Publicidad
Publicidad
  • Publicidad

La terapia de los remedios caseros

  • CRóNICAS
  • 07/12/2017 - 20:06
Posibles alineaciones del partido Alavés-Las Palmas de este viernes

Manuel Borrego

Y mientras el club está en sus tareas para relevar a Paco Ayestarán agotando todas las vías administrativas para el desembarco de Jorge Almirón y su tropa técnica (hasta seis miembros) o decidir si espera por Paco Jémez y sus conocimientos del club y la tierra donde ya tuvo lustre como entrenador.

El equipo vive ajeno a ese ruido. Paquito Ortiz sigue insistiendo en su terapia de remedios caseros, sin experimentos ni argumentos diversos (preparación física, estado psicológico, movimientos tácticos, ...) sobre causas del mal. Mientras el sonido del debate del nuevo entrenador sigue su curso, los jugadores están bajo el manto de los consejos sencillos del técnico que les ha ayudado a sacar la cabeza por primera vez desde hacía tres meses.

Dijo este jueves una frase que bordó con la "alegría que se ha vivido esta semana en el vestuario". Ese el primer signo de esperanza. Las Palmas viaja así hasta Vitoria. Si ganar al Betis resultó un reto para dar un paso al frente, volverlo a hacer frente al Alavés sería un segundo pie pisando tierra firme porque, además, se trata el vitoriano ahora de un rival directo. Esos tres puntos tienen un alto valor moral ya que con ellos podría incluso volver a salir de la zona de descenso si los planetas se alinean también.

Paquito está con esas recetas nada complejas. Habla de cosas sencillas y aplica eso mismo en sus decisiones. Una de sus virtudes en pocos días es que el equipo podría ser muy reconocible este viernes si tenemos en cuenta el buen rendimiento global del pasado domingo. Si Bigas y Tana no están, sólo dos cambios podrían aparecer en escena, con hombres que ya los utilizó en el transcurso del partido contra el Betis.

La sencillez en marcha y la lógica también. Ahora Las Palmas ve las cosas de otra manera. Y, aunque pueda ser una contradicción, quizá el jugar el segundo partido lejos de la isla pueda también liberarle de tensiones extras o jugar con las que tenga el propio Alavés.

Ambos llegan al partido después de disfrutar triunfos emotivos el pasado fin de semana. Y en el caso de los amarillos, con el añadido de haber dejado intacta la portería de Raúl Lizoain. Otro dato digno de subrayar cuando los números de goles en contra pesan como plomo en las botas de los jugadores.

El efecto Paquito reside en el equipo. El auxiliar con galones de jefe reta a una de las contradicciones más apreciables en el deporte de alta competición: A veces las conceptos simples son los más efectivos y, también, los más complicados de ejecutar. Ese puede ser su verdadero valor.

  • Publicidad