Publicidad
Publicidad
  • Publicidad

Enrique Moreno / presidente del Gran Canaria

"El Gran Canaria es lo que es porque está detrás el Cabildo"

"La autosuficiencia es un objetivo, pero a día de hoy aún estamos lejos", admite el nuevo presidente del club ACB que "quiero abrir puentes entre la cantera y profesionales. Quizá el año próximo tengamos un equipo LEB Plata"

  • GENTE CON DUENDE
  • 17/10/2017 - 14:58
Enrique Moreno, presidente del Herbalife Gran Canaria (C. Torres)

Juan Pedro Borrego

El nuevo presidente del Gran Canaria CB, Enrique Moreno, explica a los lectores de Tinta Amarilla cómo ha encontrado al equipo de la ACB y expone sus planes ambiciosos, que pasan por seguir la línea de crecimiento que ha experimentado en las últimas temporadas.
Aboga por la autosuficiencia económica de la entidad, a la que califica como "un objetivo" de su mandato, pero tras conocer el fondo del caldero también admite que "aún hoy está lejos".

"No nos engañemos", añade. "El Gran Canaria es lo que es porque está detrás el Cabildo". Ese apoyo se mantendrá "con total libertad" en su etapa, inspirado a la mano dulce que conoció como vicepresidente de Lisandro Hernández.

Quiere Moreno hacer cantera y planifica, como opción, el tener "un equipo LEB Plata" en 2018-19 con la misión de establecer más puentes entre la formación y la plantilla profesional. Así son sus valoraciones tras las primeras curvas de su ruta presidencial:


- Enrique Moreno, presidente del CB Gran Canaria ¿Alguna vez lo había soñado?

- No es algo que me había planteado. En mi etapa anterior como consejero, en la que fui vicepresidente junto a Lisandro Hernández, cada uno hacía su trabajo con libertad y en buena unión. Cuando me marché nunca pensé en volver, aunque es bien cierto que durante mucho tiempo he estado trabajando con el club como asesor. Esto de la presidencia fue algo que fue madurando con el paso del tiempo tras la dimisión de Miguelo Betancort. Hasta eso momento, para mí era impensable.

- ¿Cómo fue ese primer contacto y qué pensó en el primer momento?

- Cuando se produjo la salida de Miguelp, el presidente del Cabildo nos fue llamando a las personas con más conocimiento del club y se fueron decidiendo cuestiones de las situaciones interinas. En esas conversaciones, una cosa llevó a la otra y se empezó a hablar de las posibilidades. Desde el momento en el que se me planteó definitivamente sólo tardé dos segundos en decir que sí porque mi sentimiento por este club es de pasión.

- ¿Si no se le ofrece, se hubiera propuesto?

- No lo creo. Las cosas empezaron a suceder de manera espontánea. La posibilidad de que yo fuera presidente salió de esa manera en las conversaciones; se analizó la conveniencia y se planteó.

- ¿Le pusieron muchas condiciones?

- Para nada. Se me ofreció con libertad de actuación; y así me siento. Tengo manos libres para hacer y deshacer dentro de una prudencia y de la condición propia de este club, que es una Sociedad Anónima de propiedad pública. Nunca se me ha planteado ninguna limitación.

- ¿Fue necesario consultar con alguien amigo o familiar para tomar la decisión?

- Mi mujer es aficionada como yo y vamos juntos al baloncesto; y mi hija tiene tres años y desde que se lo comenté fue una alegría increíble para ella. Desde el momento en el que se habló con detenimiento en la familia, todo el mundo está encantado de que aceptase y disfrutáramos de esta nueva experiencia y responsabilidad. Es un orgullo para mí.

- Supongo que habrá hablado con Lisandro Hernández y Miguelo Betancor. ¿Qué le aconsejó el uno y el otro?

- He hablado con la mayoría de los ex presidentes como muestra de respeto. Con Lisandro, en especial, y de todos ellos he recibido cariño y respaldo.

- ¿Ninguno le dijo ¿qué haces?

- Ellos fueron unos locos igual que yo. Así que ¿qué le va a decir un loco a otro loco? Pues, disfruta.

- ¿Qué Gran Canaria se ha encontrado?

