Publicidad

76-87 ante el Galatasaray

El Gran Canaria malogra un 'penalti'

El equipo de Luis Casimiro cede el triunfo con un pésimo último cuarto ante el Galatasaray; ahora peligra el pase en la Eurocup con una cita crucial ante el Alba Berlín

  • CBGC CRóNICAS
  • 24/01/2018 - 21:10
Balvin, tras anotar un canasta en aro del Galatasaray (C. Torres)

B. Pérez

El Gran Canaria malogró este miércoles una ocasión propicia para aproximarse a la ronda de cruces de la Eurocup al perder un extraño encuentro frente a los turcos del Galatasaray (76-87). Ahora se la deberá jugar en las dos últimas jornadas, dando vida al Alba Berlín de García Reneses, que le recibirá en un duelo trascendental para definir la clasificación de grupo del top16. El equipo de Luis Casimiro tuvo todo a su favor para ganar de nuevo al histórico equipo turco, como había hecho ya en Estambul, pero el inesperado bloqueo en ataque en el último cuarto permitió que los visitantes remontaran y sentenciaran un partido que terminó con algunos pitos del graderío.

El Gran Canaria había salido descompensado en el partido. No logró coger pronto la sintonía del juego como una semana había hecho ante el mismo rival y en Estambul. Se sintió especialmente espeso en ataque y, salvo los primeros guarismos a su favor, el Galatasaray cogió el mando de las operaciones con una más paciente selección en el tiro y algunos robos y rebotes en la zona local.

El Gran Canaria estaba incómodo en el campo. No funcionaba su artillería como siete días atrás (14 triples). Al descanso, sólo dos súper canastas (11 intentos) por seis de los visitantes. Casimiro optó por ir modificando piezas para cambiar el quinteto al completo en esos primeros ocho minutos. Seeley empezó a fabricar algunos puntos y buenos balones de ataques, pero las maniobras de aproximación no llegaron a puerto en el primer cuarto.

El equipo turco se sintió más cómodo con el balón que en el partido de ida. Ninguno de los dos conjuntos eran reconocibles, mejorando el visitante en detrimento de un espeso rival que ya había hecho debutar al serbio Radicevic.

Tras varios intentos, Seeley anotó un triple (24-26) con efectos psicológicos. Se escuchó por fin el aliento de la grada y en la siguiente jugada el Gran Canaria robó el balón y Brussino, desde la línea de tiros libres, dio caza al Galatasaray (25-26).

La goma ciclista

Un robo y mate de Brussino volvió a colocar delante al Gran Canaria (31-30) a falta de 4.33 para el descanso, movilizando al banquillo otomano a paralizar un partido que estaba cambiando su argumento en favor de los amarillos. Walker (dos triples y un oportuno mate) frenó la fuga en el marcador del Gran Canaria, que llegó a gozar de una primera renta interesante (36-30) y obligó a convocatoria en banda de Casimiro, cuando de nuevo puso por delante en el marcador a los turcos (37-38) advirtiendo que el toma y daca prometía seguir hasta el final.

El Gran Canaria salió dispuesto a cambiar el rumbo del encuentro en la segunda. Un triple inicial (42-40) de Aguilar fue el primer aviso de esa intención. Otro posterior de Seeley (48-42) devolvía la máxima renta en una fase de mejor puntería española. Aguilar hacía el tercero (51-42) provocando la alerta en el banquillo ruso cuando apenas habían pasado tres minutos de la reanudación.

El viento del partido estaba cambiando de dirección. El puñal amarillo había hecho un daño ya conocido en el sistema del G'Saray. La brecha se abrió en un abrir y cerrar de ojos y tocaba entonces protegerla. Llegó a ser de diez puntos (57-47) y prometía para el Gran Canaria un final cómodo. Pero no fue así. De forma inesperada, las pautas del primer cuarto volvieron a aparecer. Los amarillos se estancaron, perdieron balones importantes y los turcos volvieron a remar a favor para ponerse por delante en el marcador en el último tramo de partido, tras un triplazo de Hardy (68-70).

La preocupación pasó a la cabeza de Casimiro, que paró el partido tras comprobar que varias de sus piezas estaban sin chispa y el equipo no lograba apropiarse de las zonas y volvía a extraviar su puntería. En ese atasco, Hardy y Summers llevaron a nueve puntos la renta turca (70-79) con menos de tres minutos por disputarse.

Fue una sentencia anticipada en un último cuarto con un perfil muy bajo, cediendo 14-30 en este parcial que habla con nitidez de la desconexión en el juego cuando llegó el momento de la verdad.

Alineaciones:

Gran Canaria: Mekel (14), Eriksson (7), Rabaseda (5), Aguilar (6), Fischer (6) -inicial-, Radicevic (2), Brussino (5), Seeley (14), Balvin (15), Pasecniks (2) y Balcerwoski (-)

Galatasaray: Hardy (21), Juskevicius (10), Renfroe (8), Hendrix (13), Summers (12) -inicial-, Taylor (5), Yagmur (4), Walker (10), Arar (4), Topaloglu (0) y Aydin (0)

Parciales cada diez minutos: 21-22, 39-40, descanso, 62-57 y 76-87, final

Árbitros: Rocha (Portugal), Reiter (Alemania) y Van Den Broeck (Bélgica)

Encuentro de la cuarta jornada de la fase top16 de la Eurocup, disputado en el Gran Canaria Arena ante 4576 espectadores. Se guardó un respetuoso minuto de silencio en memoria del ex jugador Gregg Stewart, fallecido el pasado fin de semana en Florida (EEUU). Debutó en el Gran Canaria el base serbio Radicevic, último fichaje del equipo amarillo. Tras este partido, Darussafaka suma cuatro victorias, dos el Gran Canaria, mientras Alba Berlín y G'Saray tienen una.

Galería de fotos: C. Torres

Galería de fotos

Balvin, tras anotar un canasta en aro del Galatasaray (C. Torres)