Publicidad
Publicidad
  • Publicidad
  • Publicidad
  • Publicidad

El escudo de la UD vuelve a visitar al rival de un escándalo

Las Palmas Atlético jugará contra el Ecija Balompié, que en 1992 llegó a romper relaciones con la UD por grave incidente en el Insular

  • ENTRE BASTIDORES
  • 28/11/2017 - 12:30

B.P.

Hace unas fechas jugaba la UD San Fernando contra el Écija Balompié, en la pasada promoción de ascenso a Segunda B resuelta para el club andaluz. Ahora vuelve al estadio de San Pablo un equipo de la UD Las Palmas, en aquel escenario que fue polémica en la época de los noventa por el desencuentro que nació entre ambos clubes a causa de un incidente acaecido en el Estadio Insular el 14 de noviembre de 1992.

El Écija recibirá a Las Palmas Atlético a las 11.00 hora canaria del próximo domingo, en un nuevo encuentro vital para los amarillos en su necesidad de reaccionar en la clasificación para evitar el descenso.

Y resulta inevitable recordar aquella fecha cuando Las Palmas transitaba por primera vez en su historia en la categoría de bronce, tras el descenso de 1991-92, Era entrenador amarillo Alvaro Pérez y el encuentro no llegó a la conclusión porque medió una gran polémica en él.

El técnico astigitano, Paco Chaparro, tuvo una ocurrencia calamitosa. El partido transcurría por buen cauce y empate sin goles hasta el minuto 43 de juego. El colegiado catalán Hernández Calvez se vio forzado a dar por finalizado en ese momento el partido cuando el Écija se quedaba en el campo con seis futbolistas, porque el resto resultó expulsado.

Todo comenzó con la dureza visitante hacia un equipo que entonces deleitaba con su fútbol. Los futbolistas andaluces Pedro Luis, Libra y Santos vieron tarjetas rojas por sus entradas. Y llegó el momento en que, en el saque de una falta, desde el banquillo se ordenó no atender a las indicaciones del árbitro y colocar a futbolistas delante del balón para que no se pudiera poner en movimiento de forma reglamentaria. Los jugadores visitantes Quino y Fede fueron los siguientes en presenciar la cartulina de expulsión y ... entonces estalló el escándalo.

El empate 0-0 se convirtió más tarde en derrota en los despachos y una dura sanción al Écija y a miembros de su plantilla. El ambiente se crispó para el choque de vuelta, en el Estadio de San Pablo, con duras declaraciones y unos graderíos a máxima temperatura. La enemistad institucional era palpable también. Las Palmas ganó 0-1 con un tanto de Enrique Cuxart, delantero que había venido a reforzar al equipo procedente del RCD Espanyol.

Aquella gran tensión acabó desapariendo y ahora, 25 años después, las camisetas amarillas volverán al escenario de un escándalo que no volvió a repetirse.