Publicidad
Publicidad
  • Publicidad

El motivo de un enojo justificado

La UD ha multiplicado por siete la inversión en la nómina deportiva desde el ascenso a Primera. Pero ahora "gastando más que la pasada temporada estamos peleando por lo mismo y en peores condiciones" expresó el presidente Ramírez

  • ENTRE BASTIDORES
  • 28/12/2017 - 12:04
(Foto: C. Torres)

M.B.

No le faltan razones al presidente Miguel Angel Ramírez y a su consejo de administración cuando este miércoles explicaban, en junta general de accionistas, cuál era el motivo de la insatisfacción o enojo por la trayectoria de la temporada. A mejor dispendio económico del club en el apartado de salarios de plantilla se han producido peores resultados y amenaza cierta de un descenso de categoría. "Gastando más que la pasada temporada estamos peleando por lo mismo y en peores condiciones", insistía el titular de la entidad.

Hasta el punto de que el club amarillo se ve en la obligación de emplear más de cinco millones de euros en una ofensiva económica total en el mercado invernal. El objetivo es salvar la categoría después de unos meses realmente agónicos.

Los datos hablan por sí solos. Las Palmas ha multiplicado por siete la masa salarial deportiva desde el ascenso a Primera División en 2015. Y eso que un amplio grupo de jugadores ya pertenecía a aquella exitosa plantilla que dirigió Paco Herrera.

Se ha pasado de casi cinco millones de euros a los 35.5 que aprobaron este miércoles los propietarios del club amarillo. En el camino, otras dos cifras para lograr la permanencia con 17,3 millones en 2015-16, donde también hubo cambio de un entrenador y los 24,8 de la pasada temporada, en la que Las Palmas llegó a contratar a un futbolista de gran caché internacional como era Kevin Prince Boateng.

Es decir, que en dos años el club ha duplicado el gasto salarial deportivo, desde los mencionados 17,3 millones de 2016-17 a los 35,5 actuales.

El fútbol, como se puede comprobar, no da exacta proporcionalidad o relaciona el éxito con el dinero que se tenga. Grandes clubes cayeron en desdicha a pesar de poseer bolsas económicas voluminosas para confeccionar sus plantillas.

Y también a modo de recordatorio, el presupuesto general de la entidad se ha duplicado en su ciclo de tres años en la máxima categoría. Pasó de los 32,0 millones en 2015-16 a los 75,4 actuales, según el club, aunque la contabilidad inicial refleja como presupuesto de la campaña 62,1 millones de euros.

Cifras mareantes, sin duda. Es la órbita económica actual, aunque la deportiva no esté en sintonía.

  • Publicidad