Publicidad
Publicidad

El recuerdo de un torneo

40 años de una gran victoria sobre Inglaterra

La selección de Las Palmas logró el título de la Copa del Atlántico con los goles de los hermanos Julio y Mario Suárez, con un Estadio Insular que vibró en el partido

  • NOTICIAS
  • 06/02/2017 - 11:06
Los hermanos Julio y Mario Suárez, autores de los goles de la victoria sobre Inglaterra en 1977 (N. Rodríguez)

José Hernández

Esta semana se jugará una edición más (la número cuarenta y tres) del torneo juvenil Copa del Atlántico, un evento que organiza la Federación de Fútbol de Las Palmas a raíz del siempre recordado éxito de los "diablillos amarillos" de la década de los sesenta y que tanta repercusión tuvo no solo para el historial de las promesas canarias, sino para la propia Unión Deportiva Las Palmas que con aquella generación llegó a ocupar los puestos más altos en la Primera División.

Aprovechando la ocasión nos viene a la memoria una edición del torneo, la décimo segunda en el año 1977, cuando la selección de Las Palmas, dirigida por el tandem formado por Juan Trujillo y Ruiz Caballero, se proclamó campeón tras vencer en el último partido a Inglaterra por dos goles ­a uno. Fue un 12 de octubre de hace cuatro décadas, con un Estadio Insular que rozaba el lleno. Ese día los amarillos doblegaron a la selección británica que, al año siguiente, volvieron a participar y se tomaron la revancha. Pero aquella mañana primero Julio Suárez y luego su hermano Mario hicieron vibrar a los miles de aficionados que se congregaron en el recinto de Ciudad Jardín.

Formó el once canario con Manolo López, el "gato de Arucas" bajo los palos y que además cuajó una gran actuación. En defensa Sarmiento, Gerardo, Salvador y Tato. Por delante los lanzaroteños Emeterio y Juan Pedro, mientras que el ataque lo conformaban Velázquez por la derecha, Ayala por la izquierda, quedando Darío con libertad de movimientos y en punta un deslumbrante Julio Suárez. Mario sustituyó a Emeterio y Sergio Marrero a Pedro.

El arbitraje corrió a cargo de un joven José Merino González que comenzaba a destacar como lo que posteriormente se consolidó como uno de los mejores colegiados canarios de la historia.

El cartel de esta edición del torneo lo completaban las selecciones de Hungría y Uruguay, a los que el combinado de Las Palmas derrotó, por lo que en el decisivo partido ante Inglaterra, hasta el empate les hubiese valido para proclamarse campeones, pero la zaga de los Suárez, con Julio como ariete que acabaría fichando años más tarde en el Real Madrid, y el tristemente fallecido Mario, hicieron las delicias de la afición que volvió a vivir una jornada de alegrías que nuestros juveniles.

Chus Pereda, el que fuera muchos años seleccionador nacional de los juveniles, asistió por primera vez aquel año al torneo, y salió tan encantado del mismo que prometió volver a sucesivos torneos, como efectivamente sucedió.

El torneo se consolidó merced al patrocinio del Cabildo de Gran Canaria, en aquel momento presidido por Lorenzo Olarte, y las intensas gestiones de la Federación de Fútbol de Las Palmas que regentaba Manuel Aguiar Marquez, teniendo como su principal hombre de confianza a Pedro Suárez, su secretario general durante muchos años, y que tan magnifica labor realizó en el ente federativo.

Las imágenes del Eco de Canarias, con el gol de Mario Suárez y la recogida de la Copa en el Estadio Insular