Publicidad

Jémez tiene trabajo por delante

  • LFP
  • 21/12/2017 - 08:16
Paco Jémez, con gorro protector, en la fría noche de Getafe (BeINSports)

La mala imagen de Las Palmas mostrada en la derrota de Getafe les hará pasar las navidades como farolillo rojo de una Liga Santander que cada vez se les complica más a los canarios.

No ha podido acabar peor el año para Las Palmas. En su último encuentro del 2017 el equipo canario no fue capaz de sacar nada positivo del Coliseum Alfonso Pérez, donde perdió por un resultado de 2-0 contra el Getafe. Ello supone acabar como farolillo rojo de la competición y necesitar buscar un cambio radical para que a partir del nuevo año mejoren sus apuestas en LaLiga Santander de bet365 y consigan mantenerse en Primera División.

Con 11 puntos en 17 jornadas, Las Palmas empieza a ver peligrar la categoría. Tras el cambio de entrenador, la temporada no comenzó del todo mal, pero una racha de cuatro puntos en 10 jornadas consecutivas acabó por meter al equipo canario en la parte baja de la clasificación.

Ante esta situación, Las Palmas necesita reaccionar de alguna manera y parece que con casi total seguridad Paco Jémez será el nuevo entrenador del equipo.

Con él, los canarios tendrán un técnico experimentado tanto en LaLiga como en sacar a su equipo del descenso, algo que logró varias veces con el Rayo Vallecano.

Además, la apuesta de Jémez por el buen fútbol recuerda a la que Quique Setién implanto en el equipo en su estancia en los banquillos amarillos con tan buen resultado. Muchos de los jugadores añoran esa manera de jugar y necesitan que venga un entrenador con las ideas tan claras como Paco.

Uno de los que más echa de menos a Setién es Jonathan Viera. No ha tenido la misma química con los entrenadores que ha tenido esta temporada. El peor trato de balón del equipo ha alejado a Viera de su mejor versión. Hecho muy importante si tenemos en cuenta que Las Palmas es un club que necesita que sus grandes jugadores aporten mucho y que el resto les sigan.

La llegada de Jémez podría suponer una remodelación muy importante dentro de la plantilla. Como ya avisó hace unos días, solo se quedará con los jugadores que le pueden aportar y que confíen en él. Esta última parte es casi la más importante, ya que el fuerte carácter de Paco podría crear conflictos internos dentro del vestuario si este no cree en los métodos de su técnico. Algo que el propio Jémez quiere evitar a toda costa.

Ya con él en el banquillo de Las Palmas casi con total seguridad, el conjunto canario tendrá una vuelta complicada a la competición. Su primer encuentro será frente al Valencia en la Copa del Rey. Parece difícil que los amarillos logren pasar de ronda ante uno de los mejores equipos de España, pudiendo servirle a Paco esos enfrentamientos para ir probando cosas y ajustando la plantilla a sus necesidades.

En Liga recibe al Eibar el 6 de enero y después visitará al Girona en Montilivi. Dos encuentros claves para sumar puntos y acabar la primera vuelta algo mejor.

Parece claro que, si Las Palmas logra empezar a puntuar en los primeros partidos a la vuelta de vacaciones, la salvación estaría mucho más cerca, pues desde la jornada 26 ya no tendría que enfrentarse a ningún rival de Champions, teniendo un calendario mucho más asequible y favorable que el de sus rivales.