Publicidad
Publicidad

Viaje al cielo con la guerrera de UD

Luca Lazzano, aficionado milanés de Las Palmas, pidió a los padres su despedida con la camiseta del equipo grancanario. Tenía 17 años, actuó en los filiales del Inter y era un apasionado de la isla

  • GENTE CON DUENDE
  • 27/08/2017 - 11:07
La familia del malogrado Luca Betancor en el estadio de Gran Canaria, para el homenaje al joven simpatizante de la UD Las Palmas (C. Torres)

Manuel Borrego

En un rinconcito del Estadio de Gran Canaria hubo lágrimas este sábado; se producía casi en silencio el emocionado recuerdo para un aficionado ausente y que desde el pasado 18 de abril está en el palco del cielo empujando al equipillo. En ese lado de Tribuna, por invitación de la UD Las Palmas, se apiñaba la familia de Luca Lazzano Betancor, un enamorado de su islita de padre italiano (Danilo Lazzano) y madre grancanaria (Gladia Betancor).

La voz de Luca esta vez no se escuchó opinando y animando a los de su equipo. Hace cuatro meses falleció en Milán, tras dura lucha contra un enemigo de la humanidad como es el cáncer. Tenía entonces 17 años y dejó atrás una estela cargada de recuerdos, de optimismo y de canariedad enlazada con su Milán. Venía a Gran Canaria cada año por Navidad a ver a los suyos, a los de casa y a su Unión Deportiva. Y en 2017 se fue tan pronto con una última petición a sus padres: vestido con la camiseta de la UD Las Palmas. Así fue su viaje al cielo y así reposa en Italia.

Los padres de Luca, su hermana Sara, primos, tíos, tíos abuelos y el amigo Julio ... 16 personas de la familia Lazzano Betancor se unieron en las gradas del recinto. Portaban una pancarta discreta, pero ilustrativa: "Siempre con la UD Las Palmas". Las emociones brotaban, más aún cuando se produjo el minuto de silencio en memoria de todos las personas que nos abandonaron la pasada temporada. Todo sucedía como en un guión escrito para el joven milanés.

Luca era amarillo a 3.400 kilómetros de distancia. Jovial, alegre y deportista. Su primo Beneharo Betancor recuerda que "también fue futbolista. Llegó a actuar en los filiales del Inter, como centrocampista". Era neroazurro, pero sin duda su corazón era más amarillo.

Todo sucedió muy rápido a raíz de 2016 en la vida del joven Luca. A través de una Fundación de lucha contra el Cáncer, pudo viajar a San Francisco con su padre y el amigo Julio. Allí hizo realidad otro de sus anhelos: conocer a los Golden State Warriors y enfundarse la camiseta de Stephen Curry. Y no dudó en hacer portada de su cuenta personal en facebook la foto del interior del Oracle Arena de Oakland ... con sus graderíos bañados, cómo no, en amarillo.

Ese era su mundo, su color y seguirá siendo eternamente su destino.

Luca, en Milán, junto a Rodrigo Palacio (LLB)

Galería de fotos

La familia del malogrado Luca Betancor en el estadio de Gran Canaria, para el homenaje al joven simpatizante de la UD Las Palmas (C. Torres)
  • Publicidad