Publicidad
Publicidad
  • Publicidad

La teoría del caos en 20 minutos

La UD ha encajado 18 goles en esa primera fracción de sus partidos, dos de ellos sin que el reloj hubiese atravesado el primer minuto de juego ante la Real Sociedad y Espanyol

  • ENTRE BASTIDORES
  • 15/04/2017 - 16:55
Willian José celebra el gol más rápido encajado por la UD. Apenas llevaban 50 segundos de juego en Anoeta (La Liga)

M.B.

42 goles encajados en los desplazamientos no es fruto de un hecho casual o puntual. Es la consecuencia de un conjunto de acontecimientos, muchos de ellos reiterados. No existe preocupación global por el futuro del equipo, porque los de abajo están empeñados en ocupar las plazas de la Segunda División y el colchón de puntos de esta temporada permite que una goleada tan seria como la de San Mamés no cambie el humor de los aficionados allí presentes, dispuestos a una fiesta con los bilbaínos. Pero el rendimiento forastero de la Unión Deportiva, sin corrección jornada a jornada, deja mucho que desear y es una faceta a tener en cuenta de cara a la próxima temporada con una nueva gestión en el banquillo.

Pero hay datos llamativos en este comportamiento que no pasamos por alto. 18 goles de los 57 totales que acabaron en la portería del equipo de Quique Setién se produjeron en los primeros 20 minutos de partidos. Y algunos de estos encuentros, como los recientes ante el Celta o Athletic Club quedaron absolutamente sentenciados en ese periodo.

De ello se han quejado abiertamente algunos jugadores, especialmente Jonathan Viera. Y este mismo viernes, tras el 5-1 frente al Athletic, Dani y Michel Macedo solicitaron un cambio de conducta para que cortar esta auténtica sangría defensiva.

De esos 18 goles encajados, tres se produjeron en jugadas de corners, dos en libres directos y otros dos de penalties. Y entre ellos, dos tantos que lograron la Real Sociedad y el Espanyol sin que la manecilla del reloj hubiese superado el primer minuto de partido.

Mientras los rivales evolucionan, Las Palmas ha ido en sentido contrario porque especialmente fuera de casa ha pagado con concesiones en su portería una salida incompleta en algunos escenarios. Hay que considerar que en los primeros minutos es cuando más intensamente están en la presión los rivales, como demostraron los más recientes visitados. A partir de la media hora la cosa cambia, pero cuando el partido está cuesta arriba todo es más difícil.

Las Palmas ha demostrado ser un excelente equipo cuando tiene el balón. El elogio está asumido. Quizá por ello se hace duro un reproche al confirmarse tal debilidad defensiva o empecinamiento en no corregir errores.

  • Publicidad