Publicidad

Luis Casimiro

"Nos la jugamos en Berlín, aunque es bueno depender de uno mismo"

  • CBGC CAMPO ATRáS
  • 24/01/2018 - 22:44
Luis Casimiro, durante el encuentro de este miércoles contra Galatasaray (C. Torres)

B.P.

Luis Casimiro sintió que sus palabras antes del encuentro contra Galatasaray cayeron en vacío porque "fui el único que advertí que el partido era complicado", dijo.

El técnico del Gran Canaria hizo un resumen de los acontecimientos de este miércoles. "El partido estuvo muy igualado hasta los últimos cinco minutos. No estuvimos entonces nada acertados en defensa y ataque". Y añadió que "fue un equipo diferente al de Estambul, con dos jugadores que no estuvieron allí. Tuvieron una semana entera para preparar el encuentro con un nuevo entrenador; estuvieron más sólidos, con ideas más claras".

La clave estuvo en que "nuestras decisiones finales no fueron las mejores para poder rematar el partido. Lo teníamos minutos antes ganando".

"Ellos han jugado con tranquilidad. ¿Ansiedad?. Veníamos de ganarles con cierta facilidad. El partido estaba igualado y en momento alguno nadie cree que podemos perder. Tenemos incluso un margen de diferencia ... Y el único que lleva toda la semana diciendo que el partido es complicado soy yo", contestó al referirse al estado anímico de sus jugadores.

"Cuando nos vimos apurados en el marcador, nos llegó esa ansiedad. Hay que reconocer nuestras malas decisiones adoptadas para que se produzca", puntualizó.

Depender de sí mismo

Ahora todo pasa por el partido clave contra el equipo que dirige Aíto García Reneses, aunque "dependemos de nosotros mismos. Si ganamos en Berlín, podría ser así. Hemos perdido una ocasión de estar más tranquilos en el grupo, pero nuestras aspiraciones se mantienen intactas. Es bueno depender de uno mismo en cualquier faceta de la vida" reiteró.

Insistió más tarde en que "no creo que fuera relajación. El equipo intentó trabajar bien. Y el Galatasaray tiene mérito, preparado un partido con solidez. Nos entraron las prisas al final cuando nos metieron un triple a menos de tres minutos y se pusieron arriba. Tuvimos esa ansiedad o crispación en ataque porque, insisto, quizá creímos que no podría pasar".

Las bajas

"Claro que echamos de menos los que no están, pero no podemos escudarnos en eso. Debimos hoy trabajar con la solidez que teníamos hasta los últimos cinco minutos finales", comentó el entrenador amarillo.

Sobre el base debutante comentó: "Radicevic suele hacerlo mejor. Lo intentó, descargando a Mekel y también a Seeley. Ha intentado ayudar, pero hay que darle tiempo. Nos ayudará cuando esté más metido en el equipo".