Publicidad

La UD no aceptó el derecho a veto que Setién proponía para renovar

Miguel Angel Ramírez explica que el entrenador "no contestó a nuestra contraoferta. Se limitó a terminar las negociaciones"

  • ENTRE BASTIDORES
  • 18/03/2017 - 22:55
Setién y Miguel Ángel Ramírez, en el palco del Gran Canaria (C. Torres)

B.P.

"El míster (Setién) no respondió a la oferta que le habíamos realizado. Simplemente me dijo hoy que no terminaba las negociaciones para renovar con la UD Las Palmas" aclaraba en la noche del sábado el presidente del club, Miguel Ángel Ramírez, en intervención radiofónica en Onda Cero, Cadena Cope y Cadena Ser.

El presidente amplió detalles sobre el posible por qué de la marcha del entrenador. Una de las claves que el club considera en la determinación del entrenador cántabro estaba asociada a la invasión de competencias en el club. "Setién quería el veto en cualquier decisión deportiva. Pero nosotros estamos perfectamente organizados como club. De esa manera llegamos a la Primera División", confirmó Ramírez, descartando asimismo que "no toma su decisión porque haya un mal vestuario o porque los jugadores no le respeten", precisó. La UD Las Palmas no aceptó ese punto en las negociaciones por lo que el presidente le considera una de las razones esgrimidas en su marcha del proyecto.

Profundizó en los episodios del día, después de que por la mañana Setién le anunciara su renuncia a firmar la renovación de cinco temporadas propuesta por el club. "Pero le he dicho a Setién que si no quería terminar la temporada lo entenderíamos. Sin embargo él me ha contestado que no tenía problemas en seguir hasta junio". Porque "me dijo que lo tenía claro, que su decisión era meditada. Leí el comunicado antes de que lo hiciera público. Me pareció perfecto (...) El vestuario está tranquilo", añadió.

La noticia se la comunicaron a los jugadores en el vestuario, antes del entrenamiento matinal en el Estadio de Gran Canaria. "Desmiento que el vestuario del equipo tenga mala imagen. La mayoría de los jugadores son de la casa y conocen perfectamente el proyecto de nuestro club".

El presidente insistió en que la UD Las Palmas se ha esforzado en convencer al entrenador y que es el propio Setién el que declina la invitación del club. "He hecho todo lo que podía hacer para que Setién se quedase en nuestro banquillo; quizá para Setién no hice todo lo suficiente".

A partir de ese momento ratificó que, las teóricas diferencias en los supuestos contractuales, estaban en que "el míster quería tener más peso en la confección de la plantilla, en las altas y baja. Pero nuestra manera de hacer las cosas no es así".

A partir de ahora, el club se toma un periodo de análisis para encontrar al relevo del entrenador. "Hoy no ha parado de sonar el teléfono de llamadas de representantes. Igual que en mi caso, en la dirección deportiva".

Porque "Quique nos deja el listón muy alto. Pero nos deja una decisión que meditar. El equipo no puede ser menos de lo que es hoy" (...) "Estamos muy orgullosos de haberle elegido y que él lograra los objetivos por los que fue contratado".

Lemos y el enfado

También confirmó que en el caso de Lemos tuvo una discusión en vestuarios con el segundo entrenador, que "le reprochaba la tarjeta amarilla que le impedirá jugar el próximo partido". Aunque "esto no quiere decir otra cosa que estuviera enfadado consigo mismo". Y que "hubo jugadores que se fueron a casa sin ducharse. Estaban enfadados por la forma de ganar".

Hizo una curiosa comparación. "El equipo estaba más feliz el día que perdió con el Sevilla que en esta oportunidad con victoria sobre el Villarreal".

Sobre el posible sustituto en el banquillo de la UD Las Palmas dijo el presidente que "quizá está entrenando ahora a otro equipo".

  • Publicidad