Publicidad
Publicidad

64-90

Frágiles en defensa y sin rumbo

El Gran Canaria ofrece su peor cara y sufre la cuarta derrota de la temporada como locales en la Liga Endesa, ante un Andorra inapelable

  • CBGC CRóNICAS
  • 21/01/2017 - 19:10

Juan Pedro Borrego

Cuatro partidos después de su última derrota como local en la Liga Endesa, el Gran Canaria volvió a morder el polvo en el Gran Canaria Arena ejerciendo de anfitrión en esta competición. Ante el Andorra, un conjunto que sólo había conseguido una victoria lejos de su feudo y con las ideas más claras que los amarillos, el equipo de Luis Casimiro dejó escapar la cuarta de su cancha en la temporada doméstica, dejando sensaciones de equipo cansado y sin las ideas frescas en su mejor cualidad, el ataque. Con ello, se cede un puesto en la clasificación ante los andorranos, que en caso de empate final a victorias estarían por delante de los amarillos.

Se vio un Gran Canaria peleón desde el salto inicial, que no daba un balón por perdido. El cuadro canario atosigaba a la canasta del Andorra, mientras dejaba a los del Principado con sólo dos canastas en juego en los primeros compases (12-5). Pero nada de esto tenía que ver con lo que sucedía en el resto del partido.

Los visitantes eran capaces de recomponer bien las defensas y obligaban a romper su muralla con constantes penetraciones. McCalebb en eso es un maestro y se colocaba muy pronto con seis puntos en su casillero personal, seguido de un Paulí que en esas acciones también muestra una de sus mejores cualidades. Las facultades amarillas, sin embargo, iban perdiendo fuerza a lo largo del cuarto. El Morabanc asfixiaba a los locales y lúcidos en ataque, se mantenían a la estela en el marcador hasta conseguir dar el primer zarpazo.

Necesitaban despertar nuevas sensaciones los de Casimiro, y el triple de Kuric parecía servir para ello, estableciendo un nuevo intento de despegue. Pero no fue más que una ilusión que muy pronto desharía el conjunto de Joan Peñarroya. Los andorranos empataron el choque a 27, y empezaba entonces una batalla de perímetro contra pintura. Con poco tino para encestar desde cerca de canasta, el Gran Canaria sobrevivía de sus lanzamientos exteriores y de un elevado número de recuperaciones que, no obstante, no siempre tenían un final fructífero.

En eso, el Andorra tomaba la delantera (33-35) al tiempo que los amarillos caían en una depresión de juego notable que les llevó a un 33-39 que sólo pudo romper Salin con su especialidad, el triple, para que la derrota en el parcial no fuera demasiado abrumadora (13-22).

El Gran Canaria intentó cambiar la dinámica tras la vuelta de los vestuarios, pero su juego ofensivo no es convincente en estos momentos. Los jugadores son los primeros que parecen no encontrarse a gusto mirando la canasta rival, y aunque en defensa su trabajo sigue siendo serio, con ello no les es suficiente como para evitar las ventajas rivales. Así, el Andorra sacaba tajada de una situación imprevista en uno de los mejores ataques de la liga; para volver a tomar rentas voluminosas en el marcador (45-62) en un tercer cuarto humillante para los isleños (9-23).


El castigo visitante se ampliaba hasta los 22 puntos (50-72). Ya sólo un milagro podría haber salvado la situación, y éste no sólo no llegó, sino que se volvió en contra de los isleños, que acabaron con un correctivo inesperado.

Ficha del partido:

64 Herbalife Gran Canaria (20+16+9+19): McCalebb (10), Salin (6), Paulí (4), Báez (4), Pasecniks (4) -equipo inicial-, Hendrix (7), Oliver (7), Planinic (8), O'Neale (2), Rabaseda (3), Kuric (6) y Aguilar (5).

90 Morabanc Andorra (17+22+23+28): Albicy (2), David Navarro (11), Antetokounmpo (16), Walker (5), Shermadini (17) -cinco inicial- Schreiner (6), Burjanadze (6), Stevic (12), Jelinek (15) y Colom.

Incidencias: Partido de la 18ª jornada de la Liga Endesa. Pabellón Gran Canaria Arena.

Árbitros: Carlos Peruga, Jorge Martínez Fernández y Víctor Mas

Galería: C. Torres

Galería de fotos