugando la Unión Deportiva. Ese es el fútbol que nos gusta a todos los canarios. Ya hizo una gran campaña la pasada temporada pero ahora ha mejorado. Porque los fichajes que han traído para el ataque son acertados, lo que necesitaba el equipo. Ahora tiene más mordiente cuando llega al área, con jugadores definitivos. No me extraña que tenga tantos goles a favor. Jugando así puede hacer mucho daño en esta liga. Y yo disfruto como uno más".

En esa rara relación entre Espanyol y UD Las Palmas pudo haber otro amarillo que acabara vistiendo la camiseta blanquiazul, que un día llevó su ídolo Di Stéfano. Se trata de José Manuel León, que meditó una oferta del Espanyol en 1975 justó al colgar las botas en la UD Las Palmas. "Me llamó José Emilio Santamaría", revive el hábil extremo de los diablillos amarillos. "Estuve sopesando la posibilidad de marcharme, pero en aquel momento se hizo complicado. Tenía cuatro hijos aún pequeños y mudarnos a Barcelona no me seducía. Decidí quedarme" y confirmar su retirada con apenas 31 años. Pudo ser el precedente del insólito caso González.