Publicidad

La intrahistoria

Tensión, nervios y asuntos internos

  • ENTRE BASTIDORES
  • 18/03/2017 - 11:24
Setién, cabizbajo, abandona el Estadio de Gran Canaria tras ganar 1-0 al Villarreal (C. Torres)

Manuel Borrego

Los rostros de la plantilla de la UD Las Palmas, en amplia mayoría, no dibujaban en la noche del viernes la ilusión o la alegría de una victoria tan importante como la obtenida frente al sexto de la Liga. No podían ocultar la procesión interna que desde hace semanas recorre al equipo, a sus jugadores. Entre ellos, sin embargo, la camaradería preside el ambiente, como ha ocurrido en las últimas temporadas. Pero algunas cosas cambiaron en la relación con el cuerpo técnico especialmente después de la victoria en Copa sobre el Atlético de Madrid y las iniciativas públicas emprendidas por el entrenador. Ese día es clave en el devenir de los acontecimientos actuales.

Setién ha desvelado en sus ruedas de prensa varios asuntos internos, que bien podrían pasar serenos con soluciones internas, como ocurre en el resto de los equipos del Planeta Fútbol. Javi Castellano, Jonathan Viera, Aythami Artiles, ... caso aparte Araujo. "Siempre hago las cosas con perspectiva, pensando en lo que ocurrirá dentro de cuatro movimientos" explicaba el técnico cántabro. Actuó convencido de ello.

En la UD Las Palmas ya preocupaba la incontinencia verbal de su entrenador. Cruzaban los dedos en cada una de sus ruedas de prensa porque siempre había mensajes susceptibles de réplicas: Sus consejos para que determinados futbolistas hicieran hueco antes del mercado invernal, la ambigua utilización de jugadores del filial en momentos de ‘castigo' a los profesionales o, especialmente, el show mediático sobre sus años de contrato y las negociaciones convertidas en partida de tenis. Los jugadores han respetado en silencio, aunque en algunos casos no podían ocultar en privado un galopante malestar. Es intachable la profesionalidad exquisita mostrada en el campo, con una entrega inequívoca que está reflejada en los 35 puntos actuales que luce la UD Las Palmas en la clasificación.

Pero la partida parecía irse de las manos. Lo ocurrido durante el encuentro y después de la victoria mínima sobre el Villarreal ha llevado la preocupación al seno de la UD Las Palmas con un descontrol ambiental, como había adelantado en su edición de este sábado el diario AS, que da muestras del peligro que corre el colectivo.

Reacciones explosivas

El enojo de un sector importante de los jugadores parece ya incontenible. Hubo declaraciones tras el partido muy ilustrativas, pero también reacciones explosivas. Livaja y Lemos fueron los principales protagonistas, según hemos podido confirmar.

La tensión llevó a situaciones límites con el croata, que golpeó con una patada el banquillo y reprochó en privado alguna promesa incumplida con él asociada a su participación en el equipo. Y el uruguayo, que ya venía enojado desde el campo de juego, rompió con un puñetazo una pared o panel de pladur del vestuario. Algún futbolista más optó por arrancar con prontitud y volver a casa, prácticamente con el sudor de la batalla. Sin pasar por la ducha.

"Algún jugador se ha puesto nervioso porque no ha salido al campo" reflejaba en tono light el propio Setién a la Cadena Ser, a nivel nacional. Lo hacía en una segunda intervención, tras la colectiva de la sala de prensa.

El entrenador desoyó en este tiempo previo al choque contra el Villarreal consejos del club en relación a divulgar asuntos internos. "No voy a cambiar a mi edad", argumentaba a sus mentores. En el caso de Aythami Artiles, cuando le envió al rincón de pensar después del 3-3 en el Bernabéu, pidió que fuera la UD Las Palmas la que hiciera nota pública del hecho antes de optar por el anuncio de una exclusión que aún perdura en las convocatorias.

Lo cierto es que entre estos hechos mostraban que la temperatura interna del vestuario de la UD Las Palmas ha ido subiendo cada día. Sin embargo, insistimos, se ha de salvaguardar el compromiso y la profesionalidad de los jugadores y del cuerpo técnico en sus funciones.

Setién confirmaba en rueda de prensa este sábado que no va a continuar en la entidad. Responde así al club que le entregó la contraoferta de renovación por escrito después del 5-2 al Osasuna. La dirección deportiva de la UD Las Palmas era previsora, en caso de un 'no'. Convencidos de que un nuevo destino aguarda al técnico cántabro, la operación entrada ya estaba en marcha también desde hace semanas. En el perfil del futuro entrenador se han añadido también nuevos datos.

La partida entró en una fase nueva. Setién y la entidad se han dado la mano y se despiden por anticipado, porque las decisiones actuales son posiblemente los aciertos del curso venidero. Ahora toca mover ficha al club que mantiene en nómina a sus actores comprometidos con el proyecto. Y ese es un buen principio para el cambio de ciclo.

  • Publicidad