- Un club estructurado, moderno y con ganas de crecer. Nada que ver con el que dejamos en el año 2010 cuando dimitimos. Me he encontrado con un Gran Canaria muy cambiado, con un nivel económico muy consolidado, con ocho millones de presupuesto, que ya es muy digno e importante para competir en la Liga ACB y en Eurocup. Es un Gran Canaria con un capital humano grandioso, al que ya conocía, pero del que he podido aún ver más. Me he encontrado ya hecho un gran club.

- ¿O sea, se ha notado el paso del tiempo en el club?

- Claro que se ha notado. Todos los presidentes que han pasado desde la salida de Lisandro han aportado un granito de arena para que este club siga creciendo. Nosotros afrontamos las fases de más penurias económicas y necesidades. Ahora tiene una estructura presupuestaria que te permite hacer muchas cosas que antes no se podían hacer. El apoyo del Cabildo es trascendental para que esta situación se haya producido. No es lo mismo tener que ir a mendigar, entre comillas, a tener ya un presupuesto cubierto de entrada.

- Dada esa implicación se producen interferencias desde el Cabildo en la gestión?

- Las que se dan son las lógicas a las que te ves supeditados por haberte convertido en una empresa pública. Estamos regidos por las normas de contratación del sector público; y eso ha habido que regularlo y desarrollarlo. El resto, por lo que me consta, no he visto interferencias, sino ayudas prioritariamente.

- ¿Qué queda entonces del antiguo Gran Canaria?

- El espíritu de modestia y deseo de crecer. Muchos de los empleados llevan más de 15 años con nosotros y están ahí no por el salario que tengan sino por la esencia, porque les gusta el club y lo viven. Se comportan como una familia y esa sensación se transporta también a los jugadores.

- ¿Y el Gran Canaria que Enrique Moreno se ha encontrado? Supongo que la pasión es difícil ignorarla del todo.

- Un Enrique Moreno más maduro, eso es evidente. Pero sobre todo un hombre más responsable. Este club es una institución deportiva no sólo en la isla, sino en la región, el estado y en Europa. Así que el presidente debe ser un presidente, que debe mantener esa templanza que, he de reconocer, que me está costando mantener porque yo soy amarillo desde la médula. Para mí es un disfrute, aunque me toque estar en el palco y eso lo sufro.

El palco es mi cárcel, pero hago que veo el partido en diferido

- ¿El palco puede ser su cárcel?

- No lo puede ser, lo es. Pero también te anima a estar relajado. El truco es pensar que ves el partido en diferido.

- Lisandro fue el último presidente de larga duración. ¿Si en un hipotético cambio político en el Cabildo se prescindiera de sus servicios se sentiría decepcionado?

- Si se prescinde de mí porque lo he hecho mal, no; pero si es por un cambio político sí. Si se sigue una línea de trabajo en la que el club crece, cualquier político que venga con posterioridad debe pensar que yo no estoy aquí por cuestiones políticas, sino porque se ha pensado que era un hombre de baloncesto y que cualquier partido que entre puede contar conmigo para este club.

- El eterno objetivo es que el Gran Canaria sea autosuficiente. ¿Es un reto real o una utopía que suena bien de cara al público?

- La realidad actual es una utopía. Que sería una excelencia encontrarlo y que va a ser un objetivo trazado por este presidente, es cierto. Pero no nos podemos llevar a engaño. Este club es lo que es porque está detrás el Cabildo. Y va a seguir siendo así hasta que no consigamos un patrocinador que equilibre lo que aporta el Cabildo. No obstante, sí que es verdad que en estos últimos años ha ido decreciendo el porcentaje de participación pública, que está ahora en un treinta y pico por ciento. Hace años esto no era así, y se estaba en un cincuenta por ciento o hasta en un sesenta. Generamos más con nuestro propio trabajo y se avanza hacia la autosuficiencia, pero a día de hoy estamos lejos.

- ¿Se ha perdido el efecto llamada del Pabellón?

- Creo que sigue teniéndolo, pero es verdad que hay que mejorar ciertos aspectos, como las posibilidades de transporte de los espectadores al Pabellón para que éstos lleguen hasta las puertas de la cancha. Tenemos que darles facilidades para llegar allí y también para salir de él. Eso se ha trasladado al ayuntamiento y se está en ello. Son pequeños detalles que pueden hacer que se cumpla uno de mis objetivos, llenar el Pabellón.

