Publicidad
Publicidad

EPISODIO 8

Y la UD siguió nutriendo a la Roja

Se cumple medio siglo del debut de Martín y Castellano en el equipo B de España, días antes del estreno de Mamé León en el mismo equipo. El conjunto amarillo ya estaba en proyección hacia la zona noble de la Primera División

  • LA EPOCA DORADA
  • 22/11/2017 - 10:34
Martín Marrero y Paco Castellano, los internacionales Sub'23 debutantes el 22 de noviembre de 1967. Unos días después se incorporó también José Manuel León al mismo combinado (Amarillos en La Roja)

Manuel Borrego

De aquella magnífica UD Las Palmas de los años sesenta, la auténtico época dorada con el tercer puesto y el subcampeonato de Liga con Luis Molowny, comenzaron a brotar jugadores internacionales. Ya contaba el equipo amarillo con el celebrado estreno de Tonono en el equipo nacional absoluto español, convirtiéndose el 1 de octubre de 1967 en el primero de los nueve internacionales en la Roja que ha conocido el club a fecha actual.

Pero hubo más. El 22 de noviembre de ese mismo año, ahora hace 50 años también, hacían su debut en la selección nacional Sub'23 los defensas Martín Marrero y Paco Castellano. Habían tenido ambos experiencias internacionales en categorías inferiores hasta la selección militar, pero juntos fueron a la primera actuación con el denominado ‘equipo B' de España, a las órdenes del entrañable seleccionador Domingo Balmanya.

El partido se disputó en el estadio lisboeta José Alvalade, con empate 2-2 frente a Portugal en amistoso internacional.

Aquel encuentro lo disputaron de inicio Zubiarrain, Martín Marrero, Pazos, Castellano, Llompart, Claramunt, Uriarte, Rexach, Arieta, Bustillo y Berruezo. En el bando luso, jugadores conocidos como el portero Damas, Batista y el delantero Arthur Jorge, más tarde entrenador del CD Tenerife.

Los goles españoles fueron obras de Rexach, el segundo de ellos fue un tanto olímpico.

El encuentro se volvería a repetir unos días después, el 13 de diciembre de 1967, en el Estadio Insular de Las Palmas de Gran Canaria. El resultado, otra igualada 1-1. Volvieron a jugar Martín y Castellano y al grupo se añadió el habilidoso extremo amarillo José Manuel León (autor del 1-1 final).

Así lo recuerda Martín Marrero

Aquel equipo de Molowny ya camina de forma colectiva en la Liga, tras lograr una salvación complicada y meterse luego entre los grandes aspirantes al campeonato. El tinerfeño Martín Marrero recuerda con orgullo también esa etapa en la que él sería uno de sus grandes protagonistas con su característico juego ofensivo en el lateral diestro. "No me acuerdo bien del partido ante Portugal en sí, porque ha pasado mucho tiempo. Tengo la imagen del estadio y recuerdo que empatamos. Pero nos sentíamos en aquel momento muy valorados por lo que veníamos haciendo en la Liga", comenta a los lectores de Tinta Amarilla.

"Paco actuó en el centro de la defensa y yo en el lateral. Me acuerdo más del partido posterior en Las Palmas, con un gran ambiente de público", añade. "En aquel instante ya el equipo estaba bien. Nos había costado muchísimo la permanencia después de que Molowny la lograra sustituyendo a Ochoa. El equipo tuvo que trabajar duro. Fueron momentos tan complicados como los de ahora", cincuenta años después.

"Pero teníamos un equipo, digo un equipazo. Dormíamos a los rivales con nuestro juego. Se habla del tiki taka de Las Palmas, pero hay más que eso. Éramos ambiciosos. Si el rival marcaba un gol, nosotros jugábamos para hacerles tres. Fuimos en aquella época uno de los equipos que más goles hacían en la Liga. Nos temían por muchas cosas".

De ahí que encuentra "normal" ese salto a las competiciones internacionales, que posteriormente él mismo lo logró como miembro del equipo absoluto de España. Todo ello por "el trabajo que se realizaba en la Unión Deportiva. ¿Y en defensa?. En defensa la labor era de todos. Empezaba porque teníamos a un auténtico comandante allá atrás, como lo era Tonono. Él no permitía a nadie ningún momento de relajación. Había que estar a tope los 90 minutos, ... todos. Unos a otros nos recordábamos constantemente lo mucho que había costado llevar a la Unión Deportiva hasta allí, que no podíamos regalar nada. "Esto no puede venirse abajo", decía en los momentos difíciles".

Por eso no puede remediar Martín comentar la actualidad del equipo grancanario, 50 años después de aquel debut suyo instalado en el último puesto de la clasificación. "He visto muy mal a Las Palmas defensivamente esta temporada. Y cuando hablo de la defensa vuelvo a hablar de todos. No tiene un sistema expeditivo, le hacen goles muy fáciles apenas sin esfuerzo. Es alarmante la falta de mando ahí, en el campo. Está a tiempo, pero esto se va muy rápido si no reacciona".

Incluso lo contemporáneo es capaz de echar un velo a lo anterior. No sin antes dejar gotas de solución, porque en aquellos tiempos también se sufría. Y del sufrimiento brotó un equipo de leyenda.