Publicidad
Publicidad

111-60: Reacción a lo bestia

El Herbalife Gran Canaria inaugura su casillero de victorias en la Liga Endesa con récords particulares de anotación y máxima diferencia en la competición, al margen de ser la décima mayor ventaja en la historia de la competición desde que es Liga ACB

  • CBGC CRóNICAS
  • 23/10/2016 - 13:00
Aguilar culmina una cntra. (ACB-Photo/Miguel Henríquez)

Juan Pedro Borrego

Defienden muchos que "un equipo es un estado de ánimo". El Herbalife Gran Canaria y el Gran Canaria Arena (entiéndase el público que acude a ver el partido) parece que han comprendido eso. Los amarillos inauguraron su casillero de victorias en la Liga Endesa, cuando sobre ellos sobrevolaba la amenaza de un 0-5 en la clasificación de la competición regular. Pese a las derrotas, los primeros errores locales, y la ventaja 0-7 del Montakit Fuenlabrada, el aliento desde la grada ofreció tranquilidad a los hombres de Luis Casimiro, que contagiados de este espíritu tejieron un compromiso excelente para ganar con contundencia a los madrileños por decimocuarta vez en sus emparejamientos ACB en la Isla y acabar el choque con registros de récords a nivel particular (mayor anotación en la ACB y máxima ventaja).

Y empezaba todo muy torcido para los isleño. El Fuenlabrada parecía poner la directa mientras el Granca tropezaba una y otra vez con las pérdidas y errores de ataques casi suicidas de Bob McCalebb. El público entendió que no se trataba de incrementar el castigo y, consciente de que la mejor alternativa era desinflar el balón de las ansiedades, insufló cariño a los suyos. Cierto era, que los amarillos reaccionaron con más corazón que otra cosa, abusando de muchas individualidades, tirando del acierto de Báez y O'Neale, que a la contra, le rompe la cintura al propio Correcaminos si lo tuviera en frente. Pero era la manera de salir del 'fango'.

Todo iba a cambiar repentinamente. La confianza de verse por delante se reflejaba incluso en la actividad defensiva del Gran Canaria. Con más intensidad, no había balón cerca de la zona que no tuviera un contacto amarillo, aunque después el resultado se escapara por la línea de fondo. Todo empezaba sonreír a los de Casimiro. Los triples de Salin rescataron la alegría en el juego, y ahora, la grada ya no aplaudía para sacar a su equipo del pozo, sino para disfrutar con ellos de un camino de rosas.

Robar y correr. Esa era la consigna con la que los isleños llegaron a conseguir un parcial 23-2 en cinco minutos y medio para situarse con catorce puntos de ventaja en el electrónico (23-9), y acabar el cuarto de manera muy diferente a la que se había empezado y ganando por 16 (27-11), y mucho más allá, con esa dinámica, llegar a tener una renta de 29 puntos (48-19) muy cerca la parada técnica de mitad del partido.

Se jugaba desde entonces otro encuentro, que a veces no es fácil de desarrollar para el ganador. Mantener la tensión en el partido es fundamental, y el Granca, que en principio le costó hacerlo, lo logró cuando el Fuenlabrada intentaba el milagro con un parcial 0-7 (64-41). la respuesta fue contundente, y los madrileños pagaban los platos rotos de un mal inicio de competición, mientras el Gran Canaria se encaminaba a un partido histórico.

RÉCORDS

El resultado fue apoteósico y significa la máxima anotación amarilla en esta competición, superando los 109 puntos que ya el año pasado le endosó al Fuenlabrada en el Gran Canaria Arena (109-88), y mejorando los 37 de puntos de máxima diferencia que mantenía como mejor registro desde que en la campaña 2010-11 venciera al Granada por 102-65. Y a nivel general, suponía que los amarillos lograban la décimo mejor diferencia de la historia de la competición desde que es gestionada por la ACB.


Ficha del partido

111 Herbalife Gran Canaria (27+26+33+25): McCalebb (6), Salin (18), O'Neale (12), Báez (10), Hendrix (11) -equipo inicial-, Oliver (4), Planinic (9), Pasecniks (8), Paulí (4), Rabaseda (2), Kuric (13) y Aguilar (14).

60 Montakit Fuenlabrada (11+19+20+10): Hakanson (8), Cruz (10), Paunic (2), O'Leary (6), Diagné (9), -equipo inicial-, Popovic (7), Llorca (7), Sekulic, Cabezas, Wear (5), Smits (4) y González (2).

Árbitros: Carlos Peruga, Jorge Matínez Fernández y Jordi Aliaga.

Incidencias: Quinta jornada de la Liga Endesa. Pabellón Gran Canaria Arena.