Publicidad

El Gran Canaria brilla en la fiesta sevillana

El equipo de Luis Casimiro sigue ganando posiciones para encarar con mejores perspectivas el play off final

  • CBGC CRóNICAS
  • 12/03/2017 - 14:37
Pablo Aguilar entra a canasta con rotundidad hacia el aro sevillano (ACB Photos)

(Texto: CB Gran Canaria.net)

Con la eliminación europea totalmente superada, el Herbalife Gran Canaria se plantaba en San Pablo en un partido muy especial para el conjunto local. El hoy Real Betis Energía Plus cumplía 1.000 partidos en la élite y homenajeaba a diferentes figuras de su historia en los prolegómenos de un choque en el que vestiría una indumentaria en honor al Caja San Fernando, nombre bajo el cual la entidad sevillana disfrutó de sus mejores éxitos.

Era una visita trampa. Uno de los peores pabellones para el equipo amarillo (un balance de 3-20 en contra en sus desplazamientos a Sevilla) contra un equipo en horas bajas necesitado de un triunfo y con la motivación de vivir un día especial. Darko Planinic salió de inicio e impuso su ley bajo los tableros. El croata anotó la primera canasta y fue clave en el parcial 7-14 (minuto 6) con el que arrancó el conjunto claretiano. Anotó seis puntos, y Kuric y O'Neale se sumaron a la fiesta acertando desde más allá de 6,75. Los de Casimiro llevaban el ritmo del partido y no concedían ni un ápice de facilidad a los de Tabak.

Pasecniks culminaba una buena jugada con un gran mate para poner nueve de diferencia, una ventaja que llegó a los dobles dígitos (11-21) con un triple de Aguilar. La entrada a pista del recién llegado DeAndre Kane, y la del capitán Bostjan Nachbar, revitalizó al equipo local, que logró un parcial de 8-1 en los últimos instantes del cuarto para mantener el marcador igualado (19-22).

Las estadísticas mostraban a dos equipos bastante parejos en casi todos los aspectos del juego, pero las sensaciones no podían ser más diferentes. Y el Herbalife Gran Canaria mantuvo su línea de juego. Salin abrió fuego con un triple desde la esquina y puso los cimientos de un parcial 0-8 en apenas minuto y medio que obligó a Tabak a pedir tiempo muerto. Surtió efecto y logró detener la sangría de pérdidas que permitía al Granca sumar en contraataque.

Pero fue un placebo, algo momentáneo, irreal. Pronto los claretianos volvieron a disfrutar de situaciones ventajosas de tiro. Royce O'Neale, desatado en toda la primera parte, anotó un triple y Kuric le siguió con una acción de 2+1. Un tiro lejano de Hendrix suponía poner 21 de diferencia en el electrónico tras un parcial de 2-13 (26-47, minuto 19). El conjunto sevillano, de manera similar a como hubiera ocurrido en el primer cuarto, logró recortar distancias antes del último bocinazo del acto (32-49).

No estaba muerto. El Real Betis Energía Plus recobró la vida en el tercer cuarto. Lo hizo poco a poco, jugada a jugada y desperdiciando alguna que otra concesión amarilla. Pero lo hizo. Y le dio vida, al mismo tiempo, a un partido que parecía finiquitado. La afición de San Pablo, antes crítica con los suyos, empezó a calentar el ambiente y animar a los suyos. En tres minutos de cuarto, el Granca había anotado un solo punto por mediación de un tiro libre de Planinic.

Báez y Oliver evitaban durante varios minutos que la renta bajase de los dobles dígitos, pero Trent Lockett, con un triple, forzaba el tiempo muerto claretiano (47-56, minuto 26) tras ver cómo un colchón que llegó a ser de 21 puntos se quedaba en tan solo 9. La reacción de los pupilos de Casimiro fue encomiable. Aguilar erró un triple que daba chance a los locales a seguir bajando la desventaja, pero McCalebb robó el balón para anotar con facilidad. Aguilar no falló dos veces seguidas desde 6,75, y Sasu Salin se unió a la fiesta para clavar el último tiro del cuarto. Un parcial de 2-10 para abortar la remontada hispalense (49-66).

Se esforzaba el equipo local en intentar dar una alegría a su afición en un día de especial significado, pero cada uno parecía hacer la guerra por su cuenta sin demasiado acierto. Ocho puntos consecutivos de DeAndre Kane, con dos triples, ponía la diferencia en once puntos (59-71, minuto 33) para dar algo de esperanza a los suyos. San Pablo seguía conectado, pero más que por su equipo, por las decisiones arbitrales, que estimaban desacertadas.

No sirvió de mucho el apretar al trío colegial, que no tuvo impacto alguno en el devenir del choque y en su desenlace. Kyle Kuric, máximo anotador amarillo con 14 puntos, aprovechó los momentos finales del encuentro para aumentar su casillero personal y el de su equipo. El Herbalife Gran Canaria acabó venciendo por un cómodo 70-89 en una actuación coral de mérito, llena de solvencia y eficacia.

Supone el triunfo en tierras sevillanas el quinto consecutivo en una racha que el Granca intentará aumentar en casa, el próximo domingo, ante ICL Manresa.

Alineaciones:

70 - Real Betis Energía Plus (19+13+17+21): Radicevic (8), Lockett (18), Stojanovski (5), Milosevic (-), Mahalbasic (13) -cinco inicial-, Kane (14), Alfonso Sánchez (-), Nachbar (10), Cate (-), Marc García (2) y Marelja (-).

89 - Herbalife Gran Canaria (22+27+17+23): Oliver (9), Kuric (14), O'Neale (12), Báez (4), Planinic (10) -cinco inicial-, Hendrix (4), McCalebb (8), Salin (7), Pasecniks (6), Paulí (1), Rabaseda (8) y Aguilar (6).

Árbitros: García González, Sánchez Montserrat y Rial. Sin eliminados.

Encuentro de la vigésima cuarta jornada de la Liga Endesa, disputado en el Palacio de Deportes de San Pablo ante 4.500 espectadores. Antes del comienzo, el club sevillano celebró su partido número mil en la ACB con varias actividades y un homenaje a protagonistas históricos como el técnico José Alberto Pesquera y exjugadores como Chus Llano, Chinche Lafuente, Benito Doblado o Raúl Pérez.