Publicidad
Publicidad

La espina que tiene clavada Paco Herrera

  • VISTO EN LA RED
  • 20/02/2017 - 13:53
Paco Herrera, con Valerón, en uno de los encuentros dirigidos a la UD Las Palmas (C. Torres)

B.P.

Paco Herrera, el entrenador que llevó a la UD Las Palmas a la Primera División, ha realizado unas declaraciones al Norte de Castilla, diario de Valladolid, en las que expresó que su deuda personal es no haber avanzado como entrenador en Primera División. Esa alusión directa está relacionada con su etapa en el club grancanario, al ser sustituido la pasada temporada por Quique Setién: "Tengo las ganas de quitarme esa espina", expresó. "En la vida, todo son retos y este es el que me planteo ahora. Me gustaría que el Real Valladolid fuese el equipo en el que logre consolidarme como técnico en Primera. Estoy convencido de que tenemos cosas buenas para que se dé. Las negativas están relacionadas con la experiencia y detalles entrenables que no estoy limpiando al cien por cien".

Además, indicó que él no había cambiado su línea de trabajo pero que sí ocurrió en los clubes, en relación a la política de producción de jugadores de cantera. "Yo no cambié, lo hicieron ellos", indicaba el técnico". Había que defender la cantera y yo les di eso. En Las Palmas llegamos a jugar con once canarios. En Vigo, lo normal era jugar con nueve vigueses. Los clubes cambiaron en Primera, pero yo seguí comprometido con la cantera. Eso me costó el puesto. Es una espina que sí me gustaría quitarme aquí. El Real Valladolid no tiene las mismas estructuras de cantera que Las Palmas o Celta. Aquí hay posibilidad de ir subiendo jugadores de uno en uno. Nunca me ha dado miedo hacerlo. Hay chicos importantes en el filial: Higinio, Mayoral, Calero, Anuar, Renzo, Rai... Este último me gusta mucho, aunque no puede jugar con nosotros por edad".

Herrera está ahora con una propuesta del Real Valladolid para renovar contrato. No ha contestado y prefiere esperar. "Puede venir un equipo de Primera a buscarme y no haber conseguido el objetivo aquí, pero yo he dado mi palabra de que no voy a fallar. Lo que estoy valorando es que se pueda torcer algo, que a veces se tuerce, y que haya un arrepentimiento por su parte, una atadura que no yo no quiero para el club. Pero, en realidad, ya me he atado con mi manera de pensar. Ahora tengo la seguridad de lo que quiero hacer", concluyó.