Publicidad
Publicidad
  • Publicidad

Tres nadadores canarios, afectados por los terremotos de México

Alejandro Rojas, Judith Rolo y Michelle Alonso ven cómo se suspende el Mundial de Paralímpico que debía celebrarse en el país centroamericano

  • NATACIóN
  • 20/09/2017 - 14:14
Ale Rojas y su entrenador Paco Galván, preparando el Mundial.

Juan Pedro Borrego

Alejandro Rojas, Judith Rolo y Michelle Alonso miran desconsolados a México. El Comité Paralímpico Internacional (IPC) ha decidido posponer los mundiales de Natación y Halterofilia que iban a celebrarse en Ciudad de México en el próximo mes a causa de los terremotos que se viven en el país centroamericano.
Según el comunicado del Comité Paralímpico Español, "La delegación española que iba a participar en el Mundial de Natación estaba compuesta por 24 deportistas y 12 miembros del staff técnico y tenían previsto su viaje para el próximo lunes 25, expedición que ha quedado anulada".

El CPE añade que "el temblor de 7,1 grados ha dejado centenares de fallecidos y ha causado importantes daños en edificios e infraestructuras en la capital mexicana y sus alrededores. Aunque las dos sedes que iban a acoger los Mundiales -la Piscina Olímpica Francisco Márquez y el Gimnasio Olímpico Juan de la Barrera- aparentemente sólo han sufrido daños menores, aún será preciso realizar una evaluación estructural más profunda. Sí se han visto gravemente afectados, en cambio, algunos de los hoteles que iban a acoger a las delegaciones participantes y otras infraestructuras necesarias".

Los deportistas canarios afectados llevaban más de un mes concentrados en el Centro de Alto Rendimiento en Madrid para preparar con ilusión esta importante cita. Sin embargo, su preparación sufre un grave contratiempo. El IPC comienza desde ahora la repatriación de los deportistas y técnicos que ya se encontraban en México y una vez comprobado el estado de las instalaciones, propondrá una nueva fecha para la celebración del Mundial.

Pero la tragedia humana es lo que importa en estos momentos. Las autoridades mexicanas se vuelcan en evaluar los daños y rehacer las graves heridas sociales que deja este nuevo desastre humanitario.