Publicidad
Publicidad

100-82 recital amarillo en el Arena

El Gran Canaria tritura al Baskonia

La anotación estelar de Eriksson y la fuerza mental de los de Luis Casimiro doblegan a un duro rival para sumar la tercera victoria y tantear el liderato de la ACB

  • CBGC CRóNICAS
  • 07/10/2017 - 18:08
El rostro eufórico de Oliver y la desesperación de los jugadores del Baskonia (C. Torres)

Juan Pedro Borrego

Victoria y recital del Gran Canaria ante un duro Baskonia. Los amarillos siguen invictos en la competición doméstica y llega por primera vez en el curso a los tres dígitos en el marcador (100-82). Marcus Eriksson en la parte medular del choque y la fortaleza mental del Herbalife para soportar la presión extraordinaria de los vascos fueron claves para ganar y convencer por parte de los amarillos.

El Gran Canaria se tiró al cuello del Baskonia desde la primera bola. Salió a pista el equipo de Luis Casimiro sin rendir pleitesía a su poderoso rival. Y desde el inicio Eriksson procuró ganarse su cuota de protagonismo, casi en un duelo personal con Granger.

Los dos primeros triples del sueco abrieron una brecha inicial en el marcador, sin apenas dejar llegar al Baskonia al Gran Canaria Arena (12-4). Mekel se sumaba a la fiesta desde el perímetro y el partido brillante en ataque de los locales empezó pronto a tomar color amarillo.

La máxima renta llegó a ser 12 puntos. La muñeca de Granger dejaba vivo al conjunto vasco anotado la mitad de los puntos (14 de 28) cuando peor parecía pasarlo su equipo. Era la solución visitante, mientras en el equipo isleño la diversidad predominaba, sacando al público de sus asientos en varias oportunidades, sabedores de la importancia de lo que estaba ocurriendo en pista.

Pero Baskonia es profundo y tiene mucha madera para arder. La altísima anotación inicial en el primer cuarto (27 puntos) era un listón exigente para los vitorianos, que se obligaban a mejorar en la zona para poder recortar. El primer tiempo llegó con la incertidumbre de la mayor tensión visitante, que dejó el marcador en sólo tres puntos (46-43) que no hacía justicia al gran despliegue y generoso caudal de juego exhibido por los grancanarios. Pero la delantera era para los de Luis Casimiro.

El partido era como el fuelle de un acordeón. El Herbalife pasaba de tener la máxima renta (55-45) a tener al Baskonia colgado en la mochila (55-52) en un abrir y cerrar de ojos. Resurgñia entonces el mejor Eriksson en un partido convertido en una batalla campal cuerpo a cuerpo. Los triples infalibles del sueco hacían hervir al Arena (66-54), en un choque que por momentos se cobraba 'heridos' como Báez o Balvin. Ambos necesitaban los mimos de la enfermería para seguir en la lucha (74-60).

A dos minutos del final del tercer cuarto llegaba el primer fallo en juego de Marcus, y el Baskonia amenazaba con un Shengelia pletórico (81-72). El rescate a los compromisos baskonistas llegaba de la mano del tiro exterior y buenas acciones de Balvin en la pintura. Así el colchón de entre doce y catorce puntos se presentaba esperanzador pero no confiado ante un Baskonia que alternaba defensas, teatralidad y 'juego sucio' de para intentar una heroica, que se encargó de hacer imposible el triple desde Oklahoma por parte de DJ Seeley (98-78) a 2 minutos del final.

Desde ese momento, Baskonia ya dejó de creer en sus posibilidades y el Gran Canaria Arena festejó la tercer victoria de la temporada en la Liga.

Gran Canaria: Mekel (6), Seeley (11), McKissic (4), Báez (8), Balvin (11) -inicial- Eriksson (22) y Pasecniks (7), Oliver (17), Paulí (10), Rabaseda (-), Aguilar (4), Fischer (-)

Baskonia: Vidoza (3), Voigtmann (3), Janning (8), Poirier (1), Martínez (-) -inicial- Timma (2), Huertas (2), Beaubois (3), Diop (8), Shengelia (21), Granger (28) y Delfino (3).

Parciales cada diez minutos 27-18, 46-43, descanso, 79-70 y 100-82 final

Arbitros: Carlos Peruga, Castillo y Martín Caballero. 6271 personas en el Gran Canaria Arena.

Con este triunfo, el Gran Canaria suma ocho victorias consecutivas como anfitrión del Baskonia.

Galería de fotos

El rostro eufórico de Oliver y la desesperación de los jugadores del Baskonia (C. Torres)
Aguilar dificulta el intento de palmeo de Diop, en el aro grancanario (C. Torres)
Báez pelea con energía un balón balo el aro del Baskonia (C. Torres)