- Hablaron en la presentación de reforzar el marketing. ¿Tiene nombre de personas que desee incorporar a la gestión y/o administración del club?

- Contamos con todos los que están dentro y la posibilidad de incorporar a alguien más. Lo que se hará es reubicar a los que están que considero que mejoraran la estrategia del club y de la marca Gran Canaria. Creo que es bueno crear sub departamentos en el departamento de marketing, queremos un buen departamento de ticketing, otro de eventos y producción, y uno comercial. Todo eso va a salir de lo que ya tenemos dentro de la estructura del club; y si es necesario vendrá alguien desde fuera. Todos los empleados están informados y han recibido la idea con sonrisas. Van a primar las personas, que creo que es lo que mantendría la filosofía familiar del club. El secreto son ellos.

- Antes se dudaba de la idoneidad de que el Gran Canaria jugara en Europa por aquello del desgaste físico y económico. ¿Ese debate aún existe en el seno del club o es algo superado?

- Para la marca Gran Canaria jugar en Europa es imprescindible. No concibo renunciar a jugar una competición europea y a apostar a lo máximo. Es fundamental pasear el nombre de Gran Canaria por Europa, porque es lo que nos ayuda a crecer y a conseguir patrocinadores. A efectos de televisión y en la repercusión sobre tus patrocinadores también es importante.

Berdi, el mejor director deportivo de España

- ¿Y en lo deportivo, le gusta al presidente el equipo que se ha encontrado?

- Es raro que me queje de un equipo que haya hecho Berdi Pérez. Lo considero el mejor director deportivo de España y parte de Europa. Este equipo me gusta mucho más que el del año pasado por ese componente de físico y juventud que se le ha querido dar. Creo que aún está por llegar la mejor versión de este equipo. Necesita entrenar y jugar más para engrasar más la maquinaria. Estoy a muerte y encantado con este equipo. Son doce jugadores que pueden ser titulares en cualquier equipo de la ACB.

- ¿Y su objetivo deportivo?

- Siempre ganar el siguiente partido. Es lo más importante. Pero como objetivo bonito, me encantaría ganar o jugar la final de la Copa, ya que la organizamos aquí y que se nos escapó por poco la Supercopa.

-¿Qué se necesita para que pueda haber un nuevo o nuevos Roberto Guerra (lo nombro por ser el último canterano en asentarse en el Gran Canaria y en la ACB) en este equipo?

- Me encantaría tener muchos Roberto Guerra, Berni Hernández o Pepón Artiles, entre otros muchos. Pero sabemos de las dificultades que existen en un deporte global en el que tienes que tirar de jugadores de todo tipo porque contamos también con una competencia que te quita a esos jugadores de tu cantera. Es una locura. La cantera del último lustro no es la misma de hace quince años. Podemos mejorar. Hemos analizado para mejorar el rendimiento de cantera, con contrataciones de técnicos, directores deportivos ... Estamos generando el proyecto de la temporada que viene, la 2018-19, a ver si damos un paso más para unir puentes entre la cantera y nuestro primer equipo. Ahora mismo hay una distancia muy grande entre el equipo EBA y el de la ACB. Quizá necesitaríamos el año que viene un equipo LEB Plata, que salve esa diferencia tan grande y que los jugadores compitan en una Liga más profesionalizada o de más peso. La gente de cantera está trabajando para crecer todo lo que podamos, siempre pensando en mejorar. Aunque -añade- jugadores de cantera lo tenemos: Pasecniks. Hemos producido a Tabares, Freeland, ... no son canarios pero los hemos formado y han acabado en la NBA. Pero si son grancanarios, mucho mejor. La idea del equipo en LEB no es mala, pero me gustaría que fuera un equipo interno, de nuestro club, y no externo. Que todo se decidiera desde nuestro departamento técnico, supervisando todas las actuaciones. Tenemos la estructura suficiente para confeccionarlo.

A modo de despedida, casi un anhelo: "La base histórica de nuestro club es la afición. Quiero llenar el Gran Canaria Arenas. Les llamo para disfrutar de esta temporada que es maravillosa. Llenaremos los partidos de Liga, de Copa o la Eurocup, que es una puerta de lugares mayores".

  • Publicidad