Publicidad
Publicidad
  • Publicidad

"Hoy no toca jugar"

El partido del Nou Camp peligró y acabó celebrándose a puerta cerrada

  • NOTICIAS
  • 01/10/2017 - 12:33
Portadas online de Sport y El Mundo Deportivo, cuando creyeron que el partido del Nou Camp estaba suspendido

B.P.

Varios medios nacionales creyeron que el encuentro FC Barcelona-UD Las Palmas acabaría suspendiéndose este domingo 1 de octubre. Por momentos, el intento unilateral del club azulgrana parecía que acabaría imponiéndose. Pero finalmente no fue así. La Liga Profesional, unida a la Real Federación Española de Fútbol y también con el visto bueno de las fuerzas de seguridad, mantuvo intacta su decisión inicial para que el encuentro se jugara. Y finalmente, a 25 minutos del inicio, el FC Barcelona confirmaba que no habría seguidores en las gradas.

Antes del choque, incluso, la Grada de Animación del FCB emitió un comunicado anunciando invasión de campo. "Pedimos al Barcelona que suspenda el partido. En caso de no hacerlo, lo haremos nosotros. Hoy no toca jugar", decía en su argumentación.

Ese motivo pudo haber provocado un cambio de decisión con respecto al encuentro. La posibilidad de que el partido se disputara a puerta cerrada crecía, con miles de personas que se encontraban colapsadas por los aficionados.

La UD Las Palmas y el FC Barcelona habían ofrecido sus alineaciones titulares en medio de una gran confusión informativa, sin confirmación alguna de decisión que no fuera en dirección a la celebración del encuentro.

El comunicado a 25 minutos del inicio

A falta de 25 minutos, el FC Barcelona acabaría emitiendo un comunicado en el que confirmaba la celebración del choque sin testigos en las gradas. Decía:

"El FC Barcelona condena las acciones llevadas a cabo hoy en muchas localidades de toda Cataluña para impedir el ejercicio del derecho democrático y la libre expresión de sus ciudadanos.

Ante la excepcionalidad de estos hechos, la junta directiva ha decidido que el partido del primer equipo de fútbol de hoy contra el Las Palmas se jugará a puerta cerrada, tras la negativa de la Liga de Fútbol Profesional a decretar su aplazamiento"

"Lamentamos muchísimo lo que está pasando en Cataluña, por la falta de libertad de expresión (...) Queríamos aplazar el partido. Pero hemos decidido hacerlo sin público, muy preocupados por la situación", expresó el presidente del Barcelona, Bartomeu.

"No hubo manera con la Liga. Podríamos haber perdido seis puntos. Hablamos con jugadores y técnicos. Y hemos decidido hacerlo a puerta cerrada para demostrar a todo el mundo nuestra protesta", añadió. "No es un tema de seguridad. Lo hemos hecho de forma excepcional. No por seguridad que estaba garantizada", dijo antes de comenzar el encuentro.

  • Publicidad