Publicidad
Publicidad

El final de 2016-17

Un título y 4 registros de leyenda

Luce un promedio: 84,69 puntos por partido, el mejor ataque del equipo en una fase regular

  • CBGC NOTICIAS
  • 30/05/2017 - 08:18
Los jugadores del Gran Canaria celebran la conquista del título de la Supercopa, en Vitoria (C. Torres)

Juan Pedro Borrego

La octava legislatura en el banquillo del Gran Canaria en la ACB culmina su primera temporada con síntomas de continuidad. Con Luis Casimiro, el sexto entrenador titular de los amarillos, al frente de la nave, el Herbalife no mejora la clasificación final, pero sigue dejando nuevas muescas en los historiales grancanarios en la máxima competición. Cuatro nuevos records, encabezados por el primer título oficial, el de la Supercopa, jalonan un curso que pudo ser mejor, pero que podría tener una calificación muy satisfactoria.

Por cuarta vez en su historia, el Gran Canaria acabó 7º en la fase regular, y se quedó a un centímetro de poder realizar la gesta de 2013 en la que mejoró esa posición en el play off acabando cuarto. Esta es la novena mejor clasificación amarilla en 26 temporadas jugadas en la máxima categoría desde que en 1985 lograra su primer ascenso.

Sin la necesidad de contar con un hombre notablemente destacado en el aspecto anotador a lo largo de toda la competición liguera, donde se centra lo más importante de la temporada, el Gran Canaria consiguió en esta campaña el mejor 'average' ofensivo del equipo en la fase regular, 84,69 puntos por partido, también el mejor en los play offs, 74,7 puntos de media, y por consiguiente su registro más destacado en el global de la competición liguera, 83,83.

En lo que se refiere al apartado defensivo, es el noveno de los 26 equipos amarillos que han disputado la ACB que menos puntos encajó de media a lo largo de la temporada, 76,03. Ahí pudo estar la clave de su mejora con respecto a su aciago inicio de emporada, los amarillos, que empezaron la liga encajando un promedio de 90,5 puntos por partido, bajaron su cuota a 74,1, logrando así rachas de triunfos importantes, y evitando perder más de dos partidos seguidos en el resto de la competición regular. Sólo en dos ocasiones se vieron dos derrotas consecutivas, mientras llegó a ostentar el récord de triunfos seguidos en la temporada con su racha de ocho.

Este curso también podrá ser recordado por la brutal reacción del Gran Canaria tras un comienzo aciago en el que sumó cuatro derrotas consecutivas en las primeras jornadas. A la quinta, casi como queriendo cumplir con el dicho de que en esa cifra nunca hay nada malo, el Gran Canaria logró ante el Fuenlabrada su récord histórico de anotación, 111 puntos, y también el de mayor diferencia de puntos, 51 (111-60). Una de las claves, el número de canastas de dos puntos, 34, que también quedó como récord de la temporada de todos los 17 participantes, y también el tope de valoración por equipos de la liga, con 158 puntos de valor.

Clasificaciones de equipo

A nivel de equipo, al término de las 34 jornadas de liga y con 32 partidos disputados por el número impar de los participantes, el Gran Canaria terminó en los siguientes puestos de las clasificaciones por equipo:

  • 2º mejor ataque
  • 4ª mejor defensa
  • 4º en mates
  • 2º en Valoración
  • 2ª en % de dos puntos
  • 2º en Rebotes ofensivos
  • 3º en Rebotes totales
  • 1º en Recuperaciones
  • 4º en Tapones
  • 4º en hacer menos faltas personales
  • 3º que menos balones perdió
  • 4º en Faltas Recibidas

Clasificaciones individuales

Pasecniks fue una de las figuras notables de un equipo que no tuvo a ningún otro de sus jugadores entre los cinco mejores de la temporada en ninguna de las estadísticas. El joven pívot letón fue el jugador que más canastas de dos puntos logró en un partido (11, en la 30ª jda.); y acabó 8º en mates, 5º en % dos ptos. y 8º en tapones.

Igualmente, no hubo ningún jugador de la plantilla amarilla que acaparara casi por completo el protagonismo estadístico en el juego propuesto por Casimiro. Sólo uno de ellos, Pablo Aguilar, y en tan solo una ocasión, llegó a firmar dobles figuras a lo largo de la temporada. El ala-pívot español firmó 11 puntos y 11 rebotes en la 26ª jornada, en el Pabellón Príncipe Felipe de Zaragoza.

En un equipo que alardeó de ataque en la competición, el máximo anotador amarillo fue Kyle Kuric, acabando el 15º de la competición regular, lo que habla del reparto de canastas que se estableció en el grupo. El escolta estadounidense, que tuvo en su mano la posibilidad de meter en semifinales al Gran Canaria con un triple casi sobre la bocina final en el tercer partido con el Baskonia, acabó el séptimo de la fase 'todos contra todos' en lanzamientos anotados desde más allá de los 6,75 metros.

Llega ahora el tiempo de hacer balances en el foro interno del club. Los responsables técnicos tienen mucho trabajo para renovar jugadores o fichar nuevas estrellas que coloquen al Gran Canaria otro paso más adelante en sus registros históricos.