Publicidad
  • Publicidad

La previa

Un partido trampa ... para los dos

  • CRóNICAS
  • 08/02/2018 - 20:51
Probables alineaciones del Athletic-Las Palmas de este viernes

Manuel Borrego

Si los jugadores de Cuco Ziganda y Paco Jémez tienen en cuenta el comportamiento que Las Palmas y Athletic Club han ofrecido meses atrás como anfitriones y visitantes, quizá podrían incurrir en algún error de relajación. Ni el Athletic tiene en forma de sello su inestable andar como local en San Mamés (sólo tres victorias en la actual Liga) ni la UD ha firmado su baja producción en la Península (una victoria y un empate) como hecho definitivo. Las dinámicas están rolando, como el viento.

Porque ya están los equipos en el tramo de las decisiones del campeonato, de definir caminos a partir del mes de febrero. Es éste, pues, un partido trampa para Las Palmas. Porque no puede salir pensando que un conjunto como el Athletic, con futbolistas de tan marcado signo aguerrido, le va a dar facilidades para prolongar la remontada de las últimas fechas. Pero es también un encuentro con anzuelo para el propio equipo vizcaíno, porque quizá pueda encontrar en el verde impecable de su estadio a un rival que viene con otra moral y otra mirada con respecto a la que mostraba hace apenas un mes. Y porque su fisonomía, con los refuerzos ya en juego, le ha hecho variar también

Tampoco aún sabemos si el gol de Halilovic al Málaga, sobre la bocina, tiene el efecto impulsivo que se le espera. Las Palmas buscaba ese resultado para que su fútbol, la moral y las ganas de luchar tengan salud en los siguientes episodios del mes de febrero. Lo encontró y, además, adornó la victoria con el motivador cero en la portería de Chichizola.

Lo que parece evidente es que Paco Jémez ha logrado llegar al futbolista; rescatar en él lo más importante en estos momentos: la batalla. Todo lo demás vendría de la mano si también conjuga el sacrificio con la recompensa de los resultados.

Esa pelea es lo primero que va a necesitar la UD Las Palmas para ponerse a la par del Athletic, que se desmelena siempre ante sus aficionados. El fútbol de toque, de los menuditos, contra la fuerza tradicional del jugador del Norte.

No es un día para fiarse porque, hasta que se demuestre lo contrario, hay muchos equipos metidos en el mismo lío. Aunque ahora 10 puntos entre ambos pueda parecer una carretera de larga distancia.