Publicidad

Casimiro pide ambiente de gala, con 6.000 entradas ya vendidas

Este viernes el Gran Canaria se juega el segundo encuentro de la serie de cuartos de final frente a los hebreos del Hapoel Jerusalén

  • CBGC NOTICIAS
  • 02/03/2017 - 16:00
Pablo Aguilar, en un gesto durante un reciente partido en el Arena (C. Torres)

B. Pérez

El ambiente de las grandes citas. Eso espera el Gran Canaria este viernes, cuando a las 20.30 horas reciba al Hapoel Jerusalén en el segundo asalto del play off de la Eurocup. Seis mil aficionados y creciendo. La llamada del club para convertir el Gran Canaria Arena en un infierno amarillo estaba siendo atendida por los seguidores, dispuestos a hacerse escuchar para empatar la serie frente a los hebreos. El pase en cuartos de final está complicado, pero no decidido.

Los jugadores y técnico del Gran Canaria están motivados para saldar el segundo encuentro. "No quiero poner excusas", dijo Luis Casimiro al valorar la dureza del viaje del equipo a Israel y la vuelta. "El departamento de comunicación os puede contar el viaje de ida y vuelta. Si digo que puede afectar, no quiero que parezca excusas. Ustedes son profesionales para valorar datos objetivos. Yo tengo que valorar lo que tengo en el campo, en las posibilidades de sacar el máximo cuando estamos en el partido".

Para el entrenador "hay que mejorar en global la defensa y en concreto la de bloqueo directo. También el rebote defensivo, a partir de ahí no cometer el error que hicimos en Israel de tras buenos tiros no bajar a defender por la intención de ir al rebote. Si evitamos esas canastas, tenemos muchas posibilidades de ganar". Pidió ser "inteligentes, evitar canastas que son evitables".

Recupera a Hollins, después de haber sido padre. "Y vamos a ver la evolución de Pasecniks. Es un jugadores fundamental para nuestra estrategia, sobre todo defensiva. Rabaseda va a mejor, está ahora sin ritmo. Pero le necesitamos".

Sobre el equipo israelí mencionó que "sabíamos que ellos son un equipo atlético, que juegan con ocho o nueve jugadores. Con tres arbitraje de Euroliga y un ritmo de juego de Euroliga. Tenemos que adaptarnos a esto. No nos adaptamos a ese nivel de arbitraje que permite contactos y más choques en los bloqueos. Es un problema que tuvimos: no adaptarnos al arbitraje que permite contactos. Debemos saber competir con eso".

Pero la clave será que el Gran Canaria Arena ofrezca su propia voz para animar al equipo. "Sería muy bueno que hubiera esa atmósfera para esa motivación extra que recibe el jugador desde la grada. Somos conscientes que nuestro juego debe encender la mecha, pero un ambiente como en los momentos importantes, ayuda muchísimo porque el jugador la percibe y aumenta su rendimiento".