Publicidad
  • Publicidad

Hazaña de Ismael Déniz y reválida del Sardina

El destacado moyense realiza la maniobra perfecta para eliminar a Gomerito y dejar en Vecindario el preciado título de la Liga Insular

  • TOQUE POR DENTRO
  • 22/12/2016 - 12:21
El momento cumbre de la gran final de 2016: Ismael Déniz llega a la arena después del brazo de Gomerito, que parecía vencedor (C. Torres)

La gran final de la Liga de lucha canaria en 2016, correspondiente a la Primera categoría de Gran Canaria, tendrá en su memoria a Ismael Déniz como su protagonista estelar. El Unión Sardina logró revalidar el título de campeón en luchada organizada en Vecindario, en propio feudo, ante un poderoso Gáldar que había sido la sensación de la fase regular. El equipo cebollero, con el tridente formado por Gomerito, Alejandro Afonso (puntales C) y Rayco Santiago (destacado) se había apoderado de un torneo al que le faltaba un rival en final única para coronarlo.


Pero el conjunto santaluceño cerró el título con una victoria 12-10 el 11 de marzo de 2016, en una jornada llena de emociones y momentos de gran belleza. El abarrotado terrero de Vecindario se quedó pequeño, porque grande fue el espectáculo ofrecido allí por los 24 luchadores participantes.

Ismael se apoderó de la llave del triunfo al quitar de brega, con dos explosivas acciones, al líder del equipo cebollero: Samuel Rodríguez Gomerito, que aquella noche confirmó la maldición personal en las finales. Su hermano Alvaro hizo el resto, haciendo valer su condición de puntal A.


En la segunda agarrada, Ismael parecía caído después de que su rival le hiciera rotar 360 grados y con un solo apoyo. Pero el menor de la saga de Moya se impulsó en el último instante, mantuvo su cuerpo en el aire el tiempo justo para que Gomerito llegara antes a la arena.


La explosión de alegría del Unión Sardina, que revalidaba el título en el primer año de liderato de Alvaro Déniz, estaba en camino.

Fotos: C. Torres