Publicidad
Publicidad

Una cuestión de orgullo y de dinero

  • CRóNICAS
  • 16/03/2017 - 19:20
Posibles alineaciones del partido Las Palmas-Villarreal, de este viernes

Manuel Borrego

El tiempo ha venido a demostrar que la ilusión por pelear una plaza de Europa apenas duró unos días en las alforjas de la UD Las Palmas. El esfuerzo de su consejo de administración, potenciando en ataque la plantilla para la recta final del campeonato, caerá en saco roto salvo sorpresa hoy fuera de pronóstico.

Lo que queda hasta el final es una magnífica plantilla, sin duda de las mejores que ha tenido el club en las tres últimas décadas, que afronta las hojas finales del calendario con obligaciones morales por cumplir. La primera de ellas, el cerrar el círculo de una permanencia bien encauzada por los méritos contraídos por el equipo de Quique Setién y por las inacabables desdichas de los residentes del fondo de la clasificación. La falta de salud de aquéllos propicia un estado de bienestar del resto de equipos que no tienen opciones a otro horizonte que no sea la permanencia.

Y es también un asunto de dinero, porque los profesionales de la UD Las Palmas se ven en la obligación de mantener posiciones elevadas en la clasificación o escalar en ella. Hizo bien recientemente el presidente del club, Miguel Ángel Ramírez, el recordar que hay incentivos económicos por la ubicación final de los equipos. Las Palmas no puede renunciar a ello y debe olvidar mensajes que sean conformistas.

El equipo amarillo, por la necesidad de congratular a una hinchada fiel que no le abandona, no puede estar jamás en tierra de nadie. Ese mensaje es ridículo y suena a excusa, a conformismo con frágiles cimientos. Y además conlleva un riesgo de enredar un ambiente de complicidad que se mantiene en el graderío a pesar de los desengaños en forma de resultados.

Claro está que el Villarreal no es uno de los rivales más incómodos para cruzarse en el camino. El conjunto dirigido por Escribá está protegido en aguas seguras, presenta la mejor defensa de la categoría y unos número que atemorizan cuando actúa como visitante.

La recuperación de Roque Mesa y de Livaja, el primero como teórico titular y el segundo como incógnita en el banquillo, son las dos notas relevantes de una UD Las Palmas que puede iniciar una reacción si logra la victoria sobre tan cotizado adversario.

El resto del bloque invita a pensar que Lemos recuperará su sitio natural en la defensa y que Tana o Halilovic disputarán el puesto titular en una de las bandas.

Cuestión de orgullo, de dinero y también una vendetta con un equipo que en la primera vuelta se valió de ciertas artimañas -complicidad arbitral incluida- para voltear el partido que merecieron ganar los amarillos. Pero siempre queda una segunda oportunidad para comprobar si las cargas de profundidad alcanzan al submarino.

 

  • Publicidad