Publicidad
Publicidad

El Gran Canaria ya huele a 'play off'

Los amarillos ganan con autoridad al colista Manresa y se distancian un paso más de la novena posición de la clasificación tras la derrota de Bilbao

  • CBGC CRóNICAS
  • 19/03/2017 - 12:46
McCalebb entra a canasta ante la oposición de Xavy Rey. (ACB-Photo/M. Henríquez)

Juan Pedro Borrego

Después del descanso fue coser y cantar la victoria del Gran Canaria ante el colista Manresa. La profundidad de banquillo isleña y un gran Pablo Aguilar guiaron al cuadro de Luis Casimiro a su décimo sexta victoria doméstica del curso, que le proporciona un aroma inconfundible a equipo de 'play off'. Sólo un desastres en ocho partidos por disputar diluirían ese olor.

El partido se inició de ida y vuelta con ligera ventaja del Gran Canaria ante un Manresa fresco de ideas en su quinteto principal. En la rueda de cambios, los manresanos encontraron en Aguilar a una nueva pesadilla. El ala-pívot robó, contragolpeó, forzó la falta antideportiva y luego de anotar un tiro libre endosó el segundo triple amarillo del encuentro (20-11) a 3:25 para el final del primer cuarto, que sellaría él mismo con un triple casi sobre la bocina (29-20).

Iba a ser su partido, con los cuatro minutos mejor aprovechados del choque hasta el momento. Ni Trapani ni Auda podían frenar al granadino, que con su tiro exterior abría espacios tanto en la cancha como en el marcador (34-22). Su descanso, y la desviada puntería local en el tiro exterior la aprovechó el Manresa para seguir a la estela isleña en el marcador con un Pere Tomás inspirado en todas las posiciones (40-35).

Al Gran Canaria le estaba faltando una marcha más en el partido. Sobre todo en defensa. El Manresa no es un equipo para confiarse pese a ser el colista de la Liga Endesa. en situaciones igual de adversas había visitado la isla, donde de los últimos cinco enfrentamientos disputados había logrado cuatro victorias. La amenaza era clara. Con 46-43 en el marcador, Báez salvó una situación crítica con dos canastas 'inextremis' en las posesiones y dio a los amarillos una posición de alivio al descanso (41-43), pero sin llegar a impedir que la victoria parcial del cuarto fuera para los catalanes (22-23).

Tras el paso por vestuarios, los amarillos decidieron elevar el listón. Con más acierto en el perímetro, en especial de Báez y O'Neale, y más revoluciones en retaguardia, la carrera por la victoria se convertía en paseo militar cuando con el regreso de Aguilar a la cancha se superaban los veinte puntos de ventaja (70-47) por primera vez, en la serie de cinco triples consecutivos de los amarillos.

Y ahí quedó todo. El Manresa, pese a dejarse la piel en la cancha para intentar un milagro, debió resignarse a su suerte con más de trece minutos aún por disputarse. Mientras, los locales, administrando aquella gran renta de 23 puntos, ponían un escalón más de diferencia con el noveno clasificado de la competición, el Retabet Bilbao, que caía en casa con el Murcia. Cinco victorias de renta y nueve jornadas pendientes de firmar (una de descanso para el Granca) se presentan como un camino llano para los amarillos.

Ficha del partido

95 Herbalife Gran Canaria (29+22+21+23): McCalebb (18), Salin (8), O'Neale (21), Báez (10), Planinic -equipo inicial-, Hendrix (4), Oliver (4), Pasecniks (4), Paulí, Rabaseda (2), Kuric (3) y Aguilar (21).

76 ICL Manresa (20+23+14+19): Machado (10), Suggs (12), Tomás (11), Auda (7), Rey (8) -equipo inicial-, Cvetkovic, Aranitovic, Cakarun (9), Trapani (2), Belemense (9) y Costa (8).

Árbitros: Benjamín Jiménez, García Ortiz y Sánchez Mohedas.

Incidencias: 25ª jornada de la Liga Endesa. Pabellón Gran Canaria Arena.

 

Noticias relacionadas