Publicidad
Publicidad
  • Publicidad

Barranquera IV, un hombre de la lucha en el equipo de Juan R. Marcelino

  • NOTICIAS
  • 11/12/2016 - 09:55
José Trujillo Artiles, Barranquera IV (Fotos: Archivo personal)

José Trujillo Artiles, Barranquera IV, remite a Tinta Amarilla un comunicado para presentar su candidatura a la Federación Regional de lucha canaria en el equipo electoral encabezado por Juan Ramón Marcelino. Lo inicia con una hermosa frase sobre el vernáculo deporte de los canarios:

"La Lucha Canaria es la fuerza al servicio del ingenio del combatiente, la hidalguía del vencedor con el venció, la sutileza y la bravura, el combate duro sin sangre, y, tras el combate, la mano que se tiende generosa y caballeresca para levantar al caído de darle brazo de paz y fraternidad como remate final"

Explica su decisión porque "me veo en la necesidad de plasmar parte de mi pasado, sobre todo, el relacionado con la lucha canaria. Permítaseme, sin ánimo de apropiarme el término que, por descontado, es de todos, decir: mi lucha canaria. Mi lucha canaria mamada desde antes de nacer en una familia de humildes bregadores dentro y fuera de los terreros, de gente trabajadora, amante de lo nuestro".

Y continúa. "Así pues, aquí me presento ante ustedes y, de forma humilde y responsable debo decir:

He sido luchador desde... La verdad que no me acuerdo. En mi casa, en mi entorno familiar, nunca se habló de otro deporte que no fuese Lucha Canaria. Lo digo porque tuve que haberla mamado desde el vientre de mi madre ya que en ése momento y cuando estaba en la barriga de mi vieja mi hermano Manolo Barranquera I (mi padre y guía luchístico) ya hacia lucha canaria en aquel Unión Telde equipo del mítico José Rodríguez Franco (Faro de Maspalomas).

Entonces mi hermano Manolo apenas tenia dieciséis años. Yo aún no había nacido.

Como luchador

Fue Manolo, mi hermano, como no, el primero de mis maestros. Él me enseñó cómo acometer la cadera, la media cadera, la pardelera, la burra o el sacón de camisa y las contras y tantas otras mañas. En los cercados próximos a mi casa agarraba con los niños de mi barrio bajo la mirada sabia del primero de los Barranquera, más mis dos hermanos Paco, Barranquera II y Juan, Barranquera III. Entonces fue cuando conocí la magia del arte de luchar que hemos heredados de nuestros antepasados

Luego estuve en los terreros de lucha con la ropa de brega hasta los treinta seis años. Mis primeros pasos como luchador federado los doy a una edad muy temprana en mi querido Castro Morales y que fuera presidente D. Francisco Monzón (Kiko Monzón) el histórico club teldense. Después, siendo juvenil, me vinculo al Unión Las Nieves. Mi paso por el legendario Adargoma de Las Palmas de Gran Canaria fue breve y durante la etapa que eran dirigentes del equipo de San José (uno de los clubes más grande de Canarias) maestro Ventura, presidente, y como entrenador el mítico y entrañable Juanito Mujica, dos leyenda del Adargota y de la lucha canaria. Ahí es nada.

Un paso decisivo en mi vida deportiva y personal lo di cuando fiché por Club de Luchas Puerto Cruz, del norte de Tenerife. Estuve en el cuadro portuense cinco maravillosos años. Allí conocí, en el desaparecido terrero de lucha del parque de San Francisco, a la que sería mi mujer, compañera, cómplice y madre de mis hijos.

Con 23 años regreso a Gran Canaria para fichar en el Unión Las Nieves y el Unión Sardina. Después, por motivos laborales, estoy un período de tres años apartado de los terreros: como policía nacional fui destinado a la Peninsular y, como es óbice, no pude hacer lucha pero sí judo y lucha sambo junto al mítico, malogrado, entrañable, atlético y polifacético luchador Chago Morales.

Los derroteros de mi vida me llevan de nuevo a la romana Nivaria. Ya era policía nacional pero no dejaba de picarme el gusanillo de la lucha y ficho por el Granadera de Icod de los Vinos del norte de Tenerife. Allí gocé del cariño de todos los aficionados icodenses y gocé, de manera especial, de las habilidades del gran estilista "El Palilla".

El Victoria de Acentejo reclamó mis servicios. Fue en el histórico club verdiblanco donde recupero la forma y preparación como luchador. Realizo unas temporadas que recuerdo con especial cariño en el club acentejero. Recuerdo la primera temporada junto a Pepe "el Verga" y otra con el gran Melquiades Rodríguez "Blanco". Y qué decir de los Ledesmas: Chebo, Lolo y Felipe). Y de Pedro Gutiérrez "La Viejita", Kilo Gutiérrez... y de todos.

Llegué a compaginar la lucha canaria con otras modalidades de luchas como el judo, sambo o greco romana. En sambo participé en varios campeonatos de ámbito estatal y, también, internacional, en los campeonatos de lucha sambo en Persia (actual Irán) donde también participó Juan Barbuzano entre otros, quedando el gran luchador herreño subcampeón del mundo.

De nuevo los derroteros laborales me llevan a mi isla (Gran Canaria) donde ficho por el Unión Balos (media temporada). Presidía al club santaluceño José Santana "Sene". La temporada siguiente paso a defender la elástica blanquinegra del Castro Morales. Me ilusionó el proyecto liderado por el que fuere presidente del club teldense José Juan Sanabria Estupiñán "Pijuan". Con él estuvo uno de los más grande directivos que yo haya conocido jamás: Juan Carlos Suárez Monzón.

En el Castro Morales (mi equipo del alma) permanecí hasta mi retirada definitiva de los terreros como luchador.

Me tocó vivir, de primera mano, y como representante de los luchadores de Gran Canaria (de los que fui elegido) la confección del reglamento unificado de lucha canaria que vino a disolver tantas disputas y falta de entendimientos entre la forma de lucha en cada una de nuestras Islas.

En el campo deportivo alcancé la categoría de de puntal B, logro que me ha llenado de sano orgullo por lo que supone para todo luchador ser calificado de puntal.

Como mandador y seleccionador

El gusanillo de la lucha canaria me lleva a estar lo más cerca de los terreros. Por esta razón, una vez abandonada la ropa de brega, paso a mi etapa como mandador. Me estrené como máximo responsable en el banquillo del Club de Luchas Acaymo de Telde y que presidia Don Ángel Pérez, un polifacético de la Lucha Canaria. Allí estuve dos temporadas. Posteriormente cruzo el barranco del Draguillo para sentarme en la banda del Club de Lucha Canaria Maninidra de Ingenio, siendo presidente D. Francisco Afonso y como vicepresidente Don Pedro Lozano (uno de mis equipos entrañables por tantos motivos). En el cuadro azul-áurico hago mis primeros pinitos fuera de mi localidad (Telde). En el cuadro cochinero permanezco por un periodo de año y medio. Después, regreso a la ciudad de los faycanes y al club de mis amores: Castro Morales el cual presidia Don Juan León otro polifacético y soñador en el mundo de la lucha.

Una vez finalizada mi etapa como mandador inicio de la mano de Juan Sánchez Martín, presidente de la Federación Insular de lucha de Gran Canaria, mis primeros pasos como seleccionador por la isla de Gran Canaria. Una vez finalizada la legislatura de Juan Sánchez, toma las riendas de la Federación Antonio Mayor Rodríguez que, inicialmente, cuenta conmigo para continuar como seleccionador. Pero discrepancias con el mandatario en cuanto a los cometidos del seleccionador me llevó a abandonar la disciplina federativa.

Como parte de la Comisión de seguimiento para la Lucha Canaria en el Exterior

Participo en una Comisión para la Lucha Canaria en el exterior en representación de la Federación de Lucha Canaria siendo José Miguel Martín presidente. Fue creada para el desarrollo de la lucha canaria en Cuba y Venezuela bajo el auspicio de la Dirección General de Deportes del Gobierno de Canarias.

En aquellos momentos había un auge de la Lucha Canaria en Cuba como consecuencia del trabajo altruista que desarrollaba en la Cuba Manolo (Barranquera I). Dedicación que le costó a mi hermano Manolo dinero de su bolsillo. Yo, desde Canarias, trato de ayudarlo en lo que puedo: primero, consiguiendo equipajes de lucha que donaban los distintos equipos para distribuirlos entre los clubes que Manolo Trujillo creaba en la Perla del Caribe. También colaboraron en este cometido entidades privadas. El material llegaba a su destino, con mucho esfuerzo, por todas las vías posibles.

Tengo que decir que me siento muy satisfecho y orgulloso de haber participado en esta loable labor en bien de la lucha canaria. Muchos cubanos, y descendientes de canarios, conocieron y practicaron la lucha canaria gracias a Manolo Trujillo. En el haber de mi hermano hay que decir que el gobierno cubano declaró a nuestra lucha como lucha oficial. Nada más y nada menos que el reconocimiento como deporte en Cuba, logro que se consiguió a trabes del IDEX, máxima autoría en materia deportiva en Cuba (por hacer una comparativa, en España es el Consejo Superior de Deportes). Así las cosas, hoy día en Cuba la Lucha Canaria está reconocida como actividad deportiva.

Mis periplos en las Federaciones

Estuve unos años retirado de los entresijos de la lucha pero pasado algunos años me invitan a estar en una candidatura a la Federación de Lucha Canaria que encabezaba Lolo Díaz, y que perdimos frente a la de Eduardo Hernández de La Palma. Justamente cuatro años después a esa derrota a la Regional tomo la iniciativa de presentarme a la Insular de Gran Canaria acompañado de un gran elenco de personas ganando las elecciones. Presidí la Federación de Gran Canaria durante el periodo 2004-2008. Como presidente insular se consiguió que la lucha canaria en Gran Canaria tuviese una sede digna a coste cero además motivé e impulsé la instalación de marcadores electrónicos en los terreros de lucha. Impulsé la divulgación de la lucha canaria en los medios audiovisuales apoyando, entre otros, los espacios televisivos emitidos en Canal Las Arenas de Las Palmas de Gran Canaria titulados "Nuestra Luchada" y la creación de la página web oficial donde se da cumplida información de la actualidad de la lucha canaria en la isla de los guanartemes. La recuperación de los delegados federativos en los terreros en los momentos de luchadas y la inyección económica a los clubes, a través de las subvenciones logradas de las distintas entidades oficiales y de empresas privadas, son algunos de los logros alcanzados en aquellos cuatro años.

Colaborador en distintos medios de comunicación

He colaborado con distintos medios de comunicación como Televisión Española con José Manuel Pitti y, posteriormente, con José Alberto Hernández. En la actualidad colaboro como comentarista en Este Canal Televisión (ubicada en el suroeste de Gran Canaria) en el programa "La Brega" que dirige Paco Castro.
También he participado en distintas tertulias de radio tanto en Gran Canaria como en Tenerife.

De momento es todo, esperando en glosar aún más mi currículo hasta que la naturaleza me de fuerzas para continuar con mi deporte de favorito ¡la lucha canaria!.