Publicidad
Publicidad

Jerobe Chocolatito Santana

"Antes del combate me quedé dormido en una camilla"

El púgil grancanario confiesa que se le hicieron eternas las horas previas a la defensa del título mundial. Ahora prepara el asalto al Europeo, el 21 de enero en París

  • GENTE CON DUENDE
  • 06/12/2016 - 10:55
Jerobe Santana se abraza a Jaime El Gato, el amigo al que invitó a su subir al ring tras revalidar el título mundial de los ligeros (C. Torres)

M.B.

Prepararse para un campeonato mundial supuso un enorme sacrificio para Jerobe Santana. "Uff. Soy de mucho comer, porque también gasto mucha energía. Desde que acabó el combate el viernes no he parado. Si en la última semana consumía entre 1.800 a 2.000 kilocalorías diarias, ahora las 2.000 las supero en el desayuno", comenta con gracia a Tinta Amarilla. "Ya pasó todo, superamos los días peores y ahora toca lo siguiente".

Porque el grancanario Chocolatito abandonará la categoría junior pugilística como campeón mundial del peso ligero. "Hacerlo así es un orgullo, la verdad. Y además el haberlo hecho en el Gran Canaria Arena. Aquella noche estaba impresionante", relata.

Fue un día muy especial para todos los deportistas isleños que acudieron a la histórica velada donde el propio Santana ganaba al nicaragüense David Morales en su exitosa defensa mundialista de los pesos ligeros. "Hemos repasado el vídeo. Apenas duró dos minutos y treinta segundos. No lo esperaba; confieso ser el primer sorprendido. Pensé que tenía por delante los doce asaltos. Me había mentalizado para ello".

Las dos defensas del cinturón mundial las ha ejecutado Jerobe por la vía rápida. "Depende también del factor suerte. Aunque está acompañado por la preparación; nos la tomamos a conciencia, revisamos todos los detalles. Salió perfecto".

Jerobe habló con su rival Morales tras el combate. "Me dijo que la mano abajo no fue decisiva, sino la de arriba (huesos propios de la nariz). Lo entendimos. Le deseamos suerte. Regresaba este miércoles a Managua porque se graduaba en Ingeniería".

Lo que el público observó sobre el ring del Arena es sólo el final de unos preparativos muy intensos, durante bastantes semanas. Y también tuvieron un antes y un después. "Lo peor es que llegué a las 6.30 de la tarde a la instalación. Las horas se me hicieron muy largas. ¿Qué hice?. Mi combate era a las 12.00 de la noche. Me fui a dormir en una camilla, en los vestuarios, porque no aguantaba más la tensión. Soy así". Pudo ver (tumbado) cómo su compañero Ferino ganaba un duro enfrentamiento pero "me quedé dormido después. Cuando desperté ya estaba en marcha el penúltimo cruce de la noche".

Hasta las 3.30 por el control antidoping

Lo primero que hizo al comprobar que su rival nicaragüense no reaccionaba, abandonando en el primer asalto por KOT, fue buscar en las gradas a "mi novia Cristina", que antes de pasar las cuerdas del ring también liberó sus propias emociones. "Y pedí a un amigo, Jaime El Gato, que estuviera conmigo. El viejito es un gran personaje del boxeo. Vivió en Venezuela y cada vez que nos vemos está dos horas hablándonos en la peluquería de sus vivencias. Disfrutamos mucho con sus palabras. Fue emocionante verle y abrazarle all´".

Jerobe salió al escenario con una camiseta rosa de la UD Las Palmas, con el nombre de Aythami C. a su espalda, ganó a Morales y más tarde, un contratiempo: "No había forma de terminar el control antidopaje. Fue el colmo. Supongo que por la tensión y las emociones. Pero lo cierto es que terminamos a las tres y media de la madrugada. Salí cansadísimo ... y aún lo estoy".


El 21 de enero, en París

Cuando hablamos con Jerobe acaba de terminar la primera sesión de este martes. Porque la preparación de un boxeador profesional no acaba. Ahora tiene planes. "El sábado nos vamos a Miami, para acudir a una convención de boxeo". Y cuando regrese, le espera el siguiente reto. "El 21 de enero estaremos en París ante el francés Marvin Petit (18 de marzo de 1991), para la disputa del título de Europa del peso ligero, en categoría absoluta. Está vacante".

A él acudirá el grancanario Chocolatito con un 14-0 a su favor mientras el galo, un poco más experto, tiene un 18-1 en su palmarés. La nueva cuenta atrás comienza.

Fotos: C. Torres

  • Publicidad