Publicidad
Publicidad
  • Publicidad

El momento dramático de Peñalba, al borde de dejar el fútbol

El nuevo jugador de la UD Las Palmas relató a El Gráfico los efectos de una rara enfermedad que pudo acabar con su carrera deportiva

  • ENTRE BASTIDORES
  • 27/12/2017 - 10:26
Gabriel Peñalba, en la foto de El Gráfico

En una entrevista a El Gráfico, el nuevo jugador de la UD Las Palmas publicada en 2013, el nuevo jugador de la UD Las Palmas confesó que estuvo a punto de abandonar el fútbol por una enfermedad. Porque pasó "el peor momento de mi vida", confesó, se produjo "cuando padecí el síndrome de Guillain-Barré (trastorno grave que ocurre cuando el sistema inmunitario ataca parte del sistema nervioso por error). Fueron meses terribles, pensé que no iba a jugar más. Y no me importaba saber si volvería o no al fútbol. Abandonarlo no me parecía grave. Mi carrera deportiva estaba en un segundo plano. Sólo quería recuperar mi salud".

En aquel momento, como víctima de una enfermedad rara, sufrió la desesperación personal, porque "adie me daba un diagnóstico seguro y yo no encontraba solución. Encima me metí en Internet para "informarme": grave error. Por mis síntomas, podían ser 20 enfermedades distintas y me comía la cabeza con cualquier cosa (...) Los sintómas eran normales al principio: fiebre, tos seca y anginas. Hasta que comenzaron a picarme mucho los pies, mis músculos producían movimientos involuntarios y cada vez me sentía peor".

Lo peor de aquellos momentos era que sufría "movimientos involuntarios, como si brotaran. Estaba sentado y los músculos se movían solos. Además, iba a entrenarme fatigado como si ya me hubiese entrenado, pero cuando entraba en calor, regresaba a la normalidad. Sin embargo, terminaba la práctica tan cansado como después de un doble turno. No era normal. Encima, también perdía peso", relató a la prestigiosa revista argentina.

Fue internado y entonces "saltó un déficit en la mielina que recubre los nervios. Ahí me mandaron al FLENI para realizarme un chequeo, porque el problema era algo de neurología. Ya en el FLENI, me hicieron las pruebas motrices y de sensibilidad. Lo sorprendente apareció cuando me colocaron hielo en la palma de la mano. No distinguía si estaba frío o caliente. Lo sentía tibio, como si fuese un vaso".

Su insólita fue a peor porque los médicos "me decían: Capaz tenés un Guillain-Barré leve o quizás podés quedar cuadripléjico". Fue muy duro". Fue el doctor José Artese, de Argentinos Juniors, el que descubrió el mal que le estaban llevando a una deriva negativa. "Se portó como un fenómeno. El me había anticipado que sufría el síndrome de Guillain-Barré. Después de un largo trajín y de descartar enfermedades, se me diagnosticó eso. Por suerte, resultó leve. Ser deportista me ayudó en ese sentido, debido a que mis defensas estaban un poco más altas de lo normal".

Su familia fue el apoyo definitivo: "Mi mujer (Alejandra), mis hijitos (Valentina y Jeremías), mis viejos, mi familia en general, mis amigos y mis representantes. Fui a terapia, pero no logré meterme de lleno. Como soy ansioso, no funcionó. Necesitaba hablar con mi círculo íntimo para que me fortalezcan con palabras". Pero "el virus empezó a desaparecer de a poco. Como me lo traté durante el tiempo que llevó descubrir qué era, no tomé ni un paracetamol y la enfermedad se fue yendo sola, al igual que los movimientos involuntarios. Me recuperé rápido, en seis meses, porque me afectó sólo lo sensitivo. Por suerte, nunca perdí la motricidad".

Todo cambió al llegar a Tigre, donde "fue la mejor de mi vida. No falté ni un día. Ya no le resto importancia al gimnasio, porque es clave la parte de fuerza en el fútbol. Mejoré en lo físico y tengo otra fortaleza mental. No es que antes me iba de joda o andaba de noche, pero era más pachorra, hasta para jugar. Me dedicaba a la ofensiva. Se sabía que conmigo perdían a un hombre de marca porque sólo jugaba y, al momento de la recuperación, tocaba el piano. Hoy, en cambio, trato de ser más agresivo en la marca, colaboro en defensa con el equipo para luego hacer lo que mejor me sale: jugar. Recapacité y ajusté ciertas cosas para ser más profesional todavía".

  • Publicidad