Publicidad
Publicidad
  • Publicidad
  • Publicidad
  • Publicidad
  • Publicidad
  • Publicidad

El Iniesta de Olomouc

Víctor Pons, jugador de filiales de la UD Las Palmas, se une al Sigma de la República Checa para complementar su formación deportiva mientras culmina su carrera de Eduación Física

  • PROTAGONISTAS
  • 09/11/2016 - 09:31
Víctor Pons, el joven jugador de la UD Las Palmas, comienza su etapa en el Sigma Olomouc mientras termina su carrera de Educación Física

Manuel Borrego

Víctor Pons jr. ha dado un volantazo en su vida. Después de su etapa formativa en la cadena de filiales hasta jugar la pasada temporada en Tercera con el centenario Real Sporting de San José, el joven jugador grancanario cambió de destino. Por motivos de estudios está en la República Checa, con el desarrollo de la una beca para el tercer año de INEF en la Universidad de Palacky. Y allí se prepara en el filial de un club histórico en el fútbol continental, el Signa Olomouc, cuyo segundo equipo actúa en una categoría similar a la Segunda B española.

Víctor es un jugador muy estimado en filiales de la UD Las Palmas. Al igual que su padre, jefe de los servicios médicos de esta sección del club amarillo. Pero ahora también ha causado sensación entre sus nuevos compañeros checos. Por ser español, por su toque al balón tan cariñosamente canario ... se ha convertido allí en el Iniesta de Olomouc. Así le conocen sus nuevos socios futbolísticos mientras espera poder reanudar las competiciones cuando el duro invierno del Centro de Europa haga las maletas en 2017. Y, mientras, el transfer federativo también recorra el camino entre Madrid y Praga.

Víctor está en una experiencia personal que le marcará, sin duda, porque la suya es una huella que pocos jugadores canarios y con perfil de Unión Deportiva han transitado. "He optado por elegir la Universidad que estuviera más acorde con mi plan de estudios, con mejor nivel y con el idioma. La Universidad de Palacky en Olomouc reunía estas condiciones", explica a los lectores de Tinta Amarilla para dibujar su panorama. Aunque "otras de las circunstancias que he valorado en mi decisión fue el poder seguir practicando futbol, para mejorar mis capacidades, haciéndolo además en un país diferente y con otra visión del deporte, lo que espero me ayude a madurar".

En esa experiencia enriquecedora, en la que fusionará el fútbol técnico que ha conocido con el físico de los checos, le añadirá nuevas herramientas a sus características personales. "Fue una decisión fácil venir y el poder participar en mi preparación con el Sigma se realizó a través de la coordinación de la Facultad de EF. Me citaron un día, hice una prueba y les convencí".

Y, desde que le vieron tocar el balón. Pronto tuvieron claro cómo le conocerían en adelante. "En realidad es la anécdota desde mi primer entrenamiento", narra. "En el equipo nadie habla español, muy poco inglés y yo no hablo checo. Así que al presentarme el coordinador del club y al acabar la sesión, mis nuevos compañeros echaron por el camino fácil: empezaron a llamarme Iniesta, aunque supongo que por ser el único nombre español que conocen". O a saber qué.

Un fútbol de clima tropical

Ya todo entró en la normalidad después de esos primeros días. Relata Pons que "toda la experiencia hasta ahora es muy positiva. Existe una gran diferencia entre nuestro fútbol en general con el centro europeo. Yo vengo de un futbol técnico, pelotero, de clima tropical y con otra mentalidad a la que he visto aquí".

Es, pues, un proceso de aprendizaje el suyo al nuevo estilo. Y en este tiempo ha observado que "el club dispone de una ciudad deportiva anexa al estadio, con dos campos de césped natural donde entrenamos y jugamos. Y, además, otro campo de césped artificial donde entrenan y juegan juveniles y cadetes. El Sigma Olomouc es el cuarto en la clasificación histórica de la Liga Checa. La mayoría de sus jugadores han sido checos lo que significa que han cuidado y trabajado mucho su cantera".

"Existen diferencias entre ambas formas de ver el fútbol", reflexiona el joven Pons. "La forma de ver el deporte es muy diferente a Canarias. Nos tratan como profesionales, disponen de instalaciones perfectas para entrenar y competir, cuidan todo tipo de detalle para que te sientas cómodo; en definitiva miran por el deportista en todas sus facetas. Sabemos lo que significó el deporte para los países del Este".

Una definición valdanista del fútbol checo

Iniesta Pons observa como técnico, con un análisis que habría firmado el propio Jorge Valdano: "El fútbol checo es más tosco, de empuje, menos técnico que el nuestro. Le da valor a lo físico por lo que se hace complicado realizar acciones con mucha técnica. Este estilo me hace ser más fuerte y agresivo para complementar lo que ya tengo, trabajando menos la conservación del balón y más los centros y remates, jugando a un ritmo más alto e intenso. Y, además, tengo la oportunidad de acercarme más al fútbol profesional porque muchos de los entrenamientos se realizan conjuntamente con el primer equipo, lo que te da mayor competitividad".

Pons está a la espera del debut. Tiene aún tiempo para seguir aclimatándose, no sólo a lo futbolístico sino a la propia adversidad climática del frío continental. "Llegué a la Universidad ya entrada la temporada, pues se comienza muy temprano por el tradicional parón invernal. Y aunque llegué con la pretemporada hecha en el Regional C de la UD Las Palmas, adaptarme al equipo no ha sido fácil. Ellos llevaban media temporada de competición y he tenido que esforzarme el doble, en ocasiones entrenando en solitario, para coger su ritmo. Llevo cinco semanas de entrenamientos y ya se acaba la primera vuelta". A ello tiene que añadir "los problemas con el transfer federativo, que espero quede solucionado a la hora de comenzar la segunda vuelta y poder competir oficialmente".

Estudiar y jugar al fútbol; dos pasiones hermanos para el joven Pons. "Cuando termine la temporada valorare el futuro, sabiendo que la UD sigue siendo mi casa desde los ocho años de edad. En este momento solo pienso en crecer con esta nueva experiencia, trabajar y esforzarme para poder aprender todo lo posible y seguir avanzando como futbolista y persona".

Se llevó a Chequia sus recuerdos, la añoranza y también "mi camiseta amarilla y mi bufanda. A pesar de estar lejos soy un aficionado más y siempre que puedo conecto el ordenador y veo los partidos a través de internet. La primera semana con el Sigma fue justo después del partido de la UD ante el Real Madrid y en ese momento todos sabían de donde venía. Mis compañeros vieron también el gran juego que esta desplegando el primer equipo ante el Real Madrid. Me he propuesto captarles como seguidores de la UD Las Palmas".