Publicidad
Publicidad

95-99 ante el Zaragoza

El Granca gana a un rival de 7 vidas

  • CBGC CRóNICAS
  • 04/10/2017 - 19:53
Aguilar, Seeley y McKissis se felicitan en el partido disputado este miércoles en Zaragoza (Fotos: E. Casas / ACB Media)

B. Pérez

El Gran Canaria logró este miércoles una laboriosa segunda victoria de la Liga ACB (95-99). Para ello tuvo que acabar con las siete vidas de su rival, el Zaragoza, en el Pabellón Príncipe Felipe. El encuentro fue dominado de principio a fin por los amarillos, pero una y otra vez su oponente, alentado por los seguidores maños, se levantaban para poner distancias cortas.

El Zaragoza llegó a igualar a 93-93, tras un triple de Bellas en el tramo final, pero fue insuficiente porque al final el Gran Canaria tuvo aplomo en la zona para resolver jugadas espesas. Dos tiros libres finales de Albert Oliver sentenciaron la noche y acabaron con la agonía.

Los hombres de Casimiro, con distintos momentos para cada uno, fueron minando la moral de su rival. Mekel, McKissis, Eriksson, Aguilar, Balvin (con sus tres tapones), ... el Gran Canaria tuvo que ponerse el mono de trabajo para acabar sentenciando el marcador tras 40 minutos de intensa batalla.

Toma y daca

La primera parte resultó extraña, con un reparto de protagonismo. Primero le tocó el turno al Gran Canaria, que ajustó bien su defensa para impedir que el temido tiro exterior del Zaragoza funcionara. Los de Luis Casimiro tomaron la iniciativa para abrir una brecha interesante fruto de lo colectivo.

Esos primeros diez minutos acabaron con una gran canasta exterior del sueco Eriksson, desde fuera de cualquier distancia defensiva, colocando la máxima renta en el tanteador hasta ese momento (16-29).

Parecía que todo funcionaba a la perfección ... Sin embargo, tras nuevos instantes de toma y daca, despertó el Zaragoza. Coincidió con un fuerte golpe en el cuello de Albert Oliver, que debió retirarse para ser atentido cuando el marcador era controlado por los visitantes (19-33) con holgura.

Blums salvavidas local

Dos triples de Blums despertaron a los maños, en una fase de atasco ofensivo de los amarillos. El marcador fue paso a paso apretándose. Zaragoza crecía y el Gran Canaria dudaba. E, incluso, llegó a quedar en la mínima expresión 41-42 con balón para el equipo local.

Sin embargo la última canasta del primer tiempo fue visitante (41-44) dejando no obstante el partido abierto. Entonces los aciertos exteriores eran similares (4/12 y 5/10 respectivamente) aunque el rebote tenía color amarillo (12 y 19 respectivamente también), como luz de esperanza para el creer en la victoria en el segundo periodo.

El partido iba haciendo la goma. De nuevo el Gran Canaria se estiró. Aprovechó la precisión en los tiros de su base israelí Mekel (14 puntos en ese momento) para meter un parcial 0-5 y más tarde, con nuevas canastas de Eriksson hacer saltar las alarmas en el banquillo local en apenas cuatro minutos del segundo periodo (45-56).

El último sprint

El partido, cambió de mano otra vez. Un parcial 9-0 del Zaragoza devolvió la emoción que iba a presidir el resto de la noche (54-56).

El Gran Canaria tuvo entonces la virtud de aguantar con oficio cada una de las embestidas de su imprevisible oponente. Casimiro estiró su banquillo, refrescó piezas y mantuvo nuevas distancias para coronar la tercera cima del encuentro de nuevo por delante en el marcador y con sensaciones de victoria (66-72). El Zaragoza vivía de los 20 puntos de Blums, que era su más ofensivo jugador y que mantenía la esperanza con un empate incluso 72-72.

Entre las entradas de McKissis, un triple de Seeley y varias acciones de Balvin, el Gran Canaria volvió a alejarse hasta 11 puntos con el 80-91. Pero una última reacción del Zaragoza colocó a tres puntos de nuevo 88-91 la desventaja.

La segunda y última igualada fue a 93 puntos, pero entonces el Gran Canaria sentenció haciendo valor una gran fortaleza en el rebote ofensivo y nervios controlados en los tiros libres últimos de Albert Oliver.

Alineaciones:

Zaragoza: Bellas (18), Michalak (1), Neal (16), Dragovic (2), Varnado (9) -equipo inicial- Barreiro (5), Blums (26), Sergi García (6), Triguero (-), Mazalin (-), De Jong (9) y Alex Suárez (3)

Gran Canaria: Mekel (15), Seeley (11), McKissis (13), Aguilar (11), Pasecniks (8) -quinteto inicial- Oliver (13), Eriksson (10), Balvin (8), Báez (10), Paulí (-), Rabaseda (-) y Fischer (-)

Parciales: 16-29, 41-44, descanso, 66-72 y 95-99, final.

Arbitros: Benjamín Jiménez, Jacobo Rail y Rubén Sánchez Mohedas. Eliminado Dragovic (m. 40).