Publicidad

El Granca no completa la cacería

El equipo amarillo se despide de la Eurocup contra un rival incómodo, que rompió el partido con una salida explosiva de 33 puntos. La remontada local fue constante pero no culminada

  • CBGC CRóNICAS
  • 03/03/2017 - 21:26
Stoudimare trata de de zafarse del marcaje de Planinic, en el partido de este viernes en el Gran Canaria Arena (C. Torres)

B. Pérez

El Gran Canaria no pudo completar su cacería sobre el Hapoel Jerusalén, que escapó este viernes hasta las semifinales de la Eurocup al sellar su segundo triunfo de la eliminatoria (79-85). El partido fue frenético, decorado con múltiples imprecisiones de los amarillos y un desquiciante arbitraje, que puso en estado de nervios a los numerosos aficionados que se acercaron para presenciar el choque.

El equipo de Luis Casimiro vivió de constantes arreones, repitiendo errores ya vistos en el primer episodio del cruce eliminatorio. Tuvo sus momentos, incluso en el último cuarto cuando se puso a dos puntos (70-72), a falta de seis minutos, pero cada aproximación insular tenía como respuesta una etapa de aciertos israelíes.

Con este marcador el Gran Canaria se despide de Europa tras un partido denso y frustrante, donde no logró encontrarse a sí mismo tanto en la ida como especialmente en la vuelta. Todo resultó insuficiente.

33 puntos en contra en el primer parcial

La puesta en escena del Hapoel en el Arena fue explosiva. No dejó nada en el vestuario. Salió con un arsenal anotador tremendo. En el primer cuarto fue capaz de llevar 33 puntos a su casillero, con un exquisito tiro exterior: 6 triples de 10 intentos (3 de Dyson y el resto de Haperin, Kinsey y Jerrells). Esa producción de súper canastas le dio un plus ante el Gran Canaria, que se sentía incómodo y no encontraba su sitio en el partido.

La máxima renta hebrea fue de 17 puntos (16-33) en una etapa muy inestable del equipo local que repetía parámetros del segundo tiempo en Jerusalén. Además de los tiros lejanos, el Gran canaria sufría con sus propias pérdidas, las penetraciones de los hábiles jugadores visitantes y el descontrol del rebote bajo el tablero.

El partido así tenía ya muy mala pinta, con una preocupación añadida cuando Salin se desplomó en la cancha alarmando a técnicosg y cuerpo médico del Gran Canaria. Sólo fue un susto. El finés volvió minutos después, tras consultas en el vestuario, y su muñeca fue la que empezó a dar vida a la esperanza canaria.

Había dado el inicio de una cacería que el Gran Canaria dejaba incompleta. La energía con la que Hollins entró en pista fue un revulsivo durante algunos minutos. El ágil pivot terminó algunas jugadas con mates e, incluso, intimidó en la zona propia. Kuric le ayudó con dos aciertos en el tiro exterior para ir recortando hasta 3 puntos la desventaja (38-41, a falta de 3.46 para el descanso). Pero el Gran Canaria no pudo continuar con su persecución porque se lo impidió un rival experimentado. Hapoel movió el balón entonces buscando canastas sencillas para terminar el primer periodo con +9 de renta y la sensación de que podría terminar a su favor la eliminatoria.El panorama no cambió en el tercer cuarto. En ese sector, al Gran Canaria le costó todavía anotar pero pudo hacer una maniobra de proximidad (52-56) hasta la llegada de una técnica a Hollins. Tras ella, el Hapoel volvió a zafarse (52-61) abriendo brecha que llegó a ser de 14 puntos.

Hasta uno debajo en el marcador

Pero quedaba todavía mucho partido porque la última ofensiva, con mayor agresividad en el juego, la iba a ofrecer de nuevo el equipo de Casimiro. Tras una jugada de McCaleb el Gran Canaria firmó sus cinco mejores minutos de la noche, para dejar el marcador en una expresión mínima (70-72) y el pabellón de pie, esperando la hazaña.

Quedaban seis minutos pero de nuevo Stoudemire y su tropa supieron embarrar el partido para ralentizarlo, atascarlo, embarullarlo y terminarlo casi a duras penas. Tras un arreón tras otro, el partido entró con un 79-80, antes de que Peterson se pusiera en la línea de tiros libres para convertirlos a falta en el último minuto de partido (79-82). A 7 segundos el Gran Canaria perdió la posesión sin llegar al tiro ahogando la clasificación continental así, en la orilla.

La jauría canaria no pudo certificar lo que buscaba porque enfrente tuvo un rival (acompañado de un arbitraje inestable) que, en el cómputo general de los dos partidos, tuvo más personalidad para conquistarlos.

Alineaciones:

79 Gran Canaria: Oliver (16), Kuric (8), Planinic (4), Báez (1), O'Neale (8), inicial, McCaleb (14), Hollins (7), Salin (17), Pasecniks (2), Paulí (0), Rabaseda (0) y Aguilar (2)

85 Hapoel Jerusalén: Dyson (16), Kinsey (9), Jerrells (23), Peterson (7), Stoudimare (15), inicial, Ron (-), Eliyahu (0), Haperin (9), Jones (4), Rosefelt (-) y Randle (2)

Árbitros: Jovcic (Serbia), Wykilcky (Chequia) y Herceg (Croacia)

Parciales cada diez minutos: 19-33, 41-50, descanso, 59-70 y 79-85, final.

5639 espectadores en el Gran Canaria Arena. El Hapoel se clasifica con un parcial 2-